Aranda de Duero

Calle en Aranda de Duero

Aranda de Duero

Aranda de Duero se encuentra al sur de la provincia de Burgos. Es una próspera localidad con mucha historia y una gran tradición en el cultivo del vino. De hecho, es la capital de la comarca de Ribera de Duero y completa sus buenos caldos con una magnífica gastronomía.

Allí se celebró el Concilio de Aranda, siendo todavía princesa la futura Isabel la Católica. Igualmente, sobre su territorio se trazó el plano de Aranda en 1503, que es el más antiguo de cuantos se conservan en el Archivo Histórico de Simancas. Por tanto, la localidad burgalesa te ofrece un amplio patrimonio artístico, buenos vinos y platos deliciosos. Si te apetece conocer mejor Aranda de Duero, síguenos.

Qué ver en Aranda de Duero

El patrimonio arquitectónico de Aranda incluye edificios religiosos y civiles que abarcan desde la época medieval hasta el presente. Y también cuenta la villa con museos y ancestrales bodegas que puedes visitar.

Iglesia de Santa María la Real

Construida entre los siglos XV y XVI, en su exterior destaca la impresionante portada gótica isabelina obra de Simón de Colonia. Dentro puedes ver un precioso retablo renacentista y la escalera del coro, de estilo mudéjar. Ostenta la categoría de Bien de Interés Cultural.

Iglesia de San Juan

Justamente en ella se celebró el Concilio de Aranda. Es gótica con una torre fortificada y también cuenta con un retablo renacentista. Asimismo, es Bien de Interés Cultural y actualmente sede del Museo de Arte Sacro de la Ribera.

La iglesia de Santa María la Real

Iglesia de Santa María la Real

Otras construcciones religiosas

Junto a las anteriores, destacan en Aranda de Duero otros edificios religiosos. Así, el Santuario de la Virgen de las Viñas, una ermita del siglo XVII que se halla en el parque del mismo nombre y que alberga una imagen de esta virgen, patrona de la ciudad. Por su parte, la iglesia de San Nicolás de Bari destaca por su artesonado mudéjar y su retablo barroco. El Santuario de San Pedro Regalado se halla a las afueras y también puedes visitar la iglesia de San Juan de la Vera Cruz.

Palacio de los Berdugo

El apellido de esta familia aristocrática se escribe con «b» aunque la palabra sea con «v». En cualquier caso, lo importante es que este edificio es una perfecta muestra de la arquitectura civil castellana del siglo XV. Su fachada es de piedra de sillería y en su interior destaca un precioso patio porticado con dobles columnas de madera.

Puentes

La localidad cuenta con dos puentes monumentales. Uno es el de las Tenerías, que también se denomina Puente Romano a pesar de que es medieval. A la misma época pertenece el otro, el puente Conchuela.

Las bodegas, la esencia de Aranda de Duero

Bajo Aranda de Duero hay una auténtica ciudad subterránea conformada por las más de trescientas bodegas que se excavaron entre los siglos XII y XVIII. Este conjunto de bodegas medievales es uno de los mejor conservados del mundo. En la actualidad, puedes visitar unas ciento veinte de ellas, que abarcan casi siete kilómetros de extensión bajo el casco antiguo de la villa.

Bodegas subterráneas de Aranda de Duero

Bodega subterránea

Museo del Ferrocarril

Si te gustan los trenes, en Aranda tienes un precioso Museo del Ferrocarril, con algunas máquinas y vagones antiguos, uniformes, material ferroviario y muchas maquetas. Se encuentra en la antigua estación de Chelva.

Alrededores de Aranda de Duero

En torno a la ciudad tienes una serie de pueblos que merecen tu visita. En Fuentespina tienes la iglesia de San Miguel y la ermita del Padre Eterno, que es Bien de Interés Cultural. Por su parte, Vadocondes presenta un conjunto urbano amurallado que ostenta la categoría de Conjunto Histórico Artístico y cerca de Santa Cruz de la Salceda se halla el yacimiento de Pico Romero, un poblado de la Edad de Bronce.

Finalmente, en Fuentelcésped tienes que ver la iglesia renacentista de San Miguel y la ermita de la Virgen de la Nava, mientras que en La Vid puedes encontrar el Monasterio Premostratense, del siglo XII.

Qué comer en Aranda de Duero

Ya te hemos mencionado la magnífica gastronomía de la villa burgalesa. Después de tantas visitas, te apetecerá disfrutar de una buena comida típica, así que vamos a hablarte de algunos platos.

Además de vides, las tierras de Aranda son ricas en setas y hongos. En la zona se dan la colmenilla, el cardo, los níscalos o las senderillas. En cuanto a la gandería, destaca la ovina. Justamente el plato típico por excelencia de Aranda es el cordero o lechazo asado. Se prepara siempre en una cazuela y se cocina en horno de leña. Igualmente, son típicas las chuletillas asadas sobre brasas de los sarmientos de las vides.

Plato de morcilla de arroz

Morcilla de arroz

Por otra parte, sopas contundentes de la zona son la de ajo y la castellana. Pero otro plato que debes probar es la morcilla de arroz, que se elabora con sangre de cerdo, cebolla, manteca, pimentón y arroz. Cuando se cuecen, el caldo resultante o calducho es usado como base para sopas. Entre los embutidos, también puedes saborear los chorizos botagueños.

Por otra parte, también hay pescados en la gastronomía de Aranda. Son muy populares el congrio a la arandina y el bacalao al ajoarriero. Pero, sobre todo, típicos de la zona son los cangrejos de río, verdaderamente deliciosos.

Puedes acompañar tu comida con torta de Aranda, una forma especial de pan. Y, en cuanto a los postres, tienes un magnífico queso de oveja y dulces como los empiñonados, las rosquillas y las ciegas. Para beber, no hace falta que te recomendemos el vino de la denominación de origen Ribera de Duero.

Cuál es la mejor época para visitar Aranda de Duero

La ciudad presenta un clima mediterráneo con elementos continentales. Los inviernos son bastante fríos, mientras que los veranos son suaves. Respecto a las precipitaciones, son escasas todo el año. Por ello, las mejores épocas para que visites Aranda de Duero son la primavera y el verano.

El Santuario de la Virgen de las Viñas

Santuario de la Virgen de las Viñas

Cómo llegar a Aranda de Duero

Curiosamente, una villa que alberga un museo del ferrocarril no tiene transporte ferroviario directo con las grandes ciudades. Por tanto, la mejor manera de llegar a Aranda de Duero es por carretera. Desde el norte y el sur, puedes hacerlo por la Autovía del Norte Madrid-Irún. En cambio, desde el este y el oeste lo mejor es que utilices la N-122.

Si vienes desde más lejos, también te interesará saber que el aeropuerto más cercano es el de Burgos, que se halla a unos ochenta kilómetros. Pero tiene más tráfico aéreo el de Villanubla, en Valladolid, que está a noventa.

En conclusión, Aranda de Duero tiene mucho que ofrecerte, como has podido ver. Posee un buen patrimonio monumental, magnífica gastronomía y una tradición vinícola inigualable. ¿No te apetece conocer la villa burgalesa?

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*