Fauna del Parque Nacional de Cabañeros

Parque Nacional de Cabañeros

La fauna del Parque Nacional de Cabañeros es una de las más ricas y diversas de España. Esto también se extiende a su flora y todo ello hace de este maravilloso lugar uno de los espacios protegidos más valiosos de toda la Península Ibérica. Si a esto unimos su peculiar geología, no te sorprenderá que te digamos que se trata de una auténtica joya de la naturaleza.

Situado en Castilla-La Mancha, concretamente a caballo entre las provincias de Ciudad Real y Toledo, Cabañeros cuenta con 45 000 hectáreas de extensión. Los componen rañas o llanuras y espacios de bosque y matorral mediterráneo. Todo ello al abrigo del macizo del Rocigalgo y de las sierras del Chorito, entre otras elevaciones. No dudes en visitar esta maravilla natural si tienes ocasión. Pero, de momento, nosotros vamos a hablarte de la fauna del Parque Nacional de Cabañeros. Sin embargo, primero vamos a hacer un poco de historia porque su geología está vinculada a las especies que lo han habitado.

Un poco de historia del Parque Nacional de Cabañeros

Parque de Cabañeros

Monte mediterráneo en el Parque Nacional de Cabañeros

Según los expertos, la zona del parque se creó hace unos seiscientos millones de años. Durante el Precámbrico y el Cámbrico, se hallaba sumergida bajo el mar. Pero, justamente en esos periodos, las tierras comenzaron a ascender debido a fuertes movimientos tectónicos. Una vez afloró, generó sedimentos que, a su vez, se transformaron en pizarras y areniscas.

Tras una nueva fase de crecimiento marino, ya en la llamada Orogenia Hercínica, los materiales desbordaron las aguas para siempre. Nuevos fenómenos terrestres provocaron el desarrollo de los Montes de Toledo, donde se halla el parque.

Debido a este desarrollo, en el propio entorno se han hallado numerosos fósiles marinos con más de cuatrocientos millones de años de antigüedad. Entre ellos, cefalópodos, braquiópodos, moluscos y bivalvos. Pero también se han encontrado restos de animales más próximos a nosotros como, por ejemplo, mastodontes.

Por otro lado, el Parque Nacional de Cabañeros fue creado como tal en el año 1995, aunque siete antes había sido declarado parque natural por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Hasta entonces, había sido propiedad, sucesivamente de la ciudad de Toledo, del duque de Medinaceli y del marqués de Villabrágima. Precisamente el hecho de que estuviera en manos de un único propietario contribuyó a su conservación.

La visita al Parque Nacional de Cabañeros

Casa Palillos

Centro de visitantes de Casa Palillos

Para llegar al parque, tienes autobuses que hacen el recorrido desde Toledo y Ciudad Real. Pero, si prefieres hacerlo en tu propio coche y viajas desde el sur, debes tomar la carretera que lleva hasta Horcajo de los Montes o la que pasa por Porzuna y continúa hasta Pueblollano del Bullaque.

En cambio, si te desplazas desde el norte, por ejemplo, desde la propia Toledo o desde Madrid, tendrás que hacer un mayor rodeo. Hay varias rutas, pero puedes coger la carretera de Sonseca, desviarte hacia Cuerva y, allí, volver a hacerlo en dirección a El Molinillo. Después toma dirección a Retuerta del Bullaque.

Una vez en el parque, debes saber que cuenta con tres centros de visitantes. Te interesará más comenzar tu visita por uno u otro según la parte que quieras ver. Uno es el denominado Casa Palillos, está en la vía que une Santa Quiteria y Pueblonuevo del Bullaque y te ofrece dos sendas, una botánica y otra etnográfica. El segundo está en Horcajo de los Montes y cuenta con un museo. Finalmente, el tercero es el Centro de Visitantes y Área Recreativa de la Torre de Abraham, que está junto al cauce fluvial del río Bullaque.

Asimismo, en Navas de Estena tienes otro punto de información que, además, te ofrece una curiosa muestra sobre el bandolerismo en la zona. Y, finalmente, en el inicio de la ruta del Chorro hay una caseta con paneles informativos. Una vez te hemos mostrado un poco de su historia y cómo llegar, vamos a hablarte ya de la fauna del Parque Natural de Cabañeros.

Mamíferos

Ciervos

Ciervos, una de las especies más abundantes en la fauna del Parque Nacional de Cabañeros

Los mamíferos cuentan con un amplio abanico de especies dentro del parque. De hecho, una de sus imágenes más habituales son los ciervos pastando en las rañas. Además, si lo visitas en otoño, podrás ver el espectáculo de la berrea. Como sabrás, recibe este nombre el bramido que emiten estos animales cuando están en celo al tiempo que se enfrentan chocando sus enormes cornamentas.

Pero no son los únicos ungulados de la zona. También son frecuentes los corzos y, en áreas de monte más cerrado, los gamos. Asimismo, junto a estos, abundan los jabalís, los conejos y las liebres. Estos dos últimos son presa para otros mamíferos que también tienen su hábitat en Cabañeros. Por ejemplo, el zorro, el gato montés o el lince ibérico.

