Costumbres de Italia

Las costumbres de Italia son las propias de un país de raíces grecolatinas, las mismas que han configurado a lo largo de los siglos las tradiciones españolas. Por tanto, no son muy diferentes de las nuestras, al menos en lo que respecta a las más importantes y ancestrales.

Sin embargo, a pesar de lo que acabamos de decirte, las costumbres de Italia presentan singularidades que las distinguen de las habituales en otras naciones cuya cultura también posee sustrato latino. Nada tienen que ver, por ejemplo, las tradiciones gastronómicas francesas (aquí te dejamos un artículo sobre ellas) o portuguesas con las del país transalpino. Por ello, vamos a hablarte de algunas de las más peculiares costumbres italianas.

De la expresividad a la tradición religiosa

Lo primero que debemos decirte respecto a las costumbres de Italia es que vamos a hablarte de un país que, como todos, es plural. Lo mismo que se diferencian las tradiciones andaluzas de las gallegas, lo hacen las sicilianas de las piamontesas. No obstante, asimismo igual que en todas las naciones, el sustrato cultural común da lugar a costumbres que comparten todos los italianos. Vamos a verlas.

La expresividad, genuinamente italiana

Expresividad

La expresividad, una costumbre en Italia

Una de las cosas que más te sorprenderá cuando viajes a Italia es la forma de comunicarse de sus habitantes. Desde los más norteños hasta los que viven en el extremo sur son enormemente expresivos, hasta el punto de que, a veces, parecen estar discutiendo.

Aunque suene a tópico, es cierto, no se trata solo de un clásico de las películas. Los italianos se expresan con todas las partes de su cuerpo. Gesticulan con las manos de manera excesiva, hablan en tono elevado e incluso, a veces, acompañan sus gestos con otros movimientos. En definitiva, para los transalpinos la comunicación no verbal es igual o más importante que las palabras.

La comida, un ritual entre las costumbres de Italia

Mesa con comida

Una mesa preparada para comer

Son muchas las costumbres italianas relacionadas con el mundo de la comida. Tienen que ver tanto con los platos de los que disfrutan sus habitantes como con tradiciones ancestrales que te pueden dar un disgusto si no las conoces. Vamos a hablarte de ellas.

Debes saber que, si visitas a un italiano en su casa, la comida es una obligación. Siempre te ofrecerá algo de comer y beber. Incluso te pedirá que te quedes a almorzar o cenar con él. Podríamos decirte que la comida es todo un ritual para los italianos. Más que alimentarse, para ellos es un acto social.

Para asistir a una comida en el país, debes conocer algunas cosas. Normalmente, lo primero que verás en la mesa es el antipasto. Con este nombre se denominan todo tipo de entrantes que, como su propio nombre indica, nunca se componen de pasta. Pueden ser embutidos o mariscos. Pero son más típicos, por ejemplo, la caponata, un guiso típico de Sicilia; la fritatta, una especie de tortilla rellena; el frico, un crujiente de queso propio de Friuli, o el supplì romano, que viene a ser una croqueta de arroz.

Tras el antipasto, te servirán el primer plato y luego un segundo. Uno de estos puede ser spaguetti y no se te ocurra cortarlos o comerlos con cuchara. Para los italianos es un sacrilegio. Finalmente, la comida terminará con il dolce. Sin embargo, el verdadero final será el café, inevitable en Italia y respecto al que también debes saber algunas cosas.

Algo que no debes hacer, sobre todo en zonas como la Toscana, es pedir simplemente un café. Te mirarán como a un extraterrestre. Pide un expresso machiatto o cortado, uno ristretto o corto de café o uno doble o doppio. No obstante, más típico es el capuchino, que lleva café, leche caliente y espuma de leche a partes iguales.

Finalmente, en este largo epígrafe dedicado a la comida en Italia, te diremos que, para un transalpino, su madre y su abuela son las mejores cocineras del mundo. Para ellos, la mamma y la nonna cocinan mejor que nadie y no se te ocurra ponerlo en cuestión. No en balde, para un italiano su familia es sagrada.

La religiosidad, consustancial a los italianos

Evento católico

Un evento católico

Otro rasgo característico de los transalpinos es su profunda religiosidad. Pese a que, según las estadísticas, apenas un 30 % de los italianos se confiesa católico practicante, la tradición religiosa es muy importante para ellos y es imprescindible que lo respetes. De hecho, es significativo que, en cambio, casi el 90 % de la población se declare creyente.

No es casualidad que en Italia se encuentre el Vaticano (aquí te dejamos un artículo sobre este país), sede de la religión católica. Por tanto, en el país transalpino son numerosas las bodas y bautizos religiosos, así como otras ceremonias como festividades y procesiones en honor a santos. Además, como todo lo que hacen, los italianos viven con pasión su fervor religioso.

