Nueve pueblos de Cuenca que no puedes perderte

Mota del Cuervo, uno de los nueve pueblos de Cuenca que no puedes perderte

Describir nueve pueblos de Cuenca que no puedes perderte supone hablar de numerosos monumentos, pero también de una dilatada historia y de privilegiados entornos naturales.

Porque la provincia de Cuenca te ofrece mucho más que su preciosa capital. Uno de sus elementos distintivos es el amplio número de espectaculares lagunas que posee. Entre ellas, las de Manjavacas, el Taray o Cañada del Hoyo. Pero también posee estribaciones montañosas como la propia Sierra de Cuenca, donde verás paisajes tan espectaculares como el llamado Ventano del Diablo. Pero estamos desviándonos de nuestro objetivo, que es mostrarte nueve pueblos de Cuenca que no puedes perderte. Vamos con ellos.

Mota del Cuervo

Plaza en Mota del Cuervo

Monumento a la Cantarera y Museo de la Alfarería en Mota del Cuervo

Comenzamos nuestra ruta por esta preciosa localidad, conocida como «el Balcón de la Mancha» por hallarse en esta comarca. Precisamente, la citada laguna de Manjavacas se halla en su término municipal. Pero también debes ver sus molinos de viento. El más antiguo de ellos, con al menos tres siglos, es el Molino del Zurdo y en otro, denominado El Gigante, encontrarás la oficina de turismo.

En cuanto al patrimonio religioso de la villa, debes visitar la iglesia de San Miguel Arcángel. Se edificó entre los siglos XIV y XVII y destaca por su fachada plateresca y capillas como las del Bautismo, del Santísimo y de la Soledad. También te recomendamos que veas las ermitas de Manjavacas y del Valle.

Además, destacan en Mota del Cuervo sus numerosas plazas. La Mayor está delimitada por un conjunto arquitectónico del siglo XVIII conformado por el Ayuntamiento y la Casa Señorial del Juzgado. También debes acercarte a la de la Tercia, así llamada porque en ella está la Tercia Real, que es el edificio más antiguo de la localidad, pues data del siglo XVI. E, igualmente visita la de Cervantes, que destaca por sus casas solariegas.

Por otro lado, es importante que descubras las arraigadas costumbres de Mota del Cuervo. Entre ellas destacan las fiestas de Nuestra Señora de la Antigua de Manjavacas, declaradas de Interés Turístico Nacional. Pero también la tradición alfarera de la villa, que se muestra en un museo.

Uclés, orígenes prerromanos entre los nueve pueblos de Cuenca que no puedes perderte

Uclés

Vista de Uclés con sus murallas y su monasterio

Según algunos historiadores, esta pequeña localidad debe su fundación a los olcades, un pueblo celtíbero que estableció en ella una de sus principales ciudades. Por tanto, su historia se remonta a tiempos prerromanos, aunque vivió su época de máximo esplendor durante la dominación árabe.

De este tiempo procede su espectacular castillo o fortaleza, datada en el siglo X. Ya en el XVI se construyó sobre ella un monasterio. Igualmente, todavía quedan tres torres y las murallas del primitivo castillo. Son las del Pontido, del Palomar y la Albarrana y se han restaurado hace pocos años.

Pero, volviendo al monasterio de Uclés, se trata del principal atractivo arquitectónico de la villa. Como te decíamos, se edificó entre los siglos XVI y XVIII por la Orden de Santiago y es Monumento Nacional. Debido al tiempo que tardó en construirse, combina los estilos plateresco, herreriano y barroco, con un toque final churrigueresco.

Justamente, por el segundo de ellos, se le denomina «el Escorial de la Mancha» y es objeto de una peregrinación que parte de la iglesia de Santiago en Madrid y que se denomina Camino de Uclés.

El Provencio

El Provencio

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en El Provencio

Encontrarás este otro de los nueve pueblos de Cuenca que no puedes perderte ya limitando con la provincia de Albacete y muy cerca de la de Ciudad Real. En su municipio tienes espacios naturales tan bonitos como el monte Jareño y las riberas del río Záncara, zona de paso de aves migratorias.

En cuanto a sus monumentos, debes visitar la majestuosa iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que se inauguró a finales del siglo XVI. Combina el estilo gótico con influjo árabe y el renacentista. Más antiguo aún es el Puente del Rey, pues data del XI y es uno de los más antiguos entre los medievales de la provincia. En cambio, el Puente del Camino Real y el Pósito son del XVIII.

Completan el patrimonio monumental de El Provencio las ermitas de San Isidro y San Antón. Pero, además, debes fijarte en las casas de arquitectura típicamente manchega que jalonan sus calles. Y también en la ruta de arte urbano, que incluye varios murales dispuestos a lo largo y ancho del pueblo. Finalmente, no puedes perderte la hospedería de Nuestra Señora del Rosario

Beteta

Beteta

Ayuntamiento de Beteta, uno de los nueve pueblos de Cuenca que no puedes perderte

También cuenta esta localidad de la Sierra de Cuenca con un castillo, el de Rochafría, que la domina desde un cerro. Data del siglo XIII, aunque se reformó en el XIX. Sin embargo, su estado de conservación no es bueno. Mejor se encuentra la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, que es gótica del XV. En cambio, el templo de San Ginés, que se halla en la pedanía de El Tobar, se edificó a fines del XVI. De hecho, alberga la imagen de su patrona, la Virgen del Socorro. Pero El Tobar te ofrece más sorpresas. En él se hallan el Museo Etnográfico y la Laguna Grande.

