Pueblos bonitos de Badajoz

OLivenza

Hay tantos pueblos bonitos de Badajoz que nos resulta difícil elegir los que te vamos a presentar. La provincia extremeña está plagada de localidades que destacan tanto por sus joyas monumentales como por su privilegiado paisaje.

En cuanto a este último, destacan las fértiles vegas de los ríos Guadiana y su afluente, el Guadalupejo, pero también las llanuras y las sierras que, como la de San Pedro, aún pertenecen a los Montes de Toledo, si bien están próximas a Portugal. Y, respecto a sus monumentos, Badajoz es una de las provincias con más historia de toda España. Antiguo territorio de los vetones, más tarde formó parte de la Lusitania romana para después integrarse en las posesiones musulmanas y, finalmente, ser reconocida como región de Castilla en las Cortes de Toro de 1371. Pero, dejándonos inevitablemente algunos en el tintero, vamos a mostrarte los pueblos bonitos de Badajoz.

Olivenza, antigua localidad portuguesa

Vista de Olivenza

Una calle de Olivenza

Comenzamos nuestro recorrido por la parte occidental de la provincia para hablarte de esta preciosa localidad que, curiosamente, solo pertenece a España desde 1801, ya que hasta entonces formaba parte de Portugal.

Su gran símbolo es la ciudadela medieval o el alcázar o castillo de Olivenza, que aún conserva sus grandes murallas del siglo XIV, sus torres y puertas como las de Alconchel, de los Ángeles, de Gracia y de San Sebastián, las dos primeras enmarcadas por dos torreones circulares. En su interior, puedes ver la iglesia de Santa María del Castillo, que alberga un precioso retablo con el Árbol de Jesé.

A la tardía Edad Media pertenece también el puente de Ajuda, que fue mandado construir por el rey Manuel I de Portugal para atravesar el Guadiana. Parcialmente destruido durante la Guerra de Sucesión, nunca ha sido restaurado.

En cuanto a los monumentos religiosos de la localidad pacense, te aconsejamos que visites también la iglesia de Santa María Magdalena, edificada por el mismo rey, por lo que responde al estilo manuelino, variante portuguesa del gótico tardío. Asimismo, debes ver la Santa Casa de la Misericordia, el Convento de San Juan de Dios y, ya en las afueras de Olivenza, los restos de la iglesia prerrománica de Valdecebadar. Finalmente, no dejes de acercarte a la plaza de toros, cuya construcción data de mediados del siglo XIX, y de pasear por sus calles de trazado medieval.

Zafra, una de las ciudades de Badajoz

Zafra

Palacio de los duques de Feria, en Zafra

Pese a tener solo unos quince mil habitantes, Zafra ostenta el título de ciudad, que le otorgó el rey Alfonso XII. Aunque fue oficialmente fundada por los musulmanes, en sus alrededores hay numerosos restos de villas romanas, por lo que su historia también es muy extensa.

Pero, sobre todo, esta localidad pacense destaca por sus muchos monumentos. Entre lo más típico de ella están la plaza Grande y la plaza Chica. La primera está en su mayoría porticada y data del siglo XVI, aunque algunos soportales son del XV. A través del llamado Arquillo del Pan, donde puedes ver un pequeño retablo, comunica con la plaza Chica, en la que se encuentra la famosa Vara de Zafra. Se trata de una columna que los comerciantes ubicados en el recinto usaban para medir sus artículos.

También son muy típicas en la localidad extremeña la calle Sevilla y la callejita del Clavel, así como los arcos de Jerez y del Cubo. Por su parte, el Ayuntamiento se encuentra en un antiguo palacio del siglo XVI. No obstante, si de este tipo de construcciones hablamos, la más relevante de Zafra es el impresionante palacio de los Duques de Feria, actual parador de turismo.

En cuanto a los edificios religiosos de la villa pacense destacan las espectaculares iglesias de la Candelaria y del Rosario, ambas del siglo XVI, así como la ermita de Belén y el convento de Santa María del Valle.

Llerena, uno de los mejores pueblos bonitos de Badajoz

Llerena

Plaza de España, en Llerena

Con un casco viejo declarado conjunto histórico artístico, también Llerena está entre los pueblos bonitos de Badajoz. Su centro neurálgico es la plaza de España, donde puedes ver la espectacular iglesia de Nuestra Señora de Granada, con sus dos imponentes pisos con balcones. También se encuentra en ella el Ayuntamiento y cerca una fuente que diseñó el pintor Francisco de Zurbarán.

Asimismo, debes ver en la villa pacense su muralla del siglo XIII y el palacio de los Zapata, donde estuvo el Tribunal de la Inquisición y que cuenta con un espectacular patio mudéjar. En cuanto a la arquitectura religiosa, no dejes de visitar el convento de Santa Clara, en cuyo templo hay retablos barrocos y una talla de San Jerónimo obra de Juan Martínez Montañés. Finalmente, acércate también a la iglesia de Santiago y al palacio episcopal.

