Guadalest

Guadalest es uno de los pueblos más singulares y bonitos de la provincia de Alicante. Se halla en la comarca de la Marina Baja, cuya capital es Villajoyosa, pero carece de litoral. Muy al contrario, se encuentra sobre un cerro y rodeado de las alturas más importantes de la zona como la sierra de Aitana o la de la Xortà.

Declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1974, Guadalest también forma parte de la red de Los pueblos más bonitos de España. Dominado por su impresionante castillo, pasear por sus calles estrechas de casa blancas y visitar sus museos te proporcionará una experiencia única. Si quieres conocer mejor El Castell de Guadalest, como se llama realmente esta población, te animamos a seguir leyendo.

Qué ver en Guadalest

Aparte de disfrutar de las impresionantes vistas que te ofrecen sus miradores, en Guadalest tienes un interesante patrimonio monumental y la posibilidad de hacer otras actividades. Vamos a mostrarte qué ver en la villa alicantina.

El castillo de Guadalest

También llamado castillo de San José, es una antigua fortaleza musulmana del siglo XI. Encaramado en la parte más alta del pueblo, tuvo gran importancia estratégica durante el Medievo. Sin embargo, dos terremotos y conflictos como la Guerra de la Independencia provocaron su estado actual, casi en ruinas. No obstante, todavía puedes visitar sus restos.

La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

Construida en el siglo XVIII siguiendo los cánones del barroco, también sufrió daños que obligaron a restaurarla en 1962 eliminando su cúpula y su crucero. En su interior destacan un precioso retablo creado por el ebanista José María Moya y el pintor David Pastor. Como el nombre de la iglesia te indica, representa la Anunciación y la vida de Jesucristo.

El castillo de Guadalest

Castillo de Guadalest

La casa de Orduña

Es la principal edificación nobiliaria de Guadalest. Fue construida tras el terremoto de 1644 y recibe su nombre de la familia Orduña, que gobernó la localidad durante trescientos años. Actualmente es sede de un museo municipal que expone mobiliario del siglo XIX, pinturas del XVIII, colecciones de cerámica, mapas, fotografías de época y otras muchas cosas.

La prisión

Curiosamente, en los bajos del Ayuntamiento de Guadalest también puedes visitar una antigua prisión del siglo XII que nos lleva a hablarte de los museos de la localidad porque hay uno dedicado, precisamente, a los instrumentos de tortura medievales.

Los museos de Guadalest

Junto a la enorme belleza de este pueblo alicantino, te sorprenderá la cantidad de museos curiosos que ofrece al visitante. Ya te hemos mencionado el Histórico Medieval, con sus inquietantes objetos de tortura y también el de la Casa Orduña. Pero hay otros aún más sorprendentes.

Es el caso del museo Microgigante, en el que puedes ver miniaturas increíbles. Por ejemplo, ‘Los fusilamientos del dos de mayo’ de Goya en un grano de arroz, una plaza de toros construida en la cabeza de un alfiler o la Estatua de la Libertad dentro del ojo de una aguja. Todas son creaciones del artista Manuel Ussá, considerado uno de los mejores microminiaturistas del mundo.

No menos curioso es el museo Belén y Casitas de Muñecas en el que puedes ver numerosos juguetes antiguos y un belén ecológico. Y otro tanto puede decirse del museo de saleros y pimenteros, que contiene más de veinte mil piezas, algunas de las cuales son de hace 1800 años.

Por otra parte, igualmente bonito es el museo Etnográfico, que recrea la vida de los habitantes del valle de Guadalest en el pasado. Trajes típicos, muebles y utensilios de uso diario conforman los objetos que se exponen en este lugar.

Casa Orduña

Interior de la casa Orduña

Finalmente, el museo Colección de Vehículos Históricos te muestra 140 motocicletas y coches antiguos en una preciosa sala. Asimismo, encontrarás aquí otras muchas piezas del pasado tales como máquinas de coser, teléfonos, radios e incluso cafeteras.

Qué hacer en la villa alicantina

Además de visitar sus monumentos y museos, la villa alicantina es un lugar perfecto para el senderismo. Varias rutas parten de sus calles. Por ejemplo, la que llega hasta la cumbre de Xortà pasando por el cerro de los Parados. O también la que lleva hasta Castell de Castells.

Ambos recorridos comparten itinerario hasta la loma del Blocón, pero después uno sigue hasta la fuente del Tejo, mientras que el otro llega al citado Castell de Castells, donde puedes ver la Zona dels Arcs y las pinturas rupestres de Pla de Petracos.

Qué comer en Guadalest

Después de estas intensas rutas de senderismo, se te habrá abierto el apetito. En la villa de la Comunidad Valenciana tienes restaurantes que te ofrecen sus platos típicos.

Algunos de ellos son el arroz con nabos y alubias, los pimientos rellenos, el conejo al ali oli y las verduras al horno. Más contundente es la olleta de blat, que lleva trigo, carne de cerdo, patatas, cebollas, tomate, cardos y alubias, todo ello guisado en una olla tradicional.

Por su parte, el mincho es una suerte de pizza que lleva verduras, pescado y encurtidos, mientras que las pelotas de maíz se parecen a las albóndigas, aunque no llevan carne sino patatas cocidas, pan y huevos.

Vista de Guadalest

Guadalest

Cómo llegar a localidad

Aunque hay una línea de autobuses que llega hasta la villa alicantina, la mejor forma de llegar a ella es en coche. Si viajas desde Benidorm o desde Alcoy y Cocentaina, la carretera que debes tomar es la CV-70. En cambio, si viajas desde Altea, la mejor ruta es la CV-755.

Cuál es la mejor época para visitar Guadalest

La zona de Guadalest presenta un clima de tipo mediterráneo, con inviernos suaves y veranos calurosos. Sin embargo, al hallarse la localidad a una altura de casi seiscientos metros y rodeada de montañas, la climatología es un poco diferente. Así, sus inviernos son más fríos y los veranos más agradables en cuanto al calor.

Por todo ello, la mejor época para que visites Guadalest es el verano. Además, a mediados de agosto se celebran sus fiestas patronales en honor a la Virgen de la Asunción, con lo cual el pueblo está aún más animado.

En conclusión, Guadalest tiene mucho que ofrecerte. Es una preciosa localidad encaramada a un risco y dominada por su castillo y cuenta con museos muy curiosos y paisajes espectaculares. Si a todo ello le añades una exquisita gastronomía, tienes todos los elementos para que tu visita sea maravillosa.

 

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)