Qué ver en Medina del Campo

Castillo de la Mota

Explicarte qué ver en Medina del Campo supone repasar los monumentos de una de las villas con más historia de España. Habitada desde época prerromana, debe su nombre a los árabes. Pero su primera gran expansión se produjo cuando Alfonso VI de León ordenó repoblarla a finales del siglo X.

A su crecimiento ayudó su privilegiada ubicación en la actual provincia de Valladolid. Quizá por ella, tuvo enorme importancia en el Medievo y aún más durante el Renacimiento. Pero su desarrollo no estuvo exento de problemas. Durante la Guerra de las Comunidades, fue casi arrasada por las tropas de Carlos I. Entonces, ya era uno de los centros comerciales de lana más importantes de Europa. De aquella prosperidad, nos han quedado impresionantes monumentos. Vamos a mostrártelos en este artículo sobre qué ver en Medina del Campo.

Castillo de la Mota

Castillo de la Mota de noche

Imagen nocturna del castillo de la Mota

Comenzamos nuestro recorrido por las maravillas de Medina hablándote de su gran símbolo: el castillo de la Mota. Se halla a las afueras de la actual villa, donde estuvo el pueblo primitivo, y se encuentra en magnífico estado de conservación. No en balde, fue restaurado en el siglo XX. Su construcción empezó a mediados del XV por orden de Juan II de Castilla, aunque fue terminado durante el reinado de los Reyes Católicos.

Esta maravilla medieval presenta planta en forma de trapecio con dos murallas sucesivas. Su acceso es un enorme arco al que se llega después de atravesar dos puentes, el segundo levadizo sobre el foso. Asimismo, presenta cinco grandes torres almenadas entre las que destaca la del homenaje, con cuarenta metros de altura.

Puedes visitar esta joya monumental de manera gratuita todos los días de la semana. No obstante, si quieres hacer un recorrido guiado, te costará unos cuatro euros. En este caso, es aconsejable que conciertes previamente la visita.

Palacio Real Testamentario y otras grandes casas señoriales

Palacio del marqués de Falces

El palacio del marqués de Falces

El Palacio Real Testamentario debe su nombre a los trascendentales hechos históricos que albergó. Fue el escenario donde dictó testamento la reina Isabel la Católica en octubre de 1504 y donde murió un mes más tarde. Se construyó en el siglo XIII y, en la época de la monarca católica era residencia real. Sin embargo, tras morir esta, fue destinado a usos variados. Así, fue cárcel y, posteriormente, sede del Ayuntamiento de Medina. En la actualidad, restaurado, alberga un centro de interpretación sobre la vida de Isabel.

Pero, como te hemos dicho, la localidad castellana vivó una época de esplendor en el Medievo y el Renacimiento. Por eso, no es de extrañar que cuente con otros palacios y casas señoriales de aquel tiempo. Entre ellas, destaca el Palacio de Dueñas, una maravilla del arte renacentista construida en el siglo XVI por orden de don Diego Beltrán. También vivió en él don Rodrigo Dueñas, al cual debe su nombre y que, a su vez, construyó la Casa Blanca (otra joya de estilo italiano) como lugar de recreo en las afueras de Medina.

Al mismo periodo pertenecen el Palacio del Almirante o Casona de los Mier y el Palacio del marqués de Falces, que hoy es la casa de cultura. En fin, sería muy larga la lista de las casas señoriales que puedes ver en la villa castellana. Pero, entre ellas, también destacan los palacios de los Quintanilla o de los condes de Bornos y las casonas del conde de Adanero, de los Belloso, del Mayorazgo de los Montalvo o de los Galarza. Pero no podemos extendernos sobre ellas porque también debemos hablarte de otros monumentos de Medina.

La Plaza Mayor, otro imprescindible que ver en Medina del Campo

Plaza Mayor de Medina

Plaza Mayor de la Hispanidad

Casi imposible es que visites Medina y no pases por la Plaza Mayor de la Hispanidad. Como dato curioso, te diremos que es la más grande de España entre las de su género, superando a otras más famosas como las de Madrid o Salamanca. Tiene nada menos que catorce mil metros cuadrados y alberga edificios tan señeros como el ya citado Palacio Real, la Colegiata de San Antolín y el Ayuntamiento (de estos dos te hablaremos a continuación).

Estas tres construcciones simbolizaban la unión de los poderes tradicionales: el real, el municipal y el religioso. Asimismo, en la plaza se celebraron importantes ferias internacionales, principalmente relacionadas con la lana. Pero, además, destaca porque fue antecedente del modelo de plaza mayor porticada. Por cierto, en ella tienes la oficina de turismo, junto a la Casa Consistorial.

Colegiata de San Antolín

Colegiata de San Antolín

Colegiata de San Antolín, una de las maravillas que ver en Medina del Campo

A la hora de decidir qué ver en Medina del Campo, otro monumento imprescindible es la Colegiata de San Antolín, su principal construcción religiosa. La edificación actual es de los siglos XVI y XVII, pero hubo un templo anterior. Es, principalmente, gótica y su autor fue Juan Gil de Hontañón, gran arquitecto que también participó en el diseño de la catedral de Sevilla.