Jerez de los Caballeros, la ciudad de las cinco torres

Jerez de los Caballeros

Arco de Burgos, en Jerez de los Caballeros, único entre los pueblos bonitos de Badajoz

Otra maravilla monumental entre los pueblos bonitos de Badajoz es Jerez de los Caballeros, cuyo principal símbolo es el castillo templario, edificado en el siglo XIII sobre los restos de una antigua alcazaba árabe. Está circundado por una muralla de la cual se conservan dos puertas: la de Burgos y la de la Villa.

Pero Jerez es conocida como la ciudad de las cinco torres por contar con este número de ellas en estilo barroco. Entre ellas se encuentran las de las iglesias de Santa María de la Encarnación, San Miguel Arcángel y San Bartolomé, esta última relacionada estilísticamente con la Giralda de Sevilla.

Asimismo, cuenta la villa extremeña con varios edificios conventuales de interés. Por ejemplo, los de San Agustín, Nuestra Señora de la Encarnación y de la Madre de Dios. Y también con varias hermosas ermitas como las de San Lázaro, el Cristo de la Vera o los Santos Mártires. Finalmente, no dejes de visitar la Casa Museo de Núñez de Balboa, donde nació este famoso conquistador.

Fregenal de la Sierra

Fregenal de la Sierra

Paseo de la Constitución, en Fregenal de la Sierra

Justamente linda con la villa anterior por su parte sureste. También figura entre los pueblos bonitos de Badajoz que te mostramos por su ubicación a los pies de Sierra Morena y por su patrimonio monumental. Igualmente, cuenta con un castillo templario del siglo XIII en el que se han hallado restos romanos y visigodos más antiguos, lo cual hace pensar que se construyó sobre otro anterior.

Curiosamente, en su recinto se halla la plaza de toros, que data del siglo XVIII. Y, adosada al castillo, está la iglesia de Santa María, fechada también en el XIII, aunque con un retablo mayor del XVIII. Respecto a los templos, también te aconsejamos que visites las iglesias de Santa Catalina Mártir, Santa María de la Plaza y Santa Ana, así como los conventos de San Francisco, restaurado hace poco tiempo, y de San Ildefonso de la Compañía de Jesús.

Pero, quizá, el gran valor patrimonial de Fregenal de la Sierra, que es conjunto histórico artístico, sean sus casas solariegas. Destaca entre ellas la de los Penche, con un impresionante patio neomudéjar. Pero también son muy bonitos los palacios de los condes de Torrepilares, del siglo XVIII, de los marqueses de Riocabado, del XVII, y de la marquesa de Ferrera.

Por último, la fuente de la Fontanilla data del siglo XVI y en su centro tiene una hornacina con la imagen de la Virgen de la Guía, mientras que la de María Miguel cuenta con una leyenda sobre dos enamorados al estilo de Romeo y Julieta.

Alburquerque

Alburquerque

Iglesia de San Francisco, en Alburquerque

Situado al nordeste de la provincia de Badajoz, su nombre procede de los términos latinos albus quercus, que significan encina blanca. Esto se debe a la gran cantidad de este tipo de árboles que hay en la zona, especialmente alcornoques.

De hecho, Alburquerque estuvo habitado desde tiempos inmemoriales, como muestras las pinturas rupestres del risco de San Blas, que datan de la Edad de Bronce. Pero el gran emblema de la villa pacense es el castillo de Luna, construido a fines de la Edad Media y que la domina desde un cerro. Pero no es el único de la zona. A unos doce kilómetros se halla el castillo de Azagala, junto a la presa de La Peña del Águila.

También es testigo del pasado medieval de Alburquerque su recinto amurallado, con torres como la del Reloj o la Cabera y su barrio gótico, conocido como Villa Adentro y declarado conjunto histórico artístico. Por su parte, la iglesia de Santa María del Mercado fue construida entre los siglos XIII y XV, aunque reformada en el XVIII. En su interior, puedes ver una valiosa talla del Cristo del Amparo.

No es el único templo interesante que puedes visitar en Alburquerque. La iglesia de San Mateo es renacentista, la de San Francisco cuenta con un interesante retablo churrigueresco, igual que el altar del Santuario de Nuestra Señora de Carrión, y la ermita de Nuestra Señora de la Soledad es de estilo barroco. Finalmente, Santa María del Castillo es un templo románico tardío.

En conclusión, hemos hecho un recorrido contigo por algunos de los pueblos bonitos de Badajoz. Pero, como te decíamos al principio, puedes encontrar otros muchos en la provincia extremeña. Por ejemplo, Burguillos del Cerro, declarado Bien de Interés Cultural, Feria, con su castillo del siglo XVI, Azuaga, con su iglesia de Nuestra Señora de la Consolación, que es la más grande de toda la provincia, o Ribera del Fresno, con su imponente casa de Vargas-Zúñiga. ¿No te apetece visitar todas estas maravillas?

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)