También encontrarás garduñas y ginetas, así como nutrias en la parte de los ríos Estena y Bullaque. Estas conviven con anfibios como la salamandra común o el tritón ibérico, pero también con peces endémicos como el jarabugo, la colmilleja o el calandino.

Aves, muy diversas entre la fauna del Parque Nacional de Cabañeros

Perdiz roja

Perdiz roja, que habita en el Parque Nacional de Cabañeros

No menos variada es la fauna de aves que puedes ver en el parque. Se estima que cuenta con un total de 198 especies, algunas en serio peligro de extinción. Destaca el águila imperial, pero también otras más pequeñas como el cernícalo, la perdiz roja o el precioso elanio azul.

También alberga el parque primillas, milanos negros y reales, calandrias e incluso algunos ejemplares de buitres leonados y negros. Respecto a estos últimos, cuenta con un núcleo de cría de 120 ejemplares que hacen de Cabañeros la mayor área de población de esta especie en el mundo junto al Parque Nacional de Monfragüe, en la provincia de Cáceres.

Asimismo, puedes avistar en la zona cigüeñas negras y blancas, especies carroñeras como el alimoche o aguiluchos cenizos, sin olvidar los gorriones morunos, el triguero, la abubilla o los abejarucos. En definitiva, Cabañeros es uno de los lugares favoritos de los ornitólogos para disfrutar de la observación de aves.

Reptiles

Víbora

Víbora hocicuda

La amplia variedad de ecosistemas que posee el parque da lugar a la existencia en él de muchas especies de reptiles. En las zonas húmedas de las rañas puedes ver el galápago europeo y el leproso. También el lagarto ocelado es abundante, si bien hay más escasez de su variante verdinegra, que se observa en zonas rocosas. Por su parte, la lagartija colilarga abunda en los claros y el eslizón ibérico también está presente.

En cuanto a las serpientes, es habitual ver víboras hocicudas y culebras de herradura, de escalera y bastarda. Asimismo, en los arroyos hay bastantes culebras viperinas, que sirven de alimento a rapaces como el águila culebrera.

Anfibios y peces

Sapo partero

Sapo partero ibérico

Ya te hemos hablado de anfibios presentes en el parque, como el tritón ibérico y la salamandra. Pero también puedes ver otros como el tritón jaspeado y, al llegar la primavera, el sapo partero ibérico, el sapillo pintojo, el sapo común o la ranita de San Antonio.

Por otra parte, son muy variadas las especies de peces que encontrarás en Cabañeros. Como también te hemos mencionado, cuenta con dos ríos, el Bullaque y el Estena, pero además con numerosos arroyos entre los que destacan los del Brezoso, las Peralosas, Riofrío o Cigüeñuelas.

Como consecuencia, podrás ver en el parque especies piscícolas como el barbo cabecicorto, la boga, el cachuelo, la colmilleja, la pardilla o el calandino. Más escaso es el jarabugo, que también te hemos citado ya, e introducidos por la mano del hombre han sido el lucio o el pez sol.

Cómo ver la fauna del Parque Nacional de Cabañeros

Mirador de Las Becerras

Mirador de Las Becerras, en Los Navalucillos

Par terminar nuestro recorrido por la fauna del Parque Nacional de Cabañeros, te hablaremos de las distintas opciones que tienes para verla. Puedes recorrer este maravilloso espacio natural en un vehículo 4 x 4 conducido por un guía del propio parque. Además, si eliges esta manera de hacerlo, al ir acompañado por un profesional, podrás transitar por zonas restringidas.

Pero quizá sea más bonito recorrer Cabañeros a pie por las distintas rutas de senderismo que te ofrece. Están bien señalizadas, pero, igualmente, te aconsejamos que vayas acompañado por un guía, que te aportará mucha información sobre el parque en el trayecto.

Entre estos itinerarios, puedes escoger el sendero del Boquerón del Estena, con ocho kilómetros entre ida y vuelta y baja dificultad. Pero también puedes elegir el de la Colada de Navalrincón, que además une dos centros de visitantes: el de la Torre de Abraham y el de Casa Palillos, o el de de la Plaza de los Moros, de apenas tres kilómetros y medio y circular.

En fin, otras rutas de senderismo de Cabañeros, todas muy fáciles, son la de la Sierra Castellar de los Bueyes, la de Gargantilla, la del Chorro de los Navalucillos y la de la Cañada Real Segoviana. Un poco más difícil te resultará la del macizo del Rocigalgo, ya que cuenta con diecinueve kilómetros y es más abrupta.

En conclusión, te hemos mostrado la fauna del Parque Nacional de Cabañeros y te hemos explicado cómo llegar y moverte por esta maravilla de la naturaleza. Si la visitas, no te arrepentirás, anímate a hacerlo. Y, ya que vas a Cabañeros, no dejes de acercarte a la histórica y preciosa ciudad de Toledo, que, no lo olvides, es patrimonio de la humanidad desde 1986.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*