Exteriormente, destaca su gran puerta adintelada y su torre campanario con un curioso reloj. Pero, sobre todo, fíjate en el balcón de la Virgen del Pópulo, que se halla a la izquierda de la portada y que conforma una capilla abierta dedicada a Nuestra Señora de la Concepción. Este modelo de capilla sería muy reproducido en las catedrales de Hispanoamérica. Además, puedes subir a la torre del templo en una visita guiada. Tendrás una espectacular perspectiva panorámica de la villa castellana y de sus alrededores.

Pese a su gran valor monumental, la Colegiata de San Antolín es, actualmente, una más de las iglesias que posee Medina. Entre estas, también hay otras de gran importancia artística. Son tantas que no podemos enumerarlas todas. Pero, a modo de ejemplo, te mencionaremos las iglesias de Santo Tomás, de San Miguel y de Santiago, todas del siglo XVI, así como las ermitas de San Roque y de la Virgen del Amparo.

Asimismo, tampoco podemos olvidar otras magníficas construcciones religiosas de la villa castellana. Es el caso de los conventos de San José, primera fundación de Santa Teresa de Jesús fuera de Ávila; de Santa María Magdalena, de Santa Clara y de Santa María la Real.

Ayuntamiento, una joya en el centro de Medina

Ayuntamiento de Medina

Ayuntamiento de Medina del Campo

Como te decíamos, en la Plaza Mayor tienes el precioso edificio del Ayuntamiento. Fue construido en el siglo XVII cuando se decidió trasladar el Consistorio al centro de la villa. Los responsables de la edificación fueron Mateo Martín y Francisco Cillero. Su fachada principal es simétrica y está construida en sillares de piedra. Consta de dos plantas, cada una de las cuales posee balcón corrido. Desde ellos, las autoridades presidían los festejos y eventos. Por su parte, la fachada secundaria de la calle Gamazo presenta dos arcos corridos.

Actualmente, el Ayuntamiento forma unidad con la Casa de los Arcos. Esta fue igualmente edificada en el siglo XVII, en su caso para que las autoridades eclesiásticas presenciarán los actos de la Plaza Mayor. Por eso, también tiene un balcón corrido sobre sobre los dos arcos que le dan nombre y que abren el acceso a la plaza. Asimismo, lo preside el escudo del Cabildo.

También en esta se halla la Casa del Peso, igualmente construida en el XVII. En este caso, debe su nombre a que en ella se encontraba el Peso Real, donde se garantizaba la oficialidad de las medidas. Presenta fachada de ladrillo y dos plantas. La primera también posee balcón corrido, mientras que la segunda los presenta individuales. Por su parte, la baja tiene soportales con arcos rebajados.

Palacio de las Salinas

Museo de las Ferias

Entrada al Museo de las Ferias de Medina del Campo

Fue construido a fines del siglo XIX como balneario para aprovechar las aguas termales de la zona. Se encuentra, por tanto, a las afueras de Medina. Es de un estilo ecléctico que recuerda en sus formas al Palacio de la Magdalena de Santander. Actualmente, está abierto, por lo que podrás alojarte en él.

Si lo haces o lo visitas, fíjate en la capilla, rebautizada como Museo La Capilla del Milenio. Fue el artista Cristóbal Gabarrón quién se encargó de crear una pintura mural alegórica de casi quinientos metros cuadrados en su interior cuya temática son los valores de la Organización de Naciones Unidas. Pero también incluyó otras obras como un Cristo Crucificado, la puerta de acceso a la capilla y varios trabajos en cristal y madera.

Asimismo, desde ella sale un carril bici de unos cinco kilómetros que termina en el parque temático Villa de las Ferias, igualmente diseñado por Gabarrón, en este caso como tributo a los feriales que se organizaban en Medina en los siglos XVI y XVII. Pero no es el único. Porque también tienes en la villa la Fundación Museo de las Ferias, una muestra única en España. Inspirada en estos eventos, alberga importantes obras de arte, piezas históricas y documentos de la época en que vivieron su apogeo. Asimismo, también organiza otras exposiciones temporales.

También ha tenido mucha importancia la Semana Santa medinense a lo largo de los siglos. Por eso, en el Centro Cultural Vicente Ferrer, tienes otro museo dedicado a ella. Es el Centro de Interpretación Huellas de Pasión y alberga todo tipo de objetos y obras de arte relacionadas con esa festividad.

En conclusión, te hemos mostrados mucho de lo que ver en Medina del Campo. Te aconsejamos encarecidamente que visites esta preciosa e histórica localidad de Castilla y León. Además, puedes hacerlo en agosto, cuando celebra su Semana Renacentista, con numerosas actividades y casi cuatro mil figurantes dando vida a personajes tan conocidos como Santa Teresa de Jesús, los Reyes Católicos o San Vicente Ferrer. Anímate a conocer esta magnífica villa castellana y cuéntanos tu experiencia.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*