Planes románticos en Mallorca

Pareja

Si has pensado en hacer planes románticos en Mallorca con tu pareja, habrás elegido bien el destino. Porque la más importante de las islas Baleares es el lugar perfecto para compartir momentos únicos con ella.

Mallorca combina un clima benigno todo el año con paisajes de ensueño y un mar que se mantiene en calma la mayor parte de los días. Pero también cuenta con lugares llenos de historia y leyendas y con magníficos restaurantes donde podréis celebrar vuestra unión. Por tanto, son muchos los planes románticos en Mallorca que os están esperando. Pero vamos a proponerte algunos de ellos.

Excursión por los pueblos de la sierra de la Tramontana

Valldemosa

La preciosa localidad de Valldemosa

La sierra de la Tramontana incluye algunos de los paisajes más románticos de Mallorca. Y los pueblos que se encuentran en ella son tan pintorescos como bonitos. Con alturas máximas que superan los mil metros (1445 mide el Puig Mayor), te ofrece algunos de los miradores más espectaculares de la isla. Además, estos son lugares perfectos para una declaración de amor.

Buena muestra de ellos, la tienes en Bañalbufar, donde se encuentra la Torre de Verger, una atalaya que sirvió como punto de vigilancia contra los ataques piratas. Pero, en general, todos estos pueblos, con su arquitectura tradicional, sus casas adornadas con coloridas macetas y sus calles estrechas, son lugares llenos de romanticismo.

Probablemente, el pueblo que se lleva la palma en cuanto a este sea Valldemosa, que añade a su belleza el hecho de haber sido escenario de los amores de Chopin y la escritora George Sand. En su famosa cartuja pasaron un invierno y quizá sea un buen sitio para que reviváis su romántica historia. Además, conoceréis esta edificación, que fue residencia del rey Sancho I de Mallorca, aunque su iglesia es del siglo XVIII y de estilo neoclásico.

Un romántico viaje en tren

Tren de Sóller

El romántico tren de Sóller

Si salir de la sierra de Tramontana, tienes otro de los planes románticos en Mallorca. Te hablamos del viaje hasta Sóller a bordo de su tren histórico. Se trata de un ferrocarril del año 1912 que sale de Palma de Mallorca y cubre un trayecto de veintisiete kilómetros a través de los espectaculares paisajes de la Tramontana.

Asimismo, para en el bonito pueblo de Buñola, que está formado por casas típicas mallorquinas en piedra y que cuenta con una preciosa iglesia barroca del siglo XVIII. Como complemento a tan romántico viaje, podéis continuarlo en el tranvía de Sóller, no menos tradicional, pues data de 1913, que os llevará hasta el puerto de la localidad.

Asimismo, ya que estáis en Sóller, os aconsejamos que visitéis este precioso pueblo mallorquín. La propia estación de ferrocarril es un lugar lleno de encanto que os transportará al pasado. Además, hoy es sede de exposiciones de pintura dedicadas a Miró y Picasso. Pero el centro neurálgico de la villa es la Plaza de la Constitución, con sus bares y restaurantes. En ella, podéis ver la imponente iglesia de San Bartolomé. Es un precioso templo de factura barroca, aunque su fachada es modernista y su campanario neogótico.

También en la plaza veréis el Ayuntamiento, igualmente barroco y con un gigantesco escudo de la localidad. Y, junto a la iglesia, debéis fijaros en el edificio modernista del Banco de Sóller. Precisamente, si os gusta este estilo constructivo, os recomendamos que visitéis Can Prunera, que responde a él y, además, alberga un museo modernista. Finalmente, antes de marcharos de Sóller, dad un paseo por la Carrer de Sa Lluna, una calle que conserva todo el encanto histórico de la villa y en la que también hallaréis muchos comercios.

Contemplar el atardecer en calas desiertas

Cala Varques

Cala Varques, una de las playas más románticas de Mallorca

Aunque la isla de Mallorca es uno de los principales lugares turísticos de Europa, todavía tiene lugares semivírgenes. A lo largo de sus costas hay numerosas calas pequeñas que casi nadie visita o, al menos, que suelen estar vacías. Son lugares perfectos para descubrirlos con tu pareja y sentiros como si fueran vuestras.

Entre estas calas, te proponemos Cala Varques, que se halla en el término municipal de Manacor y que es, prácticamente, virgen. Podéis acceder a ella desde la carretera que une Porto Cristo y Porto Colom. Encontraréis un precioso paisaje de acantilados con cuevas, arenas finas y aguas color azul turquesa.

También podéis elegir Cala Mitjana, que se encuentra cerca de la urbanización Cala d’Or, en Felanix. Está tan poco explotada por el turismo de masas que solo puede accederse a ella a pie. A cambio del paseo, hallaréis arenas finas y blancas y aguas cristalinas.

Finalmente, enclavada entre imponentes acantilados de unos doscientos metros de altura, tenéis Cala Sa Calobra, que en realidad son dos pequeños arenales. Podéis llegar a ellos por mar o a través de una carretera llena de vertiginosas curvas que salva, justamente, la sierra de Tramontana. El viaje os ofrecerá, por tanto, paisajes maravillosos.

