Las Hurdes

Vista de Las Hurdes

Las Hurdes

Las Hurdes se encuentran al norte de la provincia de Cáceres, lindando con la de Salamanca. Es una comarca dotada de una singular belleza natural que, justamente a causa de su orografía, ha vivido casi aislada durante siglos. No obstante, nuevas comunicaciones la han integrado en los circuitos turísticos con gran éxito precisamente por sus maravillosos paisajes y su peculiar idiosincrasia.

Rodeada por las sierras de Gata y de Francia, así como por la comarca de Tierras de Granadilla, Las Hurdes tiene mucho que ofrecerte. Si te apetece conocer mejor esta zona de Extremadura, te invitamos a seguirnos en nuestro viaje.

Qué ver en Las Hurdes

Si por algo destaca esta comarca es, como te decíamos, por la imponente belleza de sus áreas naturales. Puedes conocerlas haciendo magníficas rutas de senderismo y, entre ellas, destacan las siguientes.

Meandros

Algunos de los ríos que atraviesan Las Hurdes forman caprichosos y espectaculares meandros. Por ejemplo, si subes hasta el mirador del Gasco puedes ver los sinuosos que ha creado el río Malvellido. Igualmente, si te acercas al mirador de La Antigua, próximo al pueblo de Ríomalo de Abajo, tienes el meandro Melero, con fama de ser uno de los más bonitos de España.

Volcán del Gasco

Se trata de uno de los lugares más curiosos de Las Hurdes. Es un cráter que, durante mucho tiempo, se creyó originado por actividad volcánica. Sin embargo, investigaciones posteriores han señalado que se debió a la caída de un meteorito. Actualmente, es Bien de Interés Científico y se halla en un entorno de gran belleza, con encinas y madroñeras.

El meandro Melero

Meandro Melero

Charco de la Olla

También abundan en Las Hurdes las piscinas naturales, donde puedes darte un baño al tiempo que disfrutas de espectaculares vistas. Es el caso del Charco de la Olla, cerca del pueblo de Ladrillar, y de la piscina de Las Mestas, próxima al anterior.

Chorro de la Meancera

Partiendo del ya citado río Malvellido y siguiendo por huertas y cerezales, puedes llegar hasta el Chorro de la Meancera, una espectacular caída de agua en la zona del arroyo del mismo nombre. Muy parecido e igualmente precioso es el Chorrituelo de Ovejuela, que cae en una maravillosa piscina natural.

Petroglifos

Otra curiosidad de Las Hurdes es la existencia en varias de las zonas de la comarca de petroglifos, dibujos simbólicos realizados sobre las rocas durante el Neolítico. Algunos de los yacimientos más importantes son el de Las Erías, el de El Riscal, el de El Tesito de los Cuchillos o el de Las Herraduras, todos ellos en el término municipal de Pinofranqueado.

Los pueblos

La comarca de Las Hurdes cuenta con una arquitectura peculiar basada en la pizarra que abunda en la zona. Con esta piedra se construían las paredes y tejados de sus casas dando al paisaje un aire singular. Esta forma de edificar es muy antigua (se cree que prerromana) y está emparentada con las pallozas del noroeste de España.

Los pueblos de la comarca se denominan alquerías, un término que se usaba en época medieval para los pequeños núcleos rurales que se establecían próximos a las ciudades árabes o medinas.

Vista de Ladrillar

Ladrillar

Entre ellas destaca Caminomorisco, cerca del ya citado meandro Melero y con una interesante industria artesanal. También debes acercarte a Ladrillar, ubicado al norte de la comarca y tendido sobre una ladera y a Casares de Las Hurdes, conocida por sus tamborileros.

Pero hay tres alquerías más interesantes aún desde el punto de vista monumental. Casar de Palomero cuenta con un antiguo barrio judío donde había incluso sinagoga y con las iglesias del Espíritu Santo y de la Inmaculada Concepción, ambas edificadas en el siglo XVIII.

En Pinofranqueado, además de los petroglifos que ya te hemos citado, tienes la iglesia de Nuestra Señora de la Encina, construida en el siglo XVII y con un retablo mayor del XVIII, así como la ermita del Cristo de la Salud, de la misma época. Además, si visitas la localidad el último fin de semana de agosto, podrás disfrutar de la Enramá, una fiesta de Interés Turístico Regional.

Finalmente, en Nuñomoral destaca la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Además, de esta zona parte la ruta de senderismo de la Cigüeña Negra, que recorre el valle de la Batuequilla y te permite observar este tipo de aves.

Costumbres y tradiciones

Otra peculiaridad de Las Hurdes, quizá debida a su secular aislamiento, es que ha sabido conservar todas sus tradiciones e incluso un dialecto propio: el extremeño. Más curioso aún es que esta variedad lingüística se halla emparentada con el asturleonés. Además, cuenta con su propia literatura histórica gracias a escritores como Clara Jara de Soto, del siglo XVIII, y José María Gabriel y Galán, del XX.

Plaza de Nuñomoral

Nuñomoral

Qué comer en Las Hurdes

Dos de las joyas gastronómicas de Las Hurdes son la miel y el cabrito. Este último se prepara de muchas formas: en caldereta, en cuchifrito, al polen o a la hortelana y ha ganado fama incluso fuera de la comarca.

Otro plato típico que deberías probar es la ensalada de limón, nada ligera, pues lleva una base de cítricos, huevos fritos y chorizo. También están las patatas meneás o espiparrás; los rebujones o tripa de cordero rellena de callos, y el matahambres, un bueñuelo contundente. Asimismo, puedes degustar los socochones, que son castañas en leche.

Como pescados, destacan los de río como las truchas, los barbos o las carpas. A veces, se prepara el moje de peces, que lleva distintas hortalizas como acompañamiento y una base de pan.

De postre, tienes una excelente repostería conformada por bollos fritos, hijuelas, roscas, floretas, jeringas o buñuelos. Y, para beber, tienes buenos vinos aunque puedes culminar la comida con un delicioso aguardiente de miel.

Cómo llegar a Las Hurdes

La mejor forma de llegar a la comarca extremeña es por carretera, ya sea en autobús o en tu propio coche. Si utilizas este y vienes del norte, llegarás por la A-66, más conocida como Ruta de la Plata. Debes abandonar esta en la salida de La Granja/Zarza de Granadilla y, tras pasar por el pantano de Gabriel y Galán, encontrarás Casar de Palomero.

Plato de patatas meneás

Patatas meneás

La misma A-66 puedes usar si vienes del sur. Pero, en este caso, a la altura de Plasencia, debes desviarte por la EX-370 que te llevará hasta Pinofranqueado. Finalmente, si viajas desde Madrid, la mejor opción es la N-V. Después de pasar Navalmoral de la Mata, tienes que desviarte por la EX-A1 y luego por la Ex-204.

En conclusión, Las Hurdes tiene hoy mucho que ofrecerte. Cuenta con maravillas naturales, monumentos y una exquisita gastronomía. Ya no tiene nada que ver con aquella comarca atrasada y deprimida que retratara Buñuel en su documental ‘Las Hurdes, tierra sin pan’.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*