Pueblos bonitos de Toledo

Tembleque

Si nos planteamos un viaje por los pueblos bonitos de Toledo, tendremos que hacer una selección porque son muchos. Esta provincia castellano manchega cuenta con una privilegiada naturaleza dominada por los Montes de Toledo y los ríos Tajo y Tiétar, que termina desembocando en el primero.

Pero, sobre todo, la llanura toledana posee preciosas localidades llenas de historia y monumentos. Asimismo, tiene paisajes con honda raigambre literaria, pues no debes olvidar que el sin par don Quijote vivió muchas de sus aventuras en estas tierras. Todo ello configura una provincia que debes conocer bien. Para que tengas una guía, vamos a mostrarte nuestra selección de pueblos bonitos de Toledo.

La Puebla de Montalbán

La Puebla de Montalbán

Plaza Mayor de La Puebla de Montalbán

Si de resonancias literarias hablábamos, esta localidad fue cuna de Fernando de Rojas, autor de La Celestina. Pertenece a la comarca de Torrijos, casi en el centro de la provincia, y a la fértil vega del Tajo.

Pero La Puebla destaca por su amplio patrimonio monumental. Como centro neurálgico está la Plaza Mayor, típicamente castellana, en la que puedes ver la iglesia de Nuestra Señora de la Paz, que es gótica de transición al Renacimiento. También encontrarás en la plaza el edificio del Ayuntamiento y el palacio de los condes de Montalbán, una espectacular construcción renacentista con toques platerescos.

También te aconsejamos visitar en esta localidad las ermitas de Nuestra Señora de la Soledad y del Santísimo Cristo de la Caridad, barroca la primera y clásica la segunda; los conventos franciscanos y de las monjas concepcionistas y la Torre de San Miguel, resto de una antigua iglesia, que es uno de los símbolos de la villa.

Pero también debes visitar, justamente, el Museo de la Celestina para conocer mejor al autor y el contexto social de esta magna obra de nuestras letras. Asimismo, ya saliendo de La Puebla, tienes el puente del Tajo, fechado en el siglo XVI, y, a unos ocho kilómetros, encontrarás las espectaculares Barrancas de Burujón, unas caprichosas formaciones de arcilla que te recordarán al Gran Cañón del Colorado.

Orgaz, otro de los pueblos bonitos de Toledo

Castillo de Orgaz

Castillo de Orgaz, uno de los pueblos más bonitos de Toledo

Ubicada al pie de la sierra de Yébenes y en la comarca de la Sisla encontrarás esta preciosa localidad que también incluimos en los pueblos bonitos de Toledo por su impresionante patrimonio monumental.

Para comenzar tu recorrido por Orgaz, puedes visitar la Plaza Mayor, pero también la iglesia de Santo Tomás Apóstol, construida por Alberto de Churriguerra en el siglo XVIII, y el castillo de Orgaz, que data del XIV y es uno de los emblemas de la localidad. Te impresionará la torre del homenaje, con sus veinte metros de altura.

También quedan en Orgaz restos de la antigua muralla y dos de las cuatro puertas que la franqueaban: los arcos de Belén y de San José. Asimismo, cuenta la villa con varios puentes históricos entre los que destaca el de los Cinco Ojos, construido en tiempos de Carlos III, y con varias ermitas como las del Socorro y de la Concepción.

Por otra parte, llama la atención en la villa toledana la gran cantidad de casas señoriales que pueblan sus calles. Como ejemplo, te citaremos las casas del conde Tierrapilares, de los Calderón de la Barca, de Ioseph o de los Vizcaíno. Y, finalmente, Orgaz y sus alrededores destacan por su enorme valor arqueológico.

Como muestra de este, a cinco kilómetros de la villa se halla la pedanía de Arisgotas, en la que encontrarás un interesante Museo de Arte Visigodo. Asimismo, en el cerro de La Tocha puedes ver dos menhires datados hace mil quinientos años, en El Torrejón hay una necrópolis romana y en Villaverde puedes encontrar restos de un puente y una calzada de esa misma época.

Ocaña y su preciosa plaza Mayor

Plaza Mayor de Ocaña

La magnífica Plaza Mayor de Ocaña

Esta otra maravillosa localidad se halla al nordeste de la provincia de Toledo, lindando con Aranjuez, que, como sabes, ya pertenece a Madrid. Uno de sus emblemas es su imponente Plaza Mayor, edificada en el siglo XVIII con porte barroco. Desde 2002, además, es bien de interés cultural.

También te recomendamos visitar en Ocaña la Fuente Grande, una joya renacentista obra de Juan de Herrera en 1578, y el palacio de los Cárdenas, de la misma época, pero edificado siguiendo los cánones del gótico, aunque de transición al Renacimiento. Igualmente coetáneo es el Teatro Lope de Vega, antiguo Colegio de la Compañía de Jesús.

