¿Qué ver en Palencia?

Imagen| Visitar Palencia

Mientras que algunas localidades españolas son mundialmente conocidas como es el caso de Barcelona, Madrid, Valencia o Ibiza, en el país existen otras que aun teniendo interés turístico no captan tanto la atención. Es el caso de Palencia, el territorio más rico en monumentos románicos de Europa.

Con su aire de ciudad típicamente castellana, Palencia se ubica a orillas del río Carrión en el norte de España. No es una población muy grande en comparación con otras zonas de Castilla y León pero con el paso del tiempo ha ido creciendo para transformarse en un tranquilo y bello lugar al que realizar una pequeñas escapada para disfrutar de unos días de descanso entre naturaleza y cultura. ¿Qué ver en Palencia?

Para un primer contacto, la mejor manera de conocer Palencia es acercarse a la capital pues esta ciudad castellana, como nexo entre el centro peninsular y los puertos del norte, tiene mucha historia y guarda muchos tesoros.

Calle Mayor

Imagen| Flickr Alfonso Benayas

Comenzaremos la visita en la calle Mayor, la arteria principal de Palencia en torno a la cual se establece la principal actividad comercial de la localidad. Es completamente peatonal y las tres cuartas partes de esta vía están porticadas al sostener los balcones de las viviendas más cotizadas de la ciudad.

En la calle Mayor se encuentran la mayoría de los monumentos civiles de Palencia, después de todo tiene tres kilómetros de longitud, y a medio camino se halla la Plaza Mayor, la cual data del siglo XVII y presenta la clásica planta rectangular castellana con soportales. En ella solía situarse el mercado hasta que a finales del siglo XIX se trasladó al nuevo mercado de abastos.

En este punto también encontramos la Casa Consistorial, un edificio neoclásico de finales del XIX en el que se puede contemplar un mural del artista local Germán Calvo que respresenta a los palentinos y a la ciudad alegóricamente.

Avanzando en el recorrido por la calle Mayor llegamos a Los Cuatro Cantones, uno de los lugares más concurridos de Palencia situado en el cuadrado perfecto que dibujan el cruce de la calle Mayor con las calles de La Cestilla y de Don Sancho. En su ruta se pueden contemplar esculturas como la de La Castañera (próxima a la Plaza Mayor) y la de la Mujer Palentina (en la intersección con la calle Marqués de Albaida).

Al final del camino, la calle Mayor termina en uno de los extremos del parque Salón de Isabel II, uno de los más sostenibles de España. A quienes les guste la naturaleza urbana podrán disfrutar de un bonito paseo por este pulmón verde de estilo romántico antes de volver a las calles del centro histórico.

La Catedral

Imagen| Turismo Palencia

Lo mejor es continuar paseando para llegar a la Catedral, dedicada a San Antolín Mártir patrón de Palencia. Su origen se encuentra en templos anteriores de la época visigoda y románica para llegar al actual gótico. La Catedral data del siglo XIV pero no se terminó hasta dos centurias después.

Se la conoce con el sobrenombre de “la bella desconocida” porque su fachada poco monumental no permite imaginar todo lo que esconde en su interior. Se trata de una de las catedrales más grandes de España con 50 metros de ancho y 130 metros de largo, tres naves, dos cruceros y un ábside que se acerca a los 30 metros de altura.

Tras sus puertas podemos observar algunas obras de artistas tan importantes como El Greco o Zurbarán y un impresionante retablo plateresco de la Capilla Mayor de Juan de Flandes. Para entrar al Museo Catedralicio hay que pagar entrada aparte.

Se recomienda también la visita a la Cripta de San Antolín, del siglo VII, la que se pueden conocer los restos visigodos sobre los que se erige la actual Catedral. Este templo fue declarado Monumento Histórico Artístico Nacional en 1929.

Iglesia de San Miguel

Imagen| Dentro de mi mochila

El siguiente paso en la visita es la iglesia de San Miguel, que según la leyenda acogió la boda entre el Cid Campeador y doña Jimena. De estilo románico y gótico temprano, se encuentra a orillas del río Carrión y fue declarada monumento nacional en 1931. Lo más destacado de ella es su torre calada de 70 metros, más parecida a la de un castillo que a la de una iglesia.

Puentes de Palencia

Imagen| Guía Repsol

Varios son los puentes que cruzan el río Carrión, algunos de los cuales quedan muy cerca de la iglesia de San Miguel, por lo que es una buena oportunidad para verlos. El más próximo es una pasarela que comunica con el Parque Isla Dos Aguas pero también encontramos el Puente Mayor, cuyo origen se encuentra en el siglo XIV. No obstante, el más antiguo es el de Puentecillas ya que se remonta a la época romana.

Monasterios y Conventos

De vuelta al centro histórico de Palencia visitaremos el Monasterio de Santa Clara, muy cerca de la Plaza Mayor, que acoge el famoso Cristo de la Buena Muerte, de factura hiperrealista. Otros de los edificios religiosos más interesantes de Palencia son el Convento de San Pablo o la Ermita de San Juan Bautista, del siglo XIV y XI respectivamente.

Cristo de Otero

Imagen| Bitakora

Esta vez nos alejamos del centro histórico para visitar el Cristo de Otero, uno de los monumentos más representativos de Palencia, que fue construido en 1931 sobre la cima del cerro que corona el norte del casco viejo para bendecir Palencia. A los pies de la escultura hay una ermita y un museo.

El Museo Arqueológico

Para concluir la visita a Palencia, conviene acercarse al Museo Arqueológico para conocer la prehistoria, romanización, cultura celtibérica y época medieval de la ciudad. Nos permitirá conocer al detalle la rica historia de esta localidad castellano- leonesa.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*