Castropol, ¿qué ver?

Castropol

Castropol, ¿qué ver? Esta pregunta es habitual entre quienes visitan este concejo de Asturias por vez primera. Y la cuestión tiene sentido porque se trata de uno de esos lugares que no figuran en los circuitos del turismo de masas ni es visitado por miles de personas cada año, aunque sea un maravilloso tesoro escodido.

Ubicación privilegiada a orillas de la ría del Eo, paisajes de ensueño, un casco urbano lleno de monumentos, deliciosa gastronomía y numerosas actividades náuticas de ocio son algunas de las cosas que te ofrece esta preciosa villa del occidente asturiano. Todo ello por no hablarte de su cercanía a Galicia ni de que por ella pasa el Camino de Santiago. Por todo ello, vamos a dar respuesta a la cuestión Castropol, ¿qué ver?

Una naturaleza privilegiada

Playa de Peñarronda

La playa de Peñarronda

Como te decíamos, Castropol se halla sobre un promontorio asomado a la ría del Eo. Frente a él, se encuentra la localidad lucense de Ribadeo, otra maravilla que te aconsejamos visitar. Pero ahora estamos hablándote de Castropol. Desde su puerto pesquero, puedes organizar una ruta en barco que remonte el Eo hasta la zona de San Tirso de Abres.

Por otra parte, tienes varias playas en el concejo, pero dos destacan sobre el resto. Se trata de la de Peñarronda (declarada monumento natural), en la localidad de Barres, que cuenta con unos seiscientos metros y se extiende entre los acantilados de A Robaleira y Punta del Corno, y de la de Arnao, situada en Figueras, con unos cuatrocientos metros de arenal y casi en la desembocadura del Eo. Asimismo, muy cerca de esta última se halla la pequeña cala de San Román.

En cuanto al interior del concejo de Castropol, también te ofrece maravillosos paisajes. A muy pocos kilómetros de la costa, tienes el pico de La Bobia, de más de mil metros de altura. Pero, recorriendo los senderos de la zona, puedes encontrarte con dos sitios maravillosos. Te hablamos del precioso valle de Obanza y de la cascada de Cioyo. Completan las rutas del concejo la llamada de las Minas, que parte de la pedanía de Tol y te lleva a una antigua explotación de hierro, y otras de cicloturismo igualmente muy interesantes.

Por último, formando un triángulo con Castropol y Ribadeo, se encuentra la no menos bonita villa de Figueras, que acabamos de citarte, pertenece al concejo del primero y que también debes visitar porque cuenta con varios monumentos muy bonitos, como veremos.

Monumentos que ver en Castropol

No obstante todo lo que acabamos de explicarte, si por algo destaca Castropol es por su imponente patrimonio monumental, muy superior y variado del que cabría esperar en una villa de apenas tres mil habitantes. Vamos a visitarlo contigo.

Patrimonio religioso de Castropol

Capilla de Santa María del Campo

Capilla de Santa María del Campo, uno de los monumentos que ver en Castropol

Lo primero que debemos aclararte es que la villa asturiana carece de monumentos anteriores al siglo XVI. El motivo es el pavoroso incendio que la asoló la noche del 28 de septiembre de 1587. Poco se salvó, aunque sí una de las construcciones religiosas.

Te hablamos de la capilla de Santa María del Campo, fechada en 1461, aunque fue reformada posteriormente. En su interior, puedes ver un bonito retablo barroco. La encontrarás en el parque Vicente Loriente, junto a la estatua consagrada al marino Fernando Villaamil, héroe de la Guerra de Cuba y natural del concejo.

El otro gran templo de Castropol es la iglesia de Santiago, construida sobre los restos del antiguo hospital de peregrinos y que presenta un estilo barroco popular. Muestra de sus orígenes es la Puerta de los Franceses, datada en el siglo XVI, aunque el templo es del XVIII. Con su fachada blanca, la encontrarás en pleno centro de la villa, junto a la plaza del Cruzadero.

Patrimonio Civil de la villa asturiana

Palacio de las Cuatro Torres

El palacio de las Cuatro Torres

Más importante aún que el patrimonio religioso es el civil en Castropol. El mero hecho de pasear por su puerto y apreciar las maravillosas vistas que te ofrece del atardecer en la ría del Eo, de Ribadeo y de Figueras es espectacular. También caminar por las estrechas calles del pueblo, con sus casas de arquitectura tradicional de los siglos XVIII y XIX, es un verdadero placer. Asimismo, te recomendamos que te acerques al mirador de La Mirandilla, desde el que tienes unas espectaculares vistas de toda la ensenada.

Pero también puedes encontrarte con casas señoriales de la misma época y estilo barroco que muestran los escudos de armas de sus propietarios. Incluso cuenta Castropol con varios palacios. Uno de los más bonitos es el palacio Valledor, cuyo estilo recuerda al de los pazos gallegos y que fue construido en el siglo XVIII siguiendo los cánones del barroco.

