Isla del Coco

Isla del Coco

Seguramente, habrás oído hablar de isla del Coco al informarte sobre viajes a Costa Rica. Sin embargo, este maravilloso espacio natural se encuentra apartado del territorio continental de ese país, concretamente, a unos quinientos treinta kilómetros de sus costas.

Además, isla del Coco está al margen de los tradicionales circuitos turísticos que visitan la nación de la «Pura Vida», eslogan que ha hecho fortuna en todo el mundo. No en balde, es un parque nacional declarado Patrimonio de la Humanidad en el que no encontrarás hoteles ni otras instalaciones vacacionales. Sin embargo, bajo ciertas condiciones, puedes visitarla y disfrutar de sus impresionantes paisajes. Por ello, vamos a explicarte todo lo que necesitas saber acerca de isla del Coco.

Un poco de historia

Playa Chatam

Playa Chatam, en isla del Coco

Este precioso enclave natural fue descubierto en 1526 por el marino español Juan Cabezas. Sin embargo, no aparece registrada en un mapa hasta quince años más tarde. Ya desde aquellos primeros tiempos sirvió como refugio para los piratas que asolaban las costas del Pacífico. Esto ha dado lugar a numerosas leyendas e historias curiosas.

Se dice que en ella se ocultaron míticos corsarios como Henry Morgan o William Thompson. Pero, sobre todo, que allí escondieron sus tesoros William Davies o «Espada Sangrienta» Bonito. Y algo de verdad debe haber en todo esto. Porque, ya en 1889, se instaló en la isla el alemán August Gissler, quien llegaría a ejercer como teniente general de la misma.

Pero, sobre todo, dedicó dieciocho años de su vida a buscar en sus suelos los tesoros ocultos. Nunca los encontró, pero tuvo más suerte, según la leyenda, otro buscador. Se llamaba John Keating y era un acaudalado empresario. Nadie sabía el origen de su fortuna hasta que, ya en su lecho de muerte, él mismo confesó que procedía del hallazgo de uno de los tesoros de isla del Coco. En su caso, habría terminado en ella tras un naufragio y, al parecer, tuvo más suerte que Gissler.

Y también que otros muchos. Porque se han contabilizado hasta quinientas expediciones que llegaron a la isla en busca de sus supuestas riquezas sin encontrarlas. En cualquier caso, actualmente, isla del Coco es hoy, como te decíamos, uno de los muchos parques nacionales de Costa Rica. Y también zona húmeda de importancia internacional por la Convención de Ramsar.

Todo esto te dará idea de la enorme importancia medioambiental de este sitio. Pero, más adelante profundizaremos sobre ello. Ahora vamos a mostrarte cómo llegar.

Dónde está isla del Coco y cómo llegar

Islote Manuelita

El islote Manuelita, junto a isla del Coco

Isla del Coco se encuentra en pleno Océano Pacífico, a unas treinta y seis horas de viaje desde la Costa Rica continental. En concreto, se halla a la altura de la península de Nicoya, otra maravilla natural llena de espacios protegidos de la que te hablaremos. Al igual que una parte de esta, pertenece a la provincia de Puntarenas.

Justamente, su capital, del mismo nombre, es la base de la que parten las embarcaciones que llegan hasta la isla, que tiene una superficie de apenas veinticuatro kilómetros cuadrados. En su parte norte se halla la preciosa bahía Wafer, donde están las viviendas de los guardas del parque natural.

Justamente, esta es una de las zonas más bonitas de la isla. Pero, si la visitas, también debes ver otras como playa Chatam o, ya en el mar, los llamados Moais, un conjunto de riscos que se elevan del agua, y el islote Manuelita, mucho más grande. Pero, en general, cualquier sitio de la isla te ofrece un paisaje maravilloso. No podemos dejar de mencionarte sus numerosas cascadas y el denominado bosque nuboso.

En fin, más curiosas son las inscripciones hechas por piratas y el puente sobre el río Genio, diseñado por el artista costarricense Pancho y edificado con desechos del mar. Pero, sobre todo, tenemos que hablarte de su flora y su fauna.

La flora y la fauna de Isla del Coco

Bosque Nuboso

Bosque nuboso, una de las maravillas de isla del Coco

El islote tiene un enorme número de especies endémicas, es decir, que solo se encuentran en él. Pero, sobre todo, destaca por su variedad biológica. En cuanto a la flora, se han catalogado 235 tipos de plantas de las cuales, 70 son, justamente, endémicas. Y, respecto a la fauna, cuenta con una enorme cantidad de insectos, aves e incluso lagartijas y arañas, muchos de los cuales también son únicos en ella.

Pero, si importante es su población terrestre, quizá más aún lo sea la marina. Uno de los principales motivos por los que llegan a la isla visitantes de todo el mundo es su maravillosa vida bajo el mar. Entre las especies que puedes ver practicando el buceo están los tiburones martillo o ballena, las mantas raya gigantes o los delfines.

Pero también encontrarás casi cien especies de moluscos y unas sesenta de crustáceos. Asimismo, abundan las cuevas y las formaciones de coral que poseen enorme belleza. Las épocas más recomendables para que hagas submarinismo en la zona son entre enero y marzo y de septiembre a octubre. Domina el tiempo soleado y las aguas están más claras.

