Pueblos abandonados de Galicia

O Salgueiro

Los pueblos abandonados de Galicia responden a una circunstancia común al resto de España: el abandono de las zonas rurales para instalarse en los núcleos urbanos. Muchos de los habitantes de estas aldeas terminaron por marcharse a ciudades como La Coruña, Vigo, Lugo o Ferrol para poder ganarse mejor la vida que con la agricultura.

Sin embargo, también hay otras localidades deshabitadas por otros motivos. Entre estos, la edificación de una nueva aldea, la construcción de un pantano o incluso razones más poéticas que se hunden en la leyenda. En todo caso, estas villas son testimonio del despoblamiento de la España rural, pero conservan un cierto halo mítico. Y, sobre todo, presentan una belleza melancólica. Por ello, vamos a mostrarte algunos pueblos abandonados de Galicia. Y decimos solo algunos porque en la comunidad gallega hay catalogados en torno a doscientos. Valgan estos como muestra de un mundo pasado que ha desaparecido tristemente.

O Salgueiro

Salgueiro

O Salgueiro

Es una de las más populares y visitadas. Se encuentra en la parroquia de Prado de Limia, concejo de Muiños, al sur de la provincia de Orense. Para darle aún mayor misticismo, en su tiempo contó con decenas o cientos de habitantes y fue próspera. Estos se dedicaban a extraer carbón e incluso a prestar dinero. Quizá por eso, todavía puedes ver casonas de buena sillería y cantería.

Pero, si bonita es esta aldea, más aún resultan sus alrededores. Se halla en el Parque Natural de Baja Limia- Sierra de Xurés, un espacio de casi treinta mil hectáreas declarado reserva de la biosfera. Es el más grande y agreste de toda Galicia y, como curiosidad, te diremos que alberga algunas especies más propias de los climas mediterráneos.

No obstante, también cuenta con un interesante patrimonio artístico. Destacan yacimientos arqueológicos del Paleolítico como los de Monte de Quinxo y Montes Lumiares. Pero también otros de época romana como el campamento de Aquis Querquennis, conocido como «A Cidá» y fechado en el siglo I después de Jesucristo.

Más modernos son monumentos que también debes visitar. Por ejemplo, las iglesias de Santa María la Real, con su fachada barroca, de San Miguel de Fondevila y, ya fuera del parque, la de Santa Comba, que es visigoda del siglo VII. Asimismo, tienes puentes como los de Casal o Ganeiros e incluso restos de fortalezas como las de Vila y Monte de Castelos.

Finalmente, te diremos que, hace unos años, se creó un proyecto para recuperar la vida en O Salgueiro convirtiéndola en ecoaldea. Desconocemos en qué momento se halla este proyecto. Pero sí debes saber que, para visitar este pueblo abandonado de Galicia, necesitarás autorización de la Xunta gallega.

Vichocutín, exponente de los pueblos abandonados de Galicia en Pontevedra

Vichocuntín

Vichocuntín en la distancia

Pasamos ahora a la provincia de Pontevedra para hablarte de esta aldea de la parroquia de Pedre, en el concejo de Cercedo-Cotobade. Como curiosidad y para que te des cuenta de lo antiguo de sus orígenes, te diremos que el topónimo se debe al nombre de su señor medieval, Visclacuntino, probablemente de origen germánico.

En su caso, fue abandonada debido a la construcción de una nueva carretera entre Orense y Pontevedra. Como discurría alejada del pueblo primitivo, sus moradores se instalaron en la nueva ubicación, al borde de la vía. Pero todavía puedes ver las antiguas casas del Vichocutín primitivo.

Asimismo, ya que visitas este pueblo abandonado, te aconsejamos que te acerques a ver algunos monumentos intersantes en la zona. Por ejemplo, en Portela de Laxe, tienes los petroglifos de la Piedra de las Herraduras, que se estima tienen unos dos mil años de antigüedad. También debes visitar el monasterio de San Pedro de Tenorio, cuyos orígenes se remontan al siglo X, y las iglesias de San Martín de Rebordelo, de San Xurxo de Sacos y de Santa María, así como las capillas de San Juan de Cercedo y de San Bartolome.

San Fiz Vello

San Fiz Vello

San Fiz Vello, uno de los pueblos abandonados de Galicia, visto desde un mirador

Volvemos a la provincia de Orense, que es la que acumula más pueblos abandonados, para hablarte de este otro ubicado en la parroquia de Santa Catalina de San Fiz, en el concejo de Veiga. Como sucede con tantas otras aldeas, fue abandonado cuando sus habitantes se mudaron a otro de construcción más moderna. Sin embargo, tampoco este tuvo mucho éxito, ya que, según el censo de 2014, contaba con cinco moradores.

Si visistas San Fiz, te recomendamos que aproveches para hacer alguna de las rutas de senderismo que tienes en la zona. Por ejemplo, la que va hasta Peña Previnca o la que circunda el pantano de Prada. Pero, sobre todo, acércate a la Cántara de Moura, un espacio natural inigualable de cuevas, agua y piedras al borde del río Corzos. Según la leyenda, una moura sale cada día del agua y se sienta en las rocas.