Por otra parte, no faltan en Ocaña magníficos monumentos religiosos. La iglesia parroquial de Santa María de la Asunción fue construida en el siglo XVIII en estilo neoclásico sobre los restos de otra anterior que, a su vez, se edificó a partir de una antigua mezquita. La iglesia parroquial de San Juan Bautista es más antigua, pues está fechada en el XIII, aunque sufrió varias reformas posteriores. Pese a esto, se incluye dentro del arte mudéjar toledano.

La torre campanario de la iglesia de San Martín es el único elemento que queda de esta y ha sido declarada bien de interés cultural. Construida a fines del siglo XVI, es de estilo herreriano. Asimismo, Ocaña te ofrece magníficos edificios conventuales. Entre estos, los de Santo Domingo de Guzmán y Santa Catalina de Siena, ambos de estilo renacentista. Y, ya en las afueras, hallarás la Fuente Vieja, probablemente de época romana.

Finalmente, Ocaña también tiene raigambre literaria. En la villa falleció don Rodrigo Manrique, al que su hijo dedicó las Coplas a la muerte de su padre. Y también en esta localidad está ambientada la famosa obra de Lope de Vega Peribáñez y el comendador de Ocaña. Por si ello fuera poco, allí nació Alonso de Ercilla, autor de La Araucana.

Tembleque

Casa de las Torres

Casa de las Torres, en Tembleque

Se encuentra al este de la provincia de Toledo y a unos cincuenta y cinco kilómetros de su capital. También te ofrece una maravillosa Plaza Mayor típicamente manchega. De planta cuadrada, tiene pórticos sustentados pro columnas y corredores en su parte superior. Construida entre los siglos XVI y XVII, presenta rasgos barrocos y una preciosa ornamentación en madera. En cuanto a esta, destaca el acceso principal, cubierto por un voladizo con mirador a cuatro aguas.

También es barroca del siglo XVIII la casa de las Torres, que ha sido declarada monumento histórico artístico y destaca por su preciosa fachada. Y de la misma época es la de Postas o Cuartel Viejo, aunque más austera.

Por otra parte, el monumento religioso más importante que encontrarás en Tembleque es la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Fue construida en el siglo XVI y presenta rasgos de transición del gótico al Renacimiento. Exteriormente, destaca por su imponente torre y, en cuanto a su interior, alberga varias capillas entre las que destacan las de Jesús nazareno y de la Virgen del Rosario.

Completan el patrimonio religioso de la villa toledana las ermitas de la Purísima Concepción, del Cristo del Valle, de Loreto y de San Antón. Pero más curiosa es la de la Veracruz por su forma octogonal terminada en cúpula.

Escalona, a orillas del Alberche

Castillo de Escalona

Castillo de Escalona, otro de los pueblos bonitos de Toledo

También pertenece, como La Puebla de Montalbán, a la comarca de Torrijos, aunque en este caso se halla a la vera del río Alberche. Debió estar habitada desde tiempos muy antiguos, pues en la zona se han hallado restos celtas, romanos y visigodos. Ya en la Edad Media, tuvo gran importancia por su ubicación estratégica.

De hecho, el gran símbolo de Escalona es su castillo-palacio, que recibe este nombre porque consta de la fortaleza propiamente dicha y de un palacio mudéjar. Su existencia está registrada en el siglo XI, aunque se cree que primero fue incluso una fortificación romana. Por otra parte, siguiendo con las resonancias literarias que te venimos explicando y como anécdota, te diremos que en el castillo nació el Infante don Juan Manuel, escritor medieval que nos legó El conde Lucanor.

También debes ver en la localidad la puerta de San Miguel, sobre la que hay una torre. Junto a la de San Vicente, son las que se conservan de la antigua muralla. También a San Miguel Arcángel está consagrada la iglesia más importante de Escalona, edificada sobre un primitivo templo románico. En su interior puedes ver un precioso retablo barroco. Asimismo, completa el patrimonio religioso de la villa el convento de las Concepcionistas Franciscanas. Pero también te ofrece Escalona una típica plaza castellana. Es la de don Juan Manuel, en la que se halla la Casa del Concejo, hoy Biblioteca Municipal con un pequeño museo, y un bonito quiosco de música.

Por otra parte, Escalona ha sabido reinventarse como escenario de arte urbano para atraer turismo. En sus calles puedes ver numerosas muestras del trabajo del artista callejero Mr. Trazo. Y, finalmente, si visitas la localidad en verano y te apetece darte un baño, tienes una playa fluvial a orillas del río Alberche. Desde ella, además, verás un bonito puente del siglo XIX.

En conclusión, te hemos mostrado algunos pueblos bonitos de Toledo. Pero podríamos hablarte de otros muchos, ya que esta provincia los tiene realmente preciosos. Como muestra, te citaremos Oropesa, con sus dos castillos y su hermosa torre del Reloj; Maqueda, con su Puerta Califal y su castillo de la Vela; El Toboso, tierra de la sin par Dulcinea; Consuegra, con sus molinos de viento típicamente manchegos, o la propia Torrijos, con su impresionante colegiata del Santísimo Sacramento. ¿No te parecen razones suficientes para visitar todos estos pueblos bonitos de Toledo?

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)