Pueblos medievales de España

Santillana del Mar

Hay cientos de pueblos medievales en España. Son localidades en las que parece haberse detenido el tiempo y que, cuando las visitamos, nos transportan a su pasado aristocrático o heroico en que eran señoríos, límites de frontera o grandes centros económicos.

Pasear por sus calles estrechas y empedradas, ver sus casas solariegas y visitar sus hermosos monumentos nos llevan a sentirnos como personajes del medievo. Y lo mejor es que puedes encontrarlos en todas las provincias de España, desde Barcelona hasta Cáceres y desde Cantabria hasta Málaga. Por todo esto, te proponemos un recorrido por los más bonitos pueblos medievales de España.

Santillana del Mar, un clásico entre los pueblos medievales de España

Vista de Santillana del Mar

Santillana del Mar, quizá el más típico pueblo medieval de España

Comenzamos nuestro itinerario por la que, quizá, sea la localidad medieval más conocida de nuestro país. Si a cualquiera de nosotros le preguntasen por un pueblo del Medievo en España, muchos contestaríamos Santillana del Mar.

Porque, además, es una villa preciosa en pleno centro de Cantabria. No en balde, ostenta la categoría de conjunto histórico artístico y forma parte de la red de Los Pueblos más Bonitos de España. De hecho, podríamos decirte que esta localidad no tiene desperdicio. Casi todas sus edificaciones cuentan con algo interesante.

Pero hay varias que tienes que ver. Es el caso de la espectacular colegiata de Santa Juliana, construida en el siglo XII siguiendo los cánones del románico, aunque reedificada en el XVI. No dejes de visitar su claustro, con sus cuarenta y dos capiteles. También es imprescindible que veas el imponente palacio de las Arenas, una joya del primer Renacimiento con motivos platerescos.

No es la única casona tradicional que puedes ver en Santillana. También te aconsejamos que te acerques a los palacios de Viveda, de Mijares o de Valdivieso, así como al edificio del Ayuntamiento, de estilo barroco. En fin, como te decíamos, todas las construcciones de esta localidad cántabra tienen interés. Ante la imposibilidad de hablarte de cada una de ellas, te aconsejaremos que también veas las casas de los Quevedo y Cossío, de los Villa, de la Archiduquesa o las torres de don Beltrán de la Cueva, del Merino y de don Borja. Todo ello sin olvidar el Museo de Altamira, con la réplica de sus famosas cuevas.

Besalú, un impresionante patrimonio románico

Besalú

Vista de Besalú

Viajamos ahora a la comarca de La Garrocha, en la provincia de Gerona, para hablarte de Besalú, otro impresionante pueblo medieval de España. Ya el mismo acceso a la villa, con su puente del siglo XI, resulta espectacular. Mide ciento cinco metros de longitud y, no obstante, ha sido restaurado en varias ocasiones. Destacan sus tres torres. Dos están junto a la muralla y una tercera, hexagonal y de treinta metros de altura, en el medio.

También Besalú es conjunto histórico artístico. Y cuenta con un interesante barrio judío de calles estrechas en el que aún se ven los restos de la antigua sinagoga y de la miqve, lugar donde se hacían los baños rituales. Por su parte, el monasterio de Sant Pere fue edificado en el siglo X, aunque hoy solo resta el templo. Y, en la misma plaza, tienes la casa Cornellà y el antiguo Hospital de Sant Julià, con fachada del XII.

La iglesia de San Vicente es una joya románica del siglo X y, ya extramuros, puedes ver los restos del castillo y la iglesia de San Martín. Pero también queremos aconsejarte algo que, probablemente, no aparecerá en muchas guías turísticas al uso. Ya que estás en Besalú, acércate a Castellfullit de la Roca, un precioso pueblo medieval más pequeño aún y que parece estar colgando de un vertiginoso risco.

Aínsa, en el Pirineo oscense

Aínsa

Plaza Mayor de Aínsa

Otro de los más bonitos pueblos medievales de España es Aínsa, ubicado en la comarca del Sobrarbe de la provincia de Huesca. A su encanto histórico añade una naturaleza privilegiada, ya que parte de su término municipal se incluye en el precioso parque natural de la Sierra y los Cañones del Guara.

Tan medieval podemos considerar Aínsa que la leyenda sitúa su fundación en el año 724 gracias al milagro de la cruz de fuego. Según ella, debido a la aparición de este elemento sobrenatural, las tropas cristianas de Garci Ximénez pudieron derrotar a los musulmanes. Ya en el siglo XVII se edificó un templete con una cruz en su interior para rememorar esta historia que todavía puedes ver hoy.

Pero el gran símbolo de Aínsa es su castillo, construido en torno al siglo XI. Fue el auténtico origen de la villa, ya que a partir de él se extendieron las murallas para proteger a quienes se instalaban en su entorno. Desde 1931 es Monumento histórico artístico.

