Esquiar en Andorra

Esquiador

Un esquiador

Gran número de personas viajan todos los años para esquiar en Andorra. La privilegiada situación de este pequeño estado en los montes Pirineos y con una altitud media de casi dos mil metros lo convierte en un destino perfecto para todo tipo de deportes de invierno como el snowboard, el descenso en trineo o el propio esquí en todas sus variantes.

Si a ello sumamos una naturaleza maravillosa, un buen patrimonio de monumentos románicos y un arquitectura que ha sabido conservar lo tradicional, tenemos un destino perfecto para disfrutar de unos días de vacaciones. Además de esquiar en Andorra, también puedes aprovechar tu visita para hacer compras de productos que son más económicos en el pequeño Principado. En cualquier caso, vamos a centrarnos en explicarte dónde puedes hacer tu deporte favorito.

Tres estaciones para esquiar en Andorra

Un manto blanco cubre todo el Principado de Andorra en invierno. Ello se traduce en más de trescientos kilómetros de pistas de esquí repartidas en tres estaciones que cuentan con todos los servicios adicionales como alojamientos, restaurantes y puntos donde aparcar tu vehículo. Vamos a conocerlas.

Estación de Grandvalira

Grandvalira

Grandvalira

Es la más grande del pequeño estado y también de toda la Península Ibérica. La encontrarás en las montañas que conforman el valle del río Valira y cuenta con 138 pistas que conjuntamente poseen una extensión de 210 kilómetros. Está dividida en siete sectores: Soldeu, Canillo, Pas de la Casa, Encamp, Peretol, El Tarter y Grau Roig.

Completan la estación varios hoteles y restaurantes, guarderías y rutas para niños, una central de reservas y un punto de alquiler de material. Su temporada comienza a principios de diciembre y termina, normalmente, a mitad de abril. No obstante, si la climatología lo permite, permanece abierta hasta mayo.

Aprovecha tu visita a Grandvalira para conocer la iglesia románica de Sant Joan de Caselles, el santuario de Nuestra Señora de Meritxell, patrona de Andorra y los grabados rupestres de la Edad del Bronce ubicados en el Roc de les Bruixes.

Vallnord-Pal Arinsal

Más pequeña que la anterior, cuenta con 63 kilómetros de pistas que te permitirán practicar no solo las diferentes variantes de esquí, sino también snowboard y otros deportes de nieve. La hallarás en el valle de La Massana y está dividida en dos sectores: Pal y Arinsal, que está conectadas por un teleférico desde el cual verás maravillosos paisajes de los Pirineos.

Estación de Vallnord

Vallnord-Pal Arinsal

También te ofrece hoteles, restaurantes y zonas infantiles. Además, si viajas con personas que no saben esquiar, brinda un amplio programa de actividades para estas. Por ejemplo, motos de nieve o rutas de senderismo.

La estación permanece abierta todo el año. Desde diciembre hasta abril para esquiar y desde mayo hasta octubre para que realices otros deportes de montaña al tiempo que visitas lugares interesantes de La Massana como la iglesia románica de San Clemente o el Museo Etnográfico Casa Rull.

Ordino Arcalís

Con sus 30,5 kilómetros de pistas, es la estación más pequeña para esquiar en Andorra. Sin embargo, su orientación al norte proporciona una excelente calidad de la nieve. Además, organiza cada año competiciones internacionales de esquí fuera de pista, lo cual le ha dado fama en toda Europa.

La estación abre al público en diciembre y cierra sus instalaciones a finales de abril. Asimismo, como las anteriores, te ofrece alojamientos y restaurantes con todas las comodidades.

También puedes aprovechar tu visita a Ordino para conocer la iglesia románica de San Martín de la Cortinada, la capilla barroca de Casa Rosell y el curioso Museo Casa de Areny-Plandolit, donde verás cómo era la vida de una familia aristocrática de la zona en el siglo XIX y unos preciosos jardines.

Estación de Ordino Arcalís

Ordino Arcalís

Otras zonas para esquiar en Andorra

Junto a estas tres estaciones, el pequeño estado peninsular cuenta con otras dos áreas para la práctica del esquí. El campo de nieve de La Rabassa se halla en el ecoparque de Naturlandia y está destinado al esquí de fondo y el paseo con raquetas. Para ello, pone a tu disposición un total de 15 kilómetros de pistas.

Por su parte, El Cannaro es una zona con pistas para debutantes. Junto a ellas, cuenta con una escuela de esquí y snowboard. Además, si no quieres esquiar, también tiene restaurantes y bares con terraza así como un hotel.

¿Cuáles son los mejores meses para esquiar en Andorra?

El clima en Andorra es de tipo mediterráneo montañoso. Por eso, los inviernos son fríos, con temperaturas que fácilmente bajan de los cero grados. También son muy frecuentes las precipitaciones en forma de nieve, lo cual siempre es beneficioso para que las estaciones de esquí tengan buenas condiciones.

Por todo ello, el mejor mes para esquiar en Andorra es febrero. La nieve es abundante y de mejor calidad. También puedes ir a finales de enero. No obstante, ten presente que estas fechas son consideradas la temporada alta en la zona y por ello los precios pueden ser algo más caros.

Cómo llegar a Andorra

Puesto que vas a ir a Andorra para esquiar, tendrás que llevar tu equipo y la mejor manera de hacerlo es en tu coche particular. La carretera de acceso desde España es la N-145, que entra en el pequeño estado por el sur.
Después, en Andorra la Vieja, la CG-3 te llevará tanto a Vallnord como a Ordino. En cambio, para llegar a Grandvalira deberás seguir la carretera CG-2.

Vista de Andorra la Vieja

Andorra la Vieja

Por otra parte, el estado pirenaico carece de aeropuerto y de estación de ferrocarril. Por ello, la otra opción para ir a esquiar a Andorra es el autobús. Tienes líneas regulares desde todas las capitales catalanas y también desde otras ciudades. Llegan a la capital andorrana, lo cual significa que posteriormente tendrás que desplazarte a las estaciones de esquí.

No obstante, estas también se hallan conectadas con Andorra la Vieja por diferentes líneas de autobús, algunas de las cuales son gratuitas. Además, desde La Massana tienes el teleférico del que ya te hemos hablado y que te lleva hasta Pal Arinsal.

En conclusión, esquiar en Andorra es realmente maravilloso. El pequeño estado pirenaico tiene todas las cualidades para hacerlo: tres magníficas estaciones, nieve en abundancia y de calidad y unas excelentes infraestructuras tanto de alojamiento como de restauración. Si te gusta esquiar, no dudes en viajar a Andorra.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*