¿Qué ver en Palencia?

Palencia

Palencia es una ciudad situada en Castilla y León, poblada con cerca de 80.000 habitantes. Es por lo tanto que podemos hablar de una pequeña ciudad, recogida, limpia, con muchas zonas verdes, con una gran gastronomía y una gran variedad de zonas monumentales. Principalmente no falta nada, es cuestión de hacer un gran recorrido de dos días para visitar todo su encanto.

Mientras que algunas localidades españolas son mundialmente conocidas como es el caso de Barcelona, Madrid, Valencia o Ibiza, en el país existen otras que aun teniendo interés turístico no captan tanto la atención. Es el caso de Palencia, el territorio más rico en monumentos románicos de Europa.

La capital está situada dentro de un valle recorrido por su río Carrión, el cual recorre la ciudad de norte a sur para finalmente desembocar en el río Pisuerga. Toda su provincia es un auténtico paraíso, cerca de la capital no faltan sus pueblos situados en la llanura de Tierra de Campos con los mejores cielos nocturnos y sus inolvidables atardeceres.

Con su aire de ciudad típicamente castellana, Palencia se ubica a orillas del río Carrión en el norte de España. No es una población muy grande en comparación con otras zonas de Castilla y León pero con el paso del tiempo ha ido creciendo para transformarse en un tranquilo y bello lugar al que realizar una pequeñas escapada para disfrutar de unos días de descanso entre naturaleza y cultura. ¿Qué ver en Palencia?

Para un primer contacto, la mejor manera de conocer Palencia es acercarse a la capital pues esta ciudad castellana, como nexo entre el centro peninsular y los puertos del norte, tiene mucha historia y guarda muchos tesoros.

Calle Mayor

Palencia

Foto tomada por Wikipedia

Comenzaremos la visita en la calle Mayor, la arteria principal de Palencia en torno a la cual se establece la principal actividad comercial de la localidad. Es completamente peatonal y las tres cuartas partes de esta vía están porticadas al sostener los balcones de las viviendas más cotizadas de la ciudad.

Dispone de una gran conjunto monumental, digno de visitar para todos los amantes de la arquitectura antigua y de las obras del románico. Podemos visitar su casco antiguo declarado de Bien de Interés Cultural, con un recorrido guiado partiendo desde la parte norte de la ciudad y atravesando su arteria principal que es la calle Mayor, la cuál deriva a todas las visitas importantes de la ciudad.

En la calle Mayor se encuentran la mayoría de los monumentos civiles de Palencia, después de todo tiene tres kilómetros de longitud, y a medio camino se halla la Plaza Mayor, la cual data del siglo XVII y presenta la clásica planta rectangular castellana con soportales. En ella solía situarse el mercado hasta que a finales del siglo XIX se trasladó al nuevo mercado de abastos.

En este punto también encontramos la Casa Consistorial, un edificio neoclásico de finales del XIX en el que se puede contemplar un mural del artista local Germán Calvo que respresenta a los palentinos y a la ciudad alegóricamente.

Avanzando en el recorrido por la calle Mayor llegamos a Los Cuatro Cantones, uno de los lugares más concurridos de Palencia situado en el cuadrado perfecto que dibujan el cruce de la calle Mayor con las calles de La Cestilla y de Don Sancho. En su ruta se pueden contemplar esculturas como la de La Castañera (próxima a la Plaza Mayor) y la de la Mujer Palentina (en la intersección con la calle Marqués de Albaida).

En la parte Sur de esta calle, su camino desembocará en un amplio parque llamado “El parque del Salón de Isabel II”. Es una zona peatonal e igualmente transitada con un recorrido por su estilo romántico, con zonas infantiles y una amplia zona de bares modernos y de actualidad. Es un lugar idóneo para pasar una tarde tranquila y disfrutar del ocio de sus instalaciones, ya que dispone de un gran parque infantil con un pequeño estanque y terrazas abiertas para acomodarse durante todo el año.