También te aconsejamos que veas en la localidad oscense la iglesia de Santa María, edificada entre los siglos XI y XII siguiendo los cánones del románico. Destaca en su sencillez la portada con cuatro arquivoltas y la nave única cubierta con bóveda de medio cañón, pero, sobre todo, la torre, de dimensiones únicas en el románico aragonés.

No dejes de pasar, igualmente, por su bonita plaza Mayor, abierta y con sus soportales, ni de ver las casas Arnal y de Bielsa, ambas del siglo XVI. Pero, sobre todo, pasea por sus estrechas calles empedradas como si estuvieras en el Medievo.

Frías, una ciudad medieval en Burgos

Frías

Vista de Frías, una joya medieval en la provincia de Burgos

Con menos de trescientos habitantes, te sorprenderá saber que esta villa de la provincia de Burgos ostenta el título de ciudad otorgado por el rey Juan II de Castilla en 1435. Esto te dará idea de la importancia que tuvo en la Edad Media.

Uno de sus grandes símbolos es el espectacular puente románico del siglo XIII que, con sus casi ciento cincuenta metros de longitud, figura entre los más largos de España. Posteriores reformas le añadieron elementos góticos como algunos de sus arcos, que son apuntados. También posterior es la torre central que lo adorna.

Pero, quizá, el principal atractivo de Frías sean sus casas medievales. Algunas de ellas, como las de Cuenca, parecen estar colgadas de un cerro en el camino que une la iglesia de San Vicente y el castillo de los Velasco. Este último corona, justamente, el cerro de La Muela y ya aparece registrado en el siglo IX, aunque su factura actual es del XII. Su ubicación y tamaño le conferían un indudable carácter defensivo para la zona.

En cuanto a la citada iglesia de San Vicente Mártir y San Sebastián, solo conserva algunos elementos de su primitiva forma románica. Sufrió distintos percances que obligaron a reconstruir muchas de sus partes. Asimismo, su antigua portada se llevó al Museo de los Claustros de Nueva York.

También debes ver en Frías otros monumentos religiosos como los conventos de San Francisco y Santa María de Vadillo, así como la iglesia gótica de San Vítores. Y, respecto a los civiles, te aconsejamos visitar la casa cuartel y palacio de los Salazar. Todo ello sin olvidar la judería, que estuvo en las actuales calles Convenio y Virgen de la Candonga.

Albarracín, otro de los más bonitos pueblos medievales de España

Albarracín

Vista de Albarracín

Volvemos a la comunidad autónoma de Aragón, concretamente a la provincia de Teruel, para hablarte de Albarracín, cuya fundación se estima en torno al siglo XI, cuando un grupo de musulmanes se instaló allí. Construyó para ello un imponente alcázar que es, actualmente, Monumento histórico artístico.

No obstante, toda la localidad ostenta el título de conjunto histórico monumental. A la época musulmana pertenece también la torre del Andador, que formó parte de las murallas defensivas de la villa. Simétrica a esta es la torre de doña Blanca, que se encuentra en un extremo del parque.

Y, junto al castillo, tienes la catedral del Salvador, edificada en el siglo XVI sobre los restos de un antiguo templo románico del XII. Combina los estilos gótico, renacentista y barroco. Asimismo, en su interior, puedes ver una interesante colección de tapices flamencos.

Junto a la catedral, está el palacio Episcopal, con una interesante fachada barroca, y, en el llamado Portal de Molina, la casa de la Julianeta, típica construcción popular. Finalmente, el Ayuntamiento es del siglo XVI.

Montefrío, el medievo andalusí

Montefrío

Montefrío, uno de los más bonitos pueblos medievales de España

Ubicado en la provincia de Granada, Montefrío tuvo enorme importancia en la Edad Media de Al-Ándalus. De hecho, su castillo albergó durante siete años la corte del rey nazarí Ismail III. Esta fortificación se halla sobre un imponente cerro donde también está la iglesia de la Villa, construida en el siglo XVI por Diego de Siloé.

Pero no es lo único que puedes ver en Montefrío. Además de pasear por sus calles y ver sus casas blancas, debes acercarte al impresionante paisaje del Cerro de los Gitanos, donde hay varios yacimientos arqueológicos e incluso un poblado y un puente romano. Y en el barranco de los Molinos verás cascadas y, justamente, molinos de época latina.

Igualmente, tienes que visitar en Montefrío, que también ha sido declarado conjunto histórico artístico, las iglesias de San Sebastián y San Antonio, renacentista la primera y barroca la segunda. En cambio, la de la Encarnación es neoclásica. Por su parte, la Casa de Oficios y el Hospital de San Juan de Dios son del siglo XVI y el Ayuntamiento es una casa solariega del XVIII.

En conclusión, te hemos mostrado algunos de los más impresionantes pueblos medievales de España. Sin embargo, inevitablemente, se nos han quedado muchos en el tintero. Solo por mencionarte algunos, te citaremos Alquézar en Huesca, Peratallada en Gerona, Ronda en Málaga u Olite en Navarra. Anímate a visitarlos, no te arrepentirás.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)