Conducir, una asignatura pendiente

El tráfico en Roma

Coches circulando por Roma

Lo que vamos a decirte podrá sonarte a tópico y, además, a generalización. Sin embargo, creerlo puede salvarte la vida. Porque en líneas generales, los italianos son pésimos conductores. O, por mejor decir, muy poco respetuosos con las normas de tráfico.

En las grandes ciudades del país los coches se saltan los semáforos en rojo, adelantan indebidamente y cada uno circula por donde quiere. Las calles parecen auténticos circuitos de competición automovilística. Pero, sobre todo, no se te ocurra cruzar por un paso de peatones creyendo que los vehículos van a parar. Nunca lo hacen.

La ropa, a vueltas con la moda

Desfile de moda

Un desfile de moda

Se ha hecho popular la identificación de Italia con la moda. Es cierto que algunos de los grandes diseñadores han sido transalpinos, pero no es tan importante para el común de los italianos vestirse con arreglo a las últimas tendencias.

Sin embargo, es verdad que, en líneas generales, les preocupa mucho su aspecto. No los verás desarreglados ni siquiera en un supermercado o en el gimnasio. Son muy cuidadosos con su bella presenza (buena presencia) y esto incluye, no solo la ropa, sino también el peinado y los complementos.

La ópera, una genuina costumbre italiana

Una ópera

Una representación de ‘Aída’ de Verdi

En líneas generales, los italianos son grandes melómanos. Y, entre todos los géneros musicales, la ópera les fascina. No es casualidad, ya que este tipo de composiciones nació en el país transalpino.

La primera creación que puede considerarse una ópera fue Dafne, de Jacopo Peri, quien la escribió en 1537. Sin embargo, sería en el siglo XIX cuando el género alcanzase grandes cotas de popularidad con autores como Gioachino Rossini, Francesco Bellini y, sobre todo, Giuseppe Verdi.

A este último se debe la popularización de la ópera. Los italianos convirtieron sus obras en símbolo de la unificación del país y, con ello, se hicieron enormemente populares. Desde entonces, ha sido una pasión para los italianos solo comparable a la que sienten por el fútbol, otra de las grandes costumbres de Italia, aunque esta es común a otros muchos países.

Protestar, consustancial al carácter italiano

Protesta

Una protesta en la calle

Otra cosa que te sorprenderá si viajas a Italia es que sus habitantes se pasan el tiempo protestando por todo. Algo que, además, se ve acentuado por su temperamento pasional. Da igual que sea porque ha llegado tarde el transporte público que esperaban, porque el Gobierno les roba o, justamente, porque su equipo de fútbol va mal, los transalpinos siempre tienen alguna queja.

Sin embargo, son tan aficionados a protestar como celosos de su tierra. Quiere esto decir que tú no debes quejarte sobre Italia. Si lo haces, se volverán los más nacionalistas del mundo y afearán tu conducta. Solo ellos pueden criticar a su país.

Expresiones y frases hechas

Aperitivo

Un aperitivo

Terminamos este recorrido por las costumbres de Italia hablándote de algunas expresiones comunes a todo el país que equivalen a nuestras frases hechas. Aunque pertenecen al lenguaje coloquial, si las utilizas, quedarás como todo un verdadero italiano.

Por ejemplo, a quattr’occhi significa a cuatro ojos, pero se utiliza para decir que un asunto debe ser resuelto por dos personas, sin que intervenga nadie más. Para mandar a alguien que se calle, dicen aqua in bocca. Por su parte, la expresión ligarsila al dito se traduce como atársela al dedo, pero significa que una persona recuerda el daño que le han hecho para vengarse más adelante. Si se dice cadere della padella alla brace significa caer de la sartén a la brasa, pero quiere indicar que se ha pasado de una situación mala a otra peor. Vendría a ser como nuestro pasar de Guatemala a «guatepeor». Finalmente, si dicen que una persona es brutta come i sette peccati capitali están indicando que es fea como los siete pecados capitales, que equivaldría a nuestro fea de narices.

En conclusión, te hemos mostrado algunas de las más importantes costumbres de Italia. Lógicamente, no puedes olvidar que se trata de todo un país con diferentes tradiciones regionales, pero todas las que te hemos mencionado podrás encontrarlas desde el norte hasta el sur y desde el este al oeste. Y aún hemos dejado otras costumbres como el hábito de presentar a una persona con el título universitario que posee (por ejemplo, el abogado Buscetti) o su afición por el aperitivo.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*