La Catedral

Palencia

Foto tomada por lalineadelhorizonte.com

Lo mejor es continuar paseando para llegar a la Catedral, dedicada a San Antolín Mártir patrón de Palencia. Su origen se encuentra en templos anteriores de la época visigoda y románica para llegar al actual gótico. La Catedral data del siglo XIV pero no se terminó hasta dos centurias después.

No dispone de una majestuosa fachada gótica pero una vez que visitamos su interior podemos encontrar una gran riqueza artística y decorativa con su hermosas vidrieras y una valiosísimo retablo plateresco.

Se la conoce con el sobrenombre de «la bella desconocida» porque su fachada poco monumental no permite imaginar todo lo que esconde en su interior. Se trata de una de las catedrales más grandes de España con 50 metros de ancho y 130 metros de largo, tres naves, dos cruceros y un ábside que se acerca a los 30 metros de altura.

Tras sus puertas podemos observar algunas obras de artistas tan importantes como El Greco o Zurbarán y un impresionante retablo plateresco de la Capilla Mayor de Juan de Flandes. Para entrar al Museo Catedralicio hay que pagar entrada aparte.

Palencia

Se recomienda también la visita a la Cripta de San Antolín, del siglo VII, la que se pueden conocer los restos visigodos sobre los que se erige la actual Catedral. Podemos vislumbrar en su recorrido la parte decorativa de sus gárgolas y analizar la hermosura de las obras pintadas y esculpidas de grandes artistas como El Greco o Pedro Berruguete.

Este templo fue declarado Monumento Histórico Artístico Nacional en 1929.

Principales Iglesias monumentales

Dentro de su recorrido monumental dentro de la ciudad hay numerosas iglesias que podemos visitar, ya que Palencia es una ciudad muy eclesiástica. Citaremos las más importantes ya que son numerosas, aunque todas dignas de un gran valor románico y gótico.

La iglesia jesuíta de Nuestra Señora de la Calle, se encuentra en una zona céntrica y en ella podemos encontrar el retrato de la Virgen de la Calle o la Virgen de los Milagros. Es popularmente conocida como nuestra Patrona, ya que el 2 de febrero se celebra el día de las Candelas debido a su conmemoración.

12 cosas que ver en Palencia

La Iglesia de San Miguel es una de las más emblemáticas y bonitas. Se puede apreciar su estilo mezclado en la transición entre el románico y el gótico. Destaca por su majestuosa torre con su gran campanario.  Popularmente es conocida por la tradicional boda celebrada entre Don Rodrigo Díaz de Vivar y Doña Jimena.

12 cosas que ver en Palencia

Fotofrafía: Alicia Tomero

El Convento de Santa Clara alberga otra de las iglesias de estilo gótico, la única con planta de cruz griega. Dentro de su iglesia alberga una de las figuras mas importantes de esta visita y es que se encuentra el Cristo Yacente o también conocido como Cristo de la Buena Muerte. Es conocido particularmente por su crecimiento de uñas y pelo y de adjuntarse a los Cristos Siniestros de España, todos ellos rodeados de leyendas y milagros.

Palencia

Fotografía tomada por Portadamapio.net

La Iglesia de San Lázaro es otra de las iglesia situada muy cerca del convento de las Claras. Alberga un retablo muy majestuosos de estilo plateresco y está custodiada en su entrada por una estatua de bronce que representa la figura de Lázaro.

Palencia

Fotografía tomada por Wikipedia

La Iglesia de San Francisco es otra Iglesia muy céntrica situada al lado de la Plaza Mayor. Fue fundada por los franciscanos en el siglo XIV y sirvió de residencia de reyes. Tiene la peculariedad de tener al lado la Iglesia de la Soledad, famosa por contener la imagen de la Virgen de la Soledad, muy visitada y venerada en la Semana Santa Palentina.