Para que vuestra excursión sea aún más romántica, os aconsejamos que la hagáis al atardecer. Las puestas de sol en Mallorca están entre las más bonitas del mundo. Y, si queréis darle un toque más original, podéis alquilar un velero y contemplar el final del día a bordo mientras brindáis con una copa de champán.

Concierto en las cuevas del Drach

Cuevas del Drach

Las espectaculares cuevas del Drach

Cambiamos completamente de registro y pasamos de la costa al subsuelo de la tierra mallorquina para recomendaros la visita a las cuevas del Drach. Ubicadas en el municipio de Manacor, también os ofrecen una experiencia llena de romanticismo. Se extienden a lo largo de más de un kilómetro y alcanzan veinticinco metros de profundidad. En total, son cuatro oquedades: la cueva Negra, la Blanca, la de Lluís Salvador (en honor al archiduque austríaco del mismo nombre que cartografió las cuevas) y la de los Franceses.

Todas ellas poseen caprichosas formaciones de estalagmitas y estalactitas que os harán sentir en un mundo de ensueño. Pero el punto culminante de la excursión se produce en la zona de los lagos interiores. A bordo de una barca, varios músicos os ofrecerán un concierto con piezas románticas de Chopin y otros compositores. Y también vosotros podréis cruzar las aguas a bordo de una de estas pequeñas embarcaciones.

Por otra parte, como contraste, quizá prefiráis las alturas. En tal caso, os proponemos otro de los planes románticos en Mallorca. Se trata de un paseo en globo por los cielos de la isla. Hay empresas especializadas en estas rutas e incluyen en el viaje una copa de cava y bombones. Tiene una duración aproximada de cuatro horas y os permitirá disfrutar de los preciosos paisajes mallorquines con otra perspectiva.

Un spa con vistas al mar o a la montaña

Spa

Un spa con vistas a la montaña

Mallorca es uno de los destinos turísticos más elegidos por las parejas. Esto ha propiciado que muchos de los hoteles de la isla ofrezcan planes especiales para ellas. Casi todos ofertan magníficas suites con detalles románticos como botella de champán o regalo de bienvenida, entre otros. Y engloban sus ofrecimientos en paquetes turísticos muy asequibles.

Sin embargo, nosotros queremos ir un paso más allá y proponerte una estancia de este tipo, pero, además, en un spa con vistas al mar Mediterráneo o a la montaña. No es este el lugar para hacer publicidad de establecimientos concretos. Preferimos que elijas el que más te guste. Encontrarás muchos en cualquier web de reserva de hoteles. Pero imagínate cómo disfrutarás con tu pareja mientras os dan un agradable masaje contemplando la belleza de la costa o de la sierra mallorquinas.

Una cena romántica

Mesa para cenar

Mesa preparada para una cena romántica

Entre nuestra propuesta de planes románticos en Mallorca no podía faltar una cena en pareja. La isla cuenta con una magnífica oferta gastronómica y hostelera. Tienes algunos restaurantes con estrella Michelín. Pero, sobre todo, otros que te ofrecen un bonito ambiente romántico y que son ideales para cenas o comidas en pareja. También los tienes frente al mar o mirando a la espectacular sierra de Tramontana. Asimismo, los hay ubicados en antiguas masías, mientras que otros se encuentran en modernos edificios. Elegir unos u otros depende del toque vanguardista o rústico que quieras dar a vuestra cena.

Asimismo, en esta, lo más importante será que estéis juntos y que el ambiente sea íntimo y agradable. Pero también nos gustaría darte algunas recomendaciones sobre la comida, porque la gastronomía mallorquina es deliciosa. Cabe destacar sus pescados a la parrilla y sus mariscos, pero también algunos magníficos platos típicos.

El embutido genuino de la isla es la sobrasada, que se elabora con carne de cerdo magro, manteca y pimentón. Podéis comerla tanto cruda como frita o asada. También es muy típico el frito, que lleva vísceras de cerdo o cordero a la sartén con cebolla, pimiento, tomate y patata. Asimismo, se elabora con distintas verduras el tumbet, que además lleva pescado o carne.

Por su parte, la coca se parece a las pizzas italianas y el arroz brut, que es caldoso, lleva embutidos y productos de la huerta y de caza. En cuanto a los postres, disfrutad de la ensaimada, que se elabora con pasta, sebo y azúcar. Pero, si queréis probar algo menos famoso, optad por el rubiol, que es una empanada dulce, o por el rosario azucarado. Y, para terminar la comida, podéis probar una copita de palo, un licor que se hace con genciana.

En conclusión, te hemos propuesto algunos planes románticos en Mallorca. Pero puedes elegir otros como disfrutar de un hamman o baño árabe; haceros una sesión de fotos en paisajes idílicos; un crucero en yate para avistar delfines o, sencillamente, transportaros al pasado recorriendo el precioso casco antiguo de Palma de Mallorca. Anímate a disfrutar de cualquiera de estos planes.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*