Cerca de la ciudad de Parbat, en el corazón de Nepal se encuentra una auténtica prueba para los que odian las alturas: el Puente Colgante de Kusma Gyadi (en nepalí, Kushma-Katuwachaupari), que se levanta a lo largo de 345 metros suspendido sobre el vacío