También te aconsejamos que veas la Casona de las Cuatro Torres, de factura clásica y líneas geométricas. Pero, sobre todo, el palacio del marqués de Santa Cruz de Marcenado, construido entre los siglos XVII y XVIII igualmente siguiendo el esquema en U de los pazos gallegos. El conjunto, que además tiene capilla y parque, se organiza en torno a un patio central flanqueado por corredores sustentados por columnas y decorados con balaustradas de madera tallada. Destaca igualmente su torre almenada y la puerta de acceso al patio, rematada por un arco de medio punto.

Carácter muy distinto tienen Villa Rosita y la Casona de Sestelo. Esta última es un imponente edificio situado en la pedanía de Presno. Construido en el siglo XIX, está rodeado de una maravillosa vegetación. Asimismo, en Barres tienes las Torres de Donlebún, declaradas monumento histórico artístico y que no son el único monumento vinculado a la familia que le da nombre, como veremos.

Figueras, otra maravilla que ver en el concejo de Castropol

Palacete Peñalba

Palacete Peñalba, una de las joyas de Figueras

Si queremos responderte bien a la pregunta de Castropol, ¿qué ver?, tenemos que dedicar un apartado específico a la preciosa villa de Figueras, que pertenece a su término municipal y se halla frente a aquella, igualmente en la ría del Eo. Te sorprenderá descubrir todo lo que te ofrece esta pequeña localidad pesquera de apenas setecientos habitantes.

Ya solo un paseo por su coqueto puerto o por sus calles estrechas y empinadas es un placer. En estas puedes ver fuentes como las de El Pelamio, Rapalacóis o A Ribeira. Pero más valor aún tienen la Torre del Reloj, actual biblioteca y casa de cultura, y las Escuelas Laicas, ambas de principios del siglo XX, igual que el Pósito de Pescadores.

En cuanto al patrimonio religioso, destacan la iglesia de Santiago Apóstol, construida en el siglo XVII, y la ermita de la Atalaya, del XIX. Por otra parte, en Arroxo tienes los restos de un pequeño fuerte defensivo del siglo XVII. Pero dos monumentos destacan sobre los demás en Figueras.

El primero es el imponente palacio de los Pardo Donlebún, con su impresionante torre central fechada en el XVI y sus dos cuerpos simétricos. Declarado bien de interés cultural, fue edificado por don Sancho Pardo Donlebún, de la misma familia propietaria de las torres que antes mencionábamos en Barres, quien participó en la expedición de la Armada Invencible. Está rodeado por un muro y, ya en el siglo XX, se construyeron dos torres de acceso al recinto que son idénticas a las del Quart, en Valencia.

Y el segundo es el Palacete Peñalba, también llamado Chalet de Doña Socorro, que actualmente es un hotel. Fue construido en 1912 por el arquitecto J. Arbéx, discípulo de Antonio Gaudí. Aunque presenta rasgos de art decó, es una de las mejores muestras de arquitectura indiana de principios del siglo XX que puedes ver en Asturias.

Con planta rectangular disimulada por tres torres circulares, una terminada en cúpula, sus terrazas y miradores se abren mediante arcos hiperbólicos a los jardines. Estos son de estilo inglés, cuentan con 18 000 metros cuadrados y fueron diseñados por el jardinero de la Casa Real. El interior se organiza en torno a un patio central y está decorado con motivos vegetales y vidrieras.

Fiestas de Castropol

Alfombra floral

Una alfombra floral en el Corpus Christi de Castropol

Por último, no queremos marcharnos de Castropol sin hablarte especialmente de una de sus festividades más especiales. Es cierto que son bonitos los festejos de Semana Santa, de Santiago Apóstol y de San Roque. Incluso más interesante es el del Corpus Christi, declarado de interés turístico regional porque la villa queda sembrada por preciosas alfombras florales.

Sin embargo, la fiesta a la que nos referíamos es la del Carmen en Figueras. Porque, además de otras muchas actividades, se realiza una maravillosa procesión marinera que recorre las tres villas de la ría: la propia Figueras, Castropol y Ribadeo. Finalmente, se entona la Salve Marinera y se devuelve la imagen a la iglesia.

En conclusión, esperamos haberte respondido a la pregunta Castropol, ¿qué ver? Como has podido apreciar, esta preciosa localidad del occidente de Asturias cuenta con paisajes de ensueño, magníficas playas y muchos monumentos. Incluso tiene su propio tesoro arqueológico marino en los llamados Cañones del Eo. Ya solo nos resta decirte que, para terminar tu visita a esta zona, pruebes su exquisita gastronomía. Especialmente aconsejables en este sentido son platos como las fabas con almejas, la empanada de arenques, las cazuelas de merluza o el arroz con leche. Sin embargo, el producto estrella de la zona es la ostra criada en la propia ría del Eo. ¿No te parece todo lo que te hemos explicado razón suficiente para visitar Castropol y sus alrededores?

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*