Justamente la naturaleza es uno de los grandes atractivos de Beteta. Está integrada en el Parque Natural del Alto Tajo, un espacio de más de cien mil hectáreas que destaca por sus cañones y hoces fluviales. Entre estas últimas se encuentra la de Beteta, que discurre junto al cauce del río Guadiela. En esta puedes ver la Fuente de los Tilos y la cueva de la Ramera e iniciar la ruta del Paseo Botánico.

Finalmente, debes acercarte a la plaza Mayor, una preciosa muestra de arquitectura típica serrana, con sus soportales realizados en madera y sus balconadas.

Tarancón

Tarancón

Plaza Mayor de Tarancón

Es una de las localidades más grandes entre los nueve pueblos de Cuenca que no puedes perderte, pues tiene más de quince mil habitantes. De hecho, es el segundo más poblado de la provincia después de la capital.

En su patrimonio religioso destaca la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, construida en el siglo XVI. Es Bien de Interés Cultural y debes fijarte en su magnífico retablo plateresco. Pero también tienes que visitar el convento de San Francisco, edificado en el XVII y, ya en las afueras, el santuario de la Virgen de Riánsares, fundado en el XII, así como las ermitas de San Juan y San Isidro Labrador.

Respecto a los monumentos civiles de Tarancón, tienes que ver casas señoriales como el palacio de los duques de Riánsares, actual sede del Ayuntamiento. Pero más antigua, pues data del siglo XVI, es la casa de los Parada, hoy convertida en museo de arte que expone las obras del pintor taranconero Emilio Lozano. Finalmente, el Arco de la Malena es vestigio de la muralla medieval.

Buendía, una villa condal entre los nueve pueblos de Cuenca que no puedes perderte

Buendía

Restos de las murallas de Buendía

Llegamos ahora a Buendía, que fue villa condal desde que el infante don Alfonso otorgara el condado del mismo nombre a don Pedro Vázquez de Acuña en 1465. Por tanto, como imaginarás, esta localidad tuvo gran pujanza a finales de la Edad Media.

No obstante, la mayoría de su patrimonio monumental se ha perdido. Es el caso de buena parte de sus antiguas murallas, que llegaron a contar con cinco puertas, y de su fortaleza. En cambio, hoy su punto de mayor interés es la Plaza Mayor, donde están el Ayuntamiento y la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora. Esta es un impresionante templo construido en los siglos XV y XVI que combina los estilos gótico y herreriano. A la misma época pertenece el edificio de la Tercia, mientras que el Museo del Carro y la Antigua Botica son dos exposiciones de tipo etnográfico.

Pero lo más llamativo de Buendía es la llamada Ruta de las Caras, formada por varias esculturas gigantes de rostros que están talladas en las rocas. Es un buen lugar para hacer senderismo, al igual que la zona del Cañon del Guadiela, que, además, te lleva a la ermita de los Desamparados.

Arcas del Villar

Arcas del Villar

Iglesia de Nuestra Señora de la Natividad en Arcas del Villar

Pertenece a la comarca de la Serranía Media y se halla a tan solo diez kilómetros de la capital. En su ecosistema, destacan lugares como el monte Talayuelo y, sobre todo, el complejo de lagunas que ha sido declarado Reserva Natural.

En cuanto a sus monumentos, el más relevante es la iglesia de Nuestra Señora de la Natividad. Se construyó en el siglo XIII siguiendo los cánones del románico, aunque de transición al gótico. Presenta una sola nave con ábside semicircular. Pero, sobre todo, te llamará la atención su espadaña exenta, si bien está unida al conjunto mediante un arco. Asimismo, destaca la portada con cinco arquivoltas y, ya en el interior, el artesonado del techo.

Moya

Moya

Restos del castillo de los Bobadilla en Moya

En este caso, pertenece a la comarca de la Serranía Baja y se encuentra a unos cien kilómetros de la capital. El principal núcleo de población del municipio es Santo Domingo de Moya. Pero su gran valor en cuanto a patrimonio se halla en la antigua ciudad medieval, cuyas ruinas puedes visitar y que ostentan el reconocimiento de Monumento Histórico Artístico. Su gran símbolo es el castillo de los Bobadilla. Las encontrarás junto al pueblo actual, en el que destaca su plaza Mayor.

En el conjunto de Moya puedes ver el Ayuntamiento, que es el antiguo pósito o almacén de grano. Pero también hay varios monumentos religiosos como las iglesias de Santa María y de la Trinidad o el convento de las Concepcionistas. Asimismo, tienes otras edificaciones como la casa del Comendador o la Coracha con sus dos torres.

Alarcón

Alarcón

El inexpugnable castillo de Alarcón

Terminamos nuestro recorrido por los nueve pueblos de Cuenca que no puedes perderte en Alarcón, que conforma un paisaje maravilloso. Se encuentra sobre un cerro que crea un cerrado meandro en el río Júcar. Majestuoso se eleva sobre él su inexpugnable castillo, una fortaleza de origen árabe con una imponente torre del homenaje.

Asimismo, debes visitar en esta localidad la iglesia de Santo Domingo de Silos, que se edificó en el siglo XIII siguiendo las normas del estilo románico tardío. No obstante, su torre es renacentista y también cuenta con elementos barrocos. Por su parte, son platerescos los templos de Santa María y de la Santa Trinidad. Finalmente, la antigua iglesia de San Juan Bautista está adornada con pinturas murales de Jesús Mateo.

En conclusión, te hemos mostrado nueve pueblos de Cuenca que no puedes perderte. Sin embargo, inevitablemente, hemos dejado fuera de nuestra selección otros también muy bonitos. Por ejemplo, Belmonte, con su espectacular colegiata gótica de San Bartolomé; Priego, con su iglesia de San Nicolás de Bari, o Villanueva de la Jara, cuyo templo de la Asunción es Monumento Histórico Artístico. Anímate a conocerlos.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*