Hórreos, una curiosidad entre los pueblos abandonados de Galicia

Hórreo gallego

Hórreo en un pueblo abandonado de Galicia

Hemos titulado así el apartado destinado a esta aldea porque, si bien estaba abandonada en 2005, desde entonces ha recibido cuatro habitantes. Pertenece a la parroquia homónima del concejo de Folgoso do Courel, en la provincia de Lugo.

Si te gusta la espeleología, tendrás doble motivo para visitar esta aldea, ya que está cerca de la sima de Aradelas, que, con sus 128 metros, es la cueva más profunda de Galicia. Pero no es la única. También puedes practicar este deporte en la cueva de Tralacosta, donde hay incluso salas subterráneas, o en la de Ceza, con más de seiscientos metros de longitud.

Asimismo, tienes un interesante patrimonio monumental en Folgoso do Courel. Gran valor tienen sus castros celtas, entre los que destacan los de Vilar, de Torre, de Miraz y, sobre todo, de Torexe. Por su parte, en Esperante tienes las ruinas del castillo de Carbedo y la iglesia de San Pedro; en Seceda la iglesia de San Silvestre; en Seoane do Courel una curiosa ferrería y en Visuña, la iglesia de Santa Eufemia.

Aldea de Xei

Río Tambre

Río Tambre a su paso por Noya

Viajamos ahora a la provincia de La Coruña para conocer la aldea de Xei, situada en el concejo de Noya. Estuvo habitada hasta la segunda mitad del siglo XX y, en su caso, los motivos de su abandono fueron otros. Por una parte, que dejaron de explotarse sus molinos harineros de agua con la generalización de la electricidad, los cuales eran su principal fuente de trabajo y, por otro, sus malas condiciones geográficas de salubridad.

Para llegar hasta ella, puedes seguir el sendero que parte del puente medieval de Traba y aún hoy puedes ver los restos de sus viviendas y molinos tradicionales. Pero, ya que visitas Xei, no dejes de acercarte hasta la capital del concejo, Noya, que tiene mucho que ofrecerte.

Para empezar, su ubicación geográfica es espectacular, en la parte interior de la ría de Muros, la más septentrional de las rías bajas. Por si ello fuera poco, Noya es una maravilla arquitectónica con un casco histórico medieval y numerosas casas tradicionales. Asimismo, debes visitar las iglesias de Santa María, construida en el siglo XIV siguiendo cánones del gótico marinero, y de San Martín, del XV. A la misma centuria pertenece el pazo de Forno do Rato, mientras que el de Dacosta está fechado en 1339. Por último, el puente Nafonso, sobre el río Tambre, se remonta al Medievo, aunque su forma original es del siglo XIX.

Candelago

Cabo de Punta Roncudo

Punta Roncudo

Terminamos la muestra de pueblos abandonados de Galicia en esta pequeña aldea de la parroquia de Corme y del concejo coruñés de Ponteceso. También esta es una curiosidad porque se halla a tan solo un kilómetro de la costa y bien comunicada. Por tanto, no tiene nada que ver con la mayoría de aldeas abandonadas, que se encuentran, normalmente, perdidas entre montañas.

Sin embargo, las apenas seis casas de Candelago están vacías y puedes visitarlas. Encontrarás antiguas viviendas marineras, hórreos tradicionales y alpendres o voladizos. Quedó dehabitada a finales del siglo XX, cuando los mayores fueron muriendo y los jóvenes se marcharon buscando una vida mejor.

Como anécdota, te diremos que, al igual que sucede con otros pueblos abandonados de Galicia, Candelago está en venta. Por eso, quizá encuentre un comprador que le otorgue una segunda vida.

En todo caso, si visitas esta aldea, aprovecha para ver la espectacular Costa da Morte. Disfruta de playas como las de Osmo, Ermida o Estrella y de objetos tan curiosos como la Pedra da Serpe, una roca que se halla a la entrada de Gondomil en la que hay grabada la imagen de una sierpe alada. Su autoría no está clara, pero se relaciona con el culto celta a esta criatura mitológica. Pero, sobre todo, acércate a Punta de Roncudo, que recibe este nombre por el ruido que ocasiona el mar al golpear en sus acantilados y desde la cual tienes maravillosas vistas de la Costa da Morte.

En conclusión, te hemos mostrado algunos pueblos abandonados de Galicia. Podríamos hablarte de muchos más, ya que son numerosos en esta comunidad autónoma. Por ejemplo, Codesás, el la comarca orensana de Ribeiro; A Peneda, Arcos o Aldea da Barca, igualmente en Orense; A Sinada y O Castelo de Nogueira en Pontevedra o Penaveada en Lugo. Como te decíamos, muchos de ellos se han puesto en venta intentando que recuperen la vida que un día tuvieron. Pero, en cualquier caso, son testigos mudos de un pasado rural que, tristemente, ya no volverá. ¿No te apetece conocer estas aldeas?

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*