Desiertos en España

Desierto de Tabernas

Si te hablamos de desiertos en España, probablemente tu primera reacción sea de sorpresa. Cuando pensamos en estos paisajes áridos, llevamos nuestra mente a lugares como Egipto, El Sahara o China, donde se halla el famoso de Gobi.

Sin embargo, también ha zonas desérticas en nuestro país. Al menos si entendemos estas como lugares de clima seco y escasamente pobladas tanto por flora como por fauna. En cualquier caso, todas ellas conforman ecosistemas únicos en el Viejo Continente y visitarlos te fascinará. Por todo esto, vamos a hablarte de desiertos en España y de lo que puedes ver en sus alrededores si te acercas a visitarlos.

Tabernas, el más popular de los desiertos en España

Castillo de Tabernas

El castillo de Tabernas

Este espacio desértico es, quizá, el más famoso de cuantos existen en nuestro país. Esto se debe, en gran medida, a los rodajes cinematográficos que se hicieron y continúan filmándose en su realista poblado del oeste, hoy convertido en parque temático.

Como sabrás, Tabernas se halla en la provincia de Almería y ocupa una extensión de casi trescientos kilómetros cuadrados. Sus temperaturas oscilan entre los cero grados en las noches de invierno y los cincuenta en los días de verano. Asimismo, sus precipitaciones son muy escasas y, cuando se producen, suelen ser torrenciales.

En cualquier caso, este desierto cuenta con una enorme riqueza para la ciencia. Hace miles de años, fue una superficie cubierta por el mar. Y por ello han quedado numerosos restos fósiles tanto de animales como de plantas. Además, tiene más flora y más fauna de lo que pudiéramos pensar. Representan a la primera el arbustillo leñoso, endémico de la zona, la salicornia o la chumbera. Respecto a la segunda, puedes ver en Tabernas mamíferos como el zorro o el conejo y aves como la perdiz roja o el búho real.

Por otra parte, ya que estás en este desierto, te aconsejamos que aproveches para visitar el poblado del oeste que te citábamos, un parque temático en el que te sentirás como Clint Eastwood en El bueno, el feo y el malo. Pero también puedes ver el castillo de Tabernas, una fortaleza musulmana de estilo nazarí construida en el siglo XI, y la ermita de San Sebastián, un pequeño templo de estilo gótico edificado en el XIII. Finalmente, acércate hasta el precioso pueblo de Sorbas, con sus casas blancas y su espectacular paisaje kárstico.

Los Monegros, un desierto en Aragón

Tierras de los Monegros

Los Monegros, uno de los desiertos en España

Esta zona desértica se encuentra en pleno valle del Ebro y abarca 276 000 hectáreas. Asimismo, engloba treinta y un municipios y cuarenta y nueve pueblos. Pero lo más importante respecto a este espacio es que constituye un ecosistema único en el oeste de Europa, más propio de las estepas orientales.

Puedes visitar los Monegros recorriendo algunas de las muchas rutas de senderismo y bicicleta que te ofrece. Así, verás paisajes impresionantes, con barrancos y zonas de especial protección para las aves, pero también con búnkeres de la Guerra Civil.

Su clima es semidesértico y, como en el caso de Tabernas, cuenta con flora y fauna. Respecto a la primera, destacan el enebro, los arbustos y ciertas plantas de cereales. En cuanto a la segunda, puedes ver jabalíes, zorros, conejos y aves rapaces. Pero, sobre todo, los científicos han hallado en los Monegros hasta 120 especies de artrópodos nuevos y más propios de las estepas de Asia.

Por otra parte, te recomendamos que aproveches tu viaje a los Monegros para visitar algunos de los pueblos de la zona. Podríamos hablarte de Torralba de Aragón, Bujaraloz, Poleñino o Alcubierre, pero hemos elegido otros dos: Leciñena y Villanueva de Sigena.

La primera es una localidad de la provincia de Zaragoza con apenas mil cien habitantes. En ella, tienes que visitar la imponente iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, construida en el siglo XVI combinando el gótico y el clasicismo renacentista. Y también el santuario de la Virgen del Magallón, cuyos orígenes datan del siglo XIII, aunque fue terminado en el XVIII. Por último, saliendo de la localidad tiene Las Tres Huergas, un conjunto de trincheras de la Guerra Civil.

Por su parte, Villanueva de Sigena es conocida porque allí nació Miguel Servet. Puedes visitar la casa del teólogo y científico renacentista. Pero más interesante aún es el Real Monasterio de Sigena, construido en el siglo XII y que alberga un conjunto pictórico muy relevante.

Las Bardenas Reales

Bardenas Reales

Las Bardenas Reales

No nos vamos muy lejos para hablarte de esta otra zona desértica, pues se halla entre las comunidades de Aragón y Navarra. Actualmente está protegida por las declaraciones de reserva de la biosfera y de parque natural. En cuanto a sus dimensiones, tiene casi cuarenta mil hectáreas.