12 cosas que ver en Palencia

Puentes de Palencia

Imagen| Guía Repsol

Varios son los puentes que cruzan el río Carrión, algunos de los cuales quedan muy cerca de la iglesia de San Miguel, por lo que es una buena oportunidad para verlos. El más próximo es una pasarela que comunica con el Parque Isla Dos Aguas pero también encontramos el Puente Mayor, cuyo origen se encuentra en el siglo XIV. No obstante, el más antiguo es el de Puentecillas ya que se remonta a la época romana.

Monasterios y Conventos

De vuelta al centro histórico de Palencia visitaremos el Monasterio de Santa Clara, muy cerca de la Plaza Mayor, que acoge el famoso Cristo de la Buena Muerte, de factura hiperrealista. Otros de los edificios religiosos más interesantes de Palencia son el Convento de San Pablo o la Ermita de San Juan Bautista, del siglo XIV y XI respectivamente.

Cristo de Otero

Palencia

Fotografía tomada por clickturismo.es

Uno de los imprescindibles que hay que ver en Palencia. Es un icono de esta magnífica ciudad y está situada sobre un cerro. Concluye en un lugar estratégico que corona una de las partes de la ciudad, para que pueda ser visto prácticamente desde cualquier punto de la ciudad. Sin duda hablar de este punto significa que si lo visitas, también puedes disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad.

El Cristo del Otero es una escultura del artista Victorio Macho. Mide alrededor de 20 metros de altura y representa a Jesucristo con una forma esculpida en la que sus manos se encuentran en posición de bendecir la ciudad.

Bajo sus pies se encuentra excavada la ermita de Santo Toribio dónde descansan los restos del escultor. Está formada por un retablo mayor neoclásico con un Crucifijo renancentista y a un lado podemos visitar un pequeño museo del artista.

En su ladera podemos encontrar otra pequeña ermita dónde todos los años se celebra la tira del pan y quesillo, declarada de Interés Turístico Regional y que es una de las fiestas más importantes de la ciudad.

El Museo Arqueológico

Para concluir la visita a Palencia, conviene acercarse al Museo Arqueológico para conocer la prehistoria, romanización, cultura celtibérica y época medieval de la ciudad. Nos permitirá conocer al detalle la rica historia de esta localidad castellano- leonesa.

Su parte gastronómica

Indudablemente no podíamos pasar por alto esta sección, y es que en Palencia podemos encontrar innumerables restaurantes que representan los platos típicos de la provincia.

Podemos dar una vuelta por la Calle los Soldados y encontrar diversos restaurantes catalogados con muy buena gastronomía. Dentro de esta diversidad está situado el bar de tapas la Mejillonera dónde se pueden comer las mejores patatas bravas de “España”, por supuesto no se puede salir de Palencia sin visitarlo.

Palencia

Imagen de rutadelvinoriberadelduero.es

Dando otra vuelta por la parte céntrica podemos situarnos en la calle Don Sancho e ir a parar a la Casa Lucio. Este lugar es otro referente de lo mejor de la buena comida, acompañado de varios bares dónde tomar unas buenas tapas.

Y no podemos dejar de lado uno de los restaurantes dónde comer uno de los mejores lechazos. Se encuentra en el Restaurante la Encina en la Calle Casañé o bien deleitarnos de una buena comida moderna y de calidad al lado del Puente Mayor denominado La Traserilla.

Moviéndonos en otro lugar ya mencionado, que es la zona del parque El Salón, podemos encontrar El Chaval de Lorenzo. Un lugar dónde siguen ofreciendo una de las mejores menestras palentinas. Sin dejar de lado toda esta parte nos encontramos en el mismo lugar con amplias terrazas para tomar un descanso y con bares estupendos y modernos. Aquí podemos tomar desde los mejores gin tonics o hasta las mejores cervezas con unas tapas estupendas, entre ellas las sopas de ajo castellana.

Si lo que te interesa es saber 12 cosas que puedes hacer en Palencia pincha en el enlace que te acabamos de dejar.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*