Pedraza

El Ayuntamiento de Pedraza

Ayuntamiento de Pedraza

La villa de Pedraza es una de esas localidades que parecen haberse detenido en el tiempo. Como sucede con otros pueblos de la provincia de Segovia y de la comunidad de Madrid, por ejemplo, Maderuelo en la primera y Buitrago de Lozoya en la segunda, Pedraza conserva su encanto medieval casi intacto.

Fue repoblada en el siglo XI y alcanzó su máximo esplendor en el XV bajo la protección de la casa nobiliaria de Velasco. En ese tiempo, la localidad segoviana ejerció como mercado de la zona. Y, por hallarse sobre un cerro, también como fortaleza que la protegía. Actualmente, toda la villa de Pedraza es Conjunto monumental, por sus numerosos edificios históricos, que fueron testigos de aquel pasado brillante. Si quieres conocerla, te invitamos a acompañarnos.

Qué ver en Pedraza

Si bien, como te decíamos, Pedraza se repobló durante la Edad Media, según parece ya hubo un castro prerromano justamente donde se encuentra el castillo. Asimismo, en el término municipal está la cueva de la Griegan, que no podemos visitar pero donde existe un importante yacimiento de grabados rupestres. En cambio, sí podemos ver otros puntos de interés.

Puerta de la Villa

La misma entrada a Pedraza es ya un monumento. Fue construida en el siglo XI y reformada en el XV. Es una estructura abovedada con dos arcos de medio punto en sus extremos. Además, sobre el exterior hay un escudo de la casa de Velasco. Aún se conservan también los portones de madera que cerraban este acceso, único para entrar y salir de la localidad, por la noche.

Vista de la Puerta de la Villa

Puerta de la Villa

La cárcel de Pedraza

Justamente era el carcelero quien se encargaba de abrir y cerrar esa puerta. Entre otras razones, porque la prisión estaba sobre esa entrada, en lo que había sido una torre de vigilancia. Actualmente, puedes visitar la cárcel, que fue construida en el siglo XIII y que funciona como museo. Te impresionará lo inhumano que era el trato a los presos.

La Plaza Mayor

Desde el lugar anterior, puedes llegar a través de calles empedradas y enmarcadas por casonas nobiliarias con escudo a la Plaza Mayor. Es un recinto porticado de estilo castellano donde antiguamente se celebraba el mercado de ganado. En ella, además, puedes ver el edificio del Ayuntamiento y la iglesia de San Juan.

La iglesia de San Juan Bautista

Es un templo románico que, pese a haber sufrido varias reformas, conserva buena parte de su forma original. Destaca en ella la imponente torre, muy alta y con doble arcada en su parte más elevada. En su base, puedes ver también el peculiar «balcón verde», construido por el aristócrata Juan Pérez de la Torre para presenciar los festejos taurinos que se celebraban en la plaza antiguamente. Por su parte, el interior destaca por su ampulosa decoración barroca y también puedes ver en él una pila bautismal del siglo XIII.

El castillo de Pedraza

Es la construcción más impresionante de la localidad segoviana tanto por su buen estado de conservación como porque se halla en la parte más alta de ella. Fue edificado en el siglo XIII, aunque se reconstruyó en el XV. Asimismo, se reformó en el XVI añadiéndole una gran muralla defensiva que ha sido restaurada hace unos años y que también puedes visitar.

El castillo de Pedraza

Castillo de Pedraza

El castillo destaca por su imponente torre del homenaje, su foso y la torre de la Hontanilla. Esta última, actualmente, funciona como sala audiovisual y te permite ver un manantial que se halla a quince metros de profundidad.

Pero, junto a su belleza, el castillo guarda algunas curiosidades. Por ejemplo, que fue adquirido en 1926 por el gran pintor Ignacio Zuloaga, quien estableció su estudio en él. Actualmente, puedes ver un pequeño museo con algunos de sus cuadros. También te interesará saber que en las dependencias estuvieron cautivos dos hijos del Rey Francisco I de Francia (uno de ellos el futuro Enrique II) después de la batalla de Pavía.

Extramuros de Pedraza

También tienes cosas que ver fuera del núcleo de la villa. Destaca la casa del Águila Imperial, que alberga un centro de interpretación sobre la naturaleza de la Sierra Norte de Guadarrama y sobre esa especie de ave. Asimismo, en el exterior están los jardines de San Miguel, de origen medieval. Finalmente, si quieres tener una visión global de Pedraza, puedes hacer la ruta de senderismo hasta el mirador de las Tongueras.

Cuándo es mejor ir a la localidad segoviana

La villa segoviana está a más de mil metros de altitud y ello influye en su clima. Los inviernos son fríos, con temperaturas que pueden descender hasta varios grados bajo cero. Por su parte, los veranos son muy calurosos, con días que sobrepasan los treinta grados. En cuanto a las precipitaciones, no son muy abundantes comparadas con otras regiones, pero sí más frecuentes que en otras partes de la meseta.

Por todo ello, los momentos más agradables para que visites Pedraza son la primavera y el otoño. No obstante, si soportas bien el frío, también puedes ir en invierno y, del mismo modo, si aguantas el calor, el verano es una muy buena época para conocer la villa segoviana.

Una calle en Pedraza

Calle de Pedraza

Festividades de Pedraza

Precisamente en la época estival se celebran las dos principales fiestas de Pedraza. Una de ellas es la llamada Noche de las Velas, que tiene lugar a principios de julio y durante la cual toda la localidad se adorna con miles de ellas creando un efecto impresionante. A este contribuyen también distintas actuaciones musicales. Y la otra es la fiesta en honor a la Virgen de Carrascal, a primeros de septiembre, en la que destaca la procesión con esta figura religiosa.

Gastronomía de la villa segoviana

La gastronomía de Pedraza no presenta particularidades destacadas respecto a la común a toda la provincia de Segovia. Por tanto, su plato estrella es el cochinillo asado. Y también otras carnes como el lechazo. Sin embargo, muy típico de la villa es el frite de carne de cordero, una especie de guiso preparado con partes de este animal, patatas y mucho pimentón.

Dentro de las legumbres, debes probar los judiones de La Granja. En las tortillas destaca la llamada a la Buenavieja, que combina el huevo con pedazos de tocino. Y, respecto a los postres, te gustará el ponche segoviano, que no es una bebida, sino un bizcocho relleno de crema pastelera. También puedes probar las rosquillas y la torta de chicharrones.

Todos estos platos son ofrecidos por un buen número de restaurantes de la propia villa, donde también hallarás establecimientos hoteleros por si quieres pasar la noche en ella.

Una porción de ponche segoviano

Ponche segoviano

Cómo llegar a Pedraza

La mejor manera de viajar a la villa segoviana es con tu propio coche. Si vienes desde el sur, tienes que coger la carretera N-110 y, a la altura de La Salceda, tomar la SG-232. Después, en La Velilla, giras de nuevo al sur por la SG-V-2512, que te lleva directamente a Pedraza.

Si, en cambio, vienes del norte, por ejemplo de Valladolid, la mejor vía para llegar a la localidad es la SG-V-2313 para luego continuar por la misma SG-V-2512. Una vez en la villa tienes un amplio aparcamiento en la explanada del castillo. No obstante, también puedes viajar en autobús. Los tienes desde Madrid y desde Segovia.

En conclusión, si quieres transportarte al Medievo pero con las comodidades de nuestra época, uno de los mejores sitios que puedes hallar es Pedraza, con sus estrechas calles empedradas, sus casonas nobiliarias y su magnífica gastronomía.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*