Presenta suelos de arcilla, arena y yeso erosionados por el agua que han creado singulares formas de barrancos, mesetas y cerros. Presenta un clima semi-árido frío y, desde el punto de vista geomorfológico, suele dividirse en tres zonas. El Plano se sitúa al norte y es una meseta donde se da el cereal y los romerales. La Bardena Blanca, en el centro, es la más desértica. Y, finalmente, la Bardena Negra, al sur, cuenta con extensiones de pino carrasco y matorral.

En cuanto a la fauna, puedes ver en esta zona desértica aves como el alcaraván y la alondra de Dupont, reptiles como el galápago leproso y la lagartija ibérica, ofidios como la culebra de escalera y anfibios como el tritón jaspeado. Pero también hay algunos pueblos muy interesantes. Podríamos hablarte de Arguedas, Cabanillas, Carcastillo o Corella, pero hemos elegido uno de Navarra y otro de Aragón.

El primero es Villafranca, que pertenece a la merindad de Tudela y que cuenta con un conjunto monumental barroco extraordinario. En parte o en todo, se incluyen en este estilo la iglesia parroquial de Santa Eufemia, el convento de Nuestra Señora del Carmen y la basílica de Nuestra Señora del Portal. En cuanto a las construcciones civiles, no dejes de ver la propia Casa Consistorial ni los palacios de Rodezno y de los Bobadilla.

Por su parte, la segunda es Ejea de los Caballeros, perteneciente a la comarca aragonesa de las Cinco Villas. Visita en ella las iglesias de Santa María de la Corona y de San Salvador, ambas románicas, y la de Nuestra Señora de la Oliva, barroca. Pero también te aconsejamos que veas las casonas de estilo aragonés que se hallan en sus calles. Por ejemplo, la Casa Ventura y la del Carlista.

Los Coloraos, uno de los menos conocidos desiertos en España

Gorafe

Gorafe, con el desierto al fondo

Ocupa un amplio espacio de los municipios de Gorafe y Villanueva de las Torres, en la provincia de Granada. Como habrás adivinado, debe su nombre al color rojizo de sus suelos semidesérticos sometidos a erosión desde hace miles de años. El resultado es un paisaje inigualable de cañones, cárcavas y ramblas. Está incluido en la Red Mundial de Geoparques y te ofrece preciosas rutas de senderismo, bicicleta o a caballo.

En cuanto a lo que puedes ver, desde Gorafe sale una ruta que te lleva hasta el llamado Parque Megalítico, un yacimiento arqueológico que incluye treinta y siete dólmenes. También debes visitar los restos del castillo y de la Fortaleza del Cuervo, así como la iglesia parroquial de la Asunción, una joya mudéjar. Todo ello sin olvidar las casas-cueva, conjunto de viviendas horadadas en la roca que se conservan desde la época almohade.

Por otra parte, también puedes visitar Villanueva de las Torres. En esta, te aconsejamos que visites los baños de Alicún, cuyas aguas medicinales son aprovechadas hoy por un balneario. Y también la iglesia parroquial de Santa Ana, en cuyo interior hay varias imágenes de la escuela de Alonso Cano y un Cristo de tiempos de los Reyes Católicos.

El Jable, en Lanzarote

El Jable

Desierto del Jable, en Lanzarote

Realmente, gran parte de la isla canaria de Lanzarote podría considerarse desértica por estar compuesta de cenizas volcánicas y lava seca. Pero vamos a hablarte ahora del desierto del Jable, un espacio muy singular. Porque sus suelos no están formados por arena, sino por conchas marinas trituradas que el viento ha depositado en esta tierra.

Por su escasez de lluvias y por la riqueza de estos suelos es un lugar apto para el cultivo de secano. Pero, además, es una zona de especial protección para las aves y un terreno con numerosas rutas de senderismo, además de ofrecerte algunos pueblos muy bonitos.

Es el caso de Teguise, una preciosa villa al más puro estilo canario. En ella, debes visitar el castillo de Santa Bárbara, una fortaleza construida en el siglo XVI que hoy alberga el curioso Museo de la Piratería. A la misma época pertenece la iglesia Matriz de Nuestra Señora de Guadalupe, mientras que las ermitas del Santísimo Cristo de la Vera Cruz y de San Rafael están documentadas desde el siglo XVII.

Asimismo, los conventos de San Francisco y Santo Domingo son muestras de arquitectura religiosa canaria. Y el palacio Spínola es una casona señorial del XVIII. Finalmente, la ermita de Nuestra Señora de las Nieves, en Famara, alberga la imagen de la Patrona de la isla de Lanzarote y el Jardín de Cactus, en Guatiza, es una singular obra de César Manrique.

En conclusión, te hemos mostrado algunos de los desiertos en España. No obstante, aparte del de Tabernas, el resto son más bien zonas desérticas. Pero, además, hay otras. Por ejemplo, el Parque Natural de Jandía, con sus dunas, en Fuerteventura o el llamado desierto de Larva, de casi sesenta mil hectáreas, en Jaén. ¿No te parecen lugares muy curiosos?

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*