En definitiva, isla del Coco es un lugar maravilloso que te ofrece paisajes espectaculares y que constituye una extraordinaria reserva natural que debemos proteger. Pero, si la visitas, también hay otros muchos sitios que puedes ver. Vamos a mostrarte algunos de ellos.

Península de Nicoya

Las Baulas

Parque marino de Las Baulas, en la península de Nicoya

Esta otra maravilla de la naturaleza se encuentra justo frente a la isla del Coco. De hecho, parte de ella pertenece a la provincia de Puntarenas, de cuya capital, como te decíamos, parten los barcos hacia el islote. Es un amplio territorio de más de cinco mil kilómetros cuadrados en el que abunda la exuberante vegetación tropical.

Por si todo ello fuera poco, en esta península encontrarás playas impresionantes, cabos y golfos, bahías con grandes acantilados y ríos caudalosos. Pero, sobre todo, verás parques nacionales como los de Barra Honda, Diría o el marítimo de Las Baulas.

El primero de ellos, de casi tres mil trescientas hectáreas, destaca por su sistema de cavernas, algunas de las cuales todavía no ha sido exploradas. De hecho, solo podrás visitar dos: La Cuevita y la Terciopelo. Respecto a su vegetación, es un bosque tropical seco. En cambio, el de Diriá, con una superficie de casi veintiocho kilómetros cuadrados, combina zonas igualmente secas con otras húmedas.

Finalmente, el de Las baulas engloba sitios tan impresionantes como las playas de Carbón, Ventanas y Langosta; manglares como los de San Francisco y Tamarindos o cerros como los Moro y Hermoso. No obstante, su mayor valor ecológico reside en que es lugar de anidamiento de la tortuga baula, que se considera la más grande del mundo y que está en peligro de extinción.

A su vez, toda la península de Nicoya se divide en reservas biológicas y refugios silvestres. Entre las primeras, están las de Cabo Blanco, Nicolás Wessberg o Mata Redonda. Y, respecto a las segundas, los refugios de Curú, Werner Sauter u Ostional.

Localidades vinculadas a isla del Coco

Tamarindo

Bahía de Tamarindo

Pero también puedes visitar bonitas localidades de Costa Rica relacionadas con esta isla. Algunas son pequeñas poblaciones como la preciosa Tamarindo o Puerto Cortés. En otros casos, se trata de poblaciones un poco más grandes como la propia Nicoya, Santa Cruz, Cañas, Jacó o Quepos. Y otras veces son auténticas ciudades como las que vamos a mostrarte y que, además, son las respectivas capitales de las provincias de Puntarenas y de Guanacaste.

Liberia

Catedral de Liberia

Catedral de la inmaculada Concepción, en Liberia

Capital de esta última provincia, es una localidad de casi setenta mil habitantes. De hecho, antiguamente se llamaba Guanacaste. Está a casi doscientos veinte kilómetros al noroeste de San José y posee el segundo aeropuerto internacional de la nación. Por tanto, es muy probable que llegues a él en tu viaje a isla del Coco.

Esto la ha convertido en una de las ciudades del país más visitadas por el turismo. En ella, tienes un bonito patrimonio de casas coloniales. Pero, sobre todo, te aconsejamos que visites su imponente catedral de la Inmaculada Concepción, de líneas modernas, aunque colosales.

También debes ver la ermita de la Agonía, que fue la primera construida en la localidad y que alberga un museo de arte religioso. Pero, sobre todo, no dejes de pasear por la calle Real, con sus mosaicos, que conforma todo un recorrido por la historia.

Puntarenas

Casa colonial en Puntarenas

Casa Fait, de estilo colonial, en Puntarenas

También debes pasar por esta ciudad, capital de la provincia homónima, porque de ella salen los barcos a isla del Coco. Es algo más pequeña que la anterior, pues tiene en torno a cuarenta mil habitantes, pero igual de bonita. Asimismo, está muy preparada para el turismo. Justamente, en el paseo de los Turistas hay numerosos hoteles y restaurantes.

Pero, además, tienes muchos lugares de interés en Puntarenas. Uno de sus más bonitos monumentos es la catedral de Nuestra Señora del Carmen, con su peculiar fachada de piedra vista, que fue edificada en 1902. También tienen valor artístico la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, los edificios de la capitanía y la antigua aduana del puerto, así como la Casa de Cultura, que alberga el Museo Histórico.

Por otra parte, no dejes de pasear por la calle Comercio, centro neurálgico de la ciudad e igualmente con casas coloniales, y las plazas de los Caites y los Baños. En esta última, además, puedes ver el curioso auditorio musical de la Concha Acústica. Y, finalmente, visita el Parque Marino del Pacífico, un acuario que organiza actividades lúdicas para niños.

En conclusión, te hemos explicado todo lo que necesitas saber acerca de isla del Coco. Anímate a viajar hasta ella. Pero, sobre todo, descubre Costa Rica, la tierra de la «Pura Vida», que desborda belleza, historia y amabilidad de sus habitantes a partes iguales.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*