Qué ver en Logroño

Si estás pensando en visitar La Rioja y te preguntas qué ver en Logroño, debes saber que esta preciosa ciudad se encuentra en el Camino de Santiago francés y es una de las más acogedoras de España. Bañada por el río Ebro, goza de gran popularidad su animada calle del Laurel, llena de bares y restaurantes.

Pero además Logroño cuenta con un importante patrimonio monumental, unas magníficas zonas verdes con sus numerosos parques y una exquisita gastronomía. Por si todo ello fuera poco, es la capital del vino de La Rioja, famoso en todo el mundo. Si quieres descubrir qué ver en Logroño, te invitamos a seguirnos.

Qué ver en Logroño: monumentos, zonas verdes y oferta hostelera

Logroño cuenta con un precioso casco antiguo peatonal al que puedes acceder por la muralla del Revellín, resto de la antigua que resguardaba la ciudad. Junto a ella tienes un parking gratuito y es un buen sitio para comenzar tu visita a la ciudad y ver monumentos como los siguientes.

Concatedral de Santa María la Redonda

Se encuentra en la preciosa plaza del Mercado, una de las más populares de Logroño. Es un templo de estilo gótico del siglo XVI, aunque sus dos torres, construidas en el XVIII, son neoclásicas. En su interior, te aconsejamos que veas el retablo mayor y la sillería del coro, así como la pintura de la Crucifixión, que se atribuye a Miguel Ángel Buonarotti.

Otras iglesias que ver en Logroño

La ciudad cuenta con otros muchos templos que merecen tu visita. Por ejemplo, la iglesia de San Bartolomé, con su fachada que se halla entre lo mejor del gótico riojano; la de Santiago el Real, cuya fachada es barroca, o la iglesia imperial de Santa María del Palacio, declarada Bien de Interés Cultural.

La plaza del Mercado

Plaza del Mercado

Respecto al patrimonio religioso de Logroño, te aconsejamos que visites también los conventos de Madre de Dios, de San Gregorio y de Valbuena, así como la ermita del Cristo del Humilladero.

Palacio de Espartero

Este precioso edificio barroco fue la sede del retiro del famoso general. Declarado Monumento Histórico Artístico, actualmente alberga el Museo de La Rioja, donde puedes ver las Tablas de San Millán, que se encontraron en el monasterio de esa localidad y que fueron pintadas en el siglo XIV.

Otros palacios que ver en Logroño

No es el de Espartero el único palacio que puedes ver en la ciudad riojana. También te aconsejamos que te acerques al del marqués de Monesterio; el de los marqueses de Legarda, del siglo XVIII; el antiguo palacio de la familia Yanguas, también conocido como Casa de la Virgen, y la casa-palacio de los Fernández de Ástiz.

Los palacetes del Espolón

Se encuentran en el paseo de ese nombre, del cual te hablaremos, y se denominan oficialmente Conjunto Histórico del Palacio de la Diputación y el Gran Hotel. El primero responde al estilo inglés del siglo XIX, mientras que el segundo, de principios del XX, fue en su época el establecimiento hotelero más lujoso de Logroño.

Paseo del Espolón

Llamado oficialmente Paseo del Príncipe de Vergara y dominado por la estatua ecuestre del general Espartero, es el área verde más popular de la ciudad. Se trata de uno de sus principales pulmones y cuenta con un singular auditorio conocido como la Concha del Espolón.

El parque del Espolón

Parque del Espolón

Pero Logroño tiene otros muchos parques. Ideal para pasear es el del Ebro y, junto a él se halla el parque de la Ribera. Asimismo, el de Iregua es perfecto para que hagas un poco de senderismo y el del Pozo Cubillas está pensado para acoger a los peregrinos que van a Santiago de Compostela. En fin, los parques de San Miguel, de los Enamorados, del Rey Don Felipe VI y del Carmen completan la oferta de zonas verdes de la capital riojana.

Teatro Bretón de los Herreros

Inaugurado en 1880, es un precioso edificio de estilo clásico que alberga, además de un teatro dispuesto a la manera italiana, el llamado Salón de Columnas, otra estancia más pequeña pero también preparada para espectáculos teatrales.

Puentes que ver en Logroño

También cuenta la ciudad con algunos puentes que debes ver. El más clásico es el de Piedra, también llamado puente de San Juan de Ortega, de casi doscientos metros y construido en 1884. Por su parte, el puente de Hierro es de la misma época y está decorado con alegres colores y el de Sagasta es una construcción vanguardista. Asimismo, hay en la ciudad un puente romano, el de Mantible, aunque actualmente está en ruinas.

Las calles de Logroño

El casco histórico de la ciudad riojana está plagado de calles muy populares y concurridas gracias a la abundancia de bares y restaurantes que tienen. Conocida en toda España, como te decíamos, es la calle del Laurel, pero también deberías darte una vuelta por la calle Portales y la de San Juan.

Fachada del teatro Bretón de los Herreros

Teatro Bretón de los Herreros

Qué comer en Logroño

No puedes abandonar Logroño sin haber probado su magnífica gastronomía. Para empezar, te aconsejamos que tomes unos pinchos en los bares de la calle Laurel. Te aseguramos que, con dos o tres, quedarás satisfecho. Pero, si quieres hacer una comida más completa, acude a uno de los muchos restaurantes de la zona.

Algunos de los platos típicos de Logroño están basados en la magnífica huerta riojana. Destacan entre ellos la menestra, una verdadera delicia, y los champiñones preparados de diferentes maneras.

Otras recetas que debes probar son las patatas a la riojana, las migas del pastor, las chuletas de cordero al sarmiento (asadas con sarmientos de las vides), el bacalao o el bonito a la riojana y los caparrones o alubias pintas.

Para beber, inevitable es el extraordinario vino de Rioja. Respecto a estos, también puedes hacer una visita guiada a alguna de las muchas bodegas de los alrededores de la ciudad. Con esta bebida se prepara también el zurracapote, muy típico de las fiestas riojanas y que lleva vino, melocotón, limón, azúcar y canela.

Y, como postre, tienes la golmajería. Reciben este nombre un conjunto de dulces típicos de la región. Por ejemplo, los fardelejos de Arnedo, los ahorcaditos de Santo Domingo de la Calzada o la barrilla de Calahorra.

El antiguo palacio de la Diputación

Antiguo palacio de la Diputación

Cuál es la mejor época para visitar Logroño

La ciudad riojana tiene un clima de tipo mediterráneo interior. Los inviernos son fríos, con temperaturas bajo cero, mientras que los veranos son muy calurosos, con días en que se superan los treinta y cinco grados. En cambio, las precipitaciones no son muy abundantes.

Por todo ello, las mejores épocas para visitar Logroño son la primavera y el otoño. Además, en junio se celebran las fiestas de San Bernabé y a finales de septiembre las de San Mateo, que son las patronales de la localidad.

Cómo llegar a Logroño

La Rioja cuenta con el pequeño aeropuerto de Agoncillo, que tiene vuelos a Madrid. Pero mejor comunicada está la ciudad por ferrocarril, con trenes a Barcelona, al propio Madrid, a Zaragoza, Bilbao y Gijón entre otras ciudades.

No obstante, si prefieres viajar en tu coche, las carreteras que te llevan hasta la ciudad son la A-12 desde el este y el oeste y la A-68 desde el norte y el sur.

En conclusión, si te planteabas qué ver en Logroño, recuerda que la capital riojana cuenta con un extraordinario patrimonio monumental, numerosas zonas verdes, una deliciosa gastronomía y, sobre todo, una concurrida vida social. ¿No te apetece conocerla?

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*