Qué hacer en La Palma a pesar de la roca volcánica

La palma Canarias

Qué hacer en La Palma es una pregunta que se hacen muchos viajeros que visitan las islas Canarias. El motivo estriba en que se trata de una de las menos conocidas del archipiélago o, al menos, una de las que menos turistas reciben al cabo del año.

Comparada con Tenerife (aquí te dejamos un artículo sobre Tenerife) o Gran Canaria, la «isla bonita», como también se la conoce, ha sido mucho menos frecuentada por quienes buscan unas vacaciones en el precioso archipiélago. Sin embargo, es una maravilla natural que ha merecido el reconocimiento de Reserva de la Biosfera y que está llena lugares interesantes. Por todo ello, vamos a mostrarte qué hacer en La Palma. No obstante, debes tener en cuenta que la erupción del volcán Cumbre Vieja puede acabar, desgraciadamente, con alguno de estos lugares. En todo caso, como aún no ha terminado el fenómeno de la lava, te hablaremos de todos ellos.

Qué hacer en La Palma: de la naturaleza a los pueblos típicos

Comenzaremos nuestro repaso por lo que hacer en La Palma hablándote de sus bellezas naturales, tanto costeras como del interior, para luego centrarnos en sus poblaciones más bonitas y genuinamente canarias. Vamos con ello.

La Caldera de Taburiente

Caldera de Taburiente

Vista de la Caldera de Taburiente

Este antiguo volcán que ha dejado un cráter de siete kilómetros de diámetro es uno de los grandes símbolos de la isla. Actualmente, conforma, junto a sus alrededores el parque natural que lleva su nombre y se encuentra en el centro de La Palma.

De hecho, ocupa una superficie tan grande de esta que, en su interior, puedes encontrar varias rutas de senderismo. Por ejemplo, te aconsejaremos la que va desde el aparcamiento de La Viña hasta el mirador de los Brecitos, donde contemplarás unas extraordinarias vistas.

Además, en tu visita al parque podrás observar una flora y una fauna maravillosas. Respecto a la primera, abunda el pino canario y el amagante, ambas especies endémicas del archipiélago. Y, junto a ellos, la laurisilva, especie que solo se conserva actualmente en la región biogeográfica de la Macaronesia.

En cuanto a la fauna de la Caldera de Taburiente, abundan los insectos. Son especies muy frecuentes la escolopendra y la araña lobo. Pero, más característico de la zona es un escarabajo endémico de la isla que vive en cuevas a dos mil metros de altura. También verás en el parque cernícalos, conejos, gatos asilvestrados o carneros de berbería.

El Roque de los Muchachos

El mirador del Roque de los Muchachos

Mirador en el Roque de los Muchachos

Aunque se halla integrado en la zona de la Caldera de Taburiente, vamos a hablarte por separado de esta elevación de 2426 metros, la segunda más alta del archipiélago canario tras el Teide. Además, te sonará su nombre porque en la cima se encuentra uno de los observatorios astronómicos más importantes de España.

Si eres aficionado a esta ciencia, te aconsejamos subir a esa montaña, no solo por la altura, sino porque el cielo es especialmente claro en la zona. Disfrutarás como un niño viendo estrellas fugaces y otros fenómenos atmosféricos.

Concretamente, el Roque de los Muchachos cierra la Caldera de Taburiente por su parte norte y se formó, justamente, con la lava que emitió el volcán. Hay varios senderos que llevan hasta su cima. Por ejemplo, los de Fuente Nueva y de Olén. En la ascensión, verás como la vegetación tupida va dando paso a rocas peladas. Y, una vez arriba, también podrás observar maravillosas vistas de La Palma. Incluso, cuando hay buena visibilidad, se aprecian las islas de Tenerife, El Hierro y La Gomera.

Disfrutar de las playas: Otra cosa imprescindible que hacer en La Palma

La playa de Los Cancajos

Playa de Los Cancajos

La isla bonita también te ofrece magníficas playas. Son de arena negra volcánica, pero excelentes para disfrutar de un baño agradable y para tomar el sol después de visitar las bellezas de La Palma.

Entre ellas, te aconsejamos la playa de Los Cancajos, que se halla a solo dos kilómetros de la capital de la isla y está equipada con todas las comodidades. Además, cuenta con un rompeolas natural que mantiene sus aguas tranquilas. Asimismo, la riqueza de su fondo marino la hace perfecta para que practiques submarinismo.

También te recomendamos la playa de Tazacorte, ideal para familias; la de Nogales, al pie de un imponente acantilado; la de Puerto Naos, con su paseo marítimo, o la de Charco Verde, que cuenta con todos los servicios.

Sin embargo, más curiosa es la playa de Veta, situada bajo un impresionante acantilado que tiene casas construidas en la propia roca. Seguramente la habrás visto en programas de televisión porque es uno de los lugares más típicos de La Palma.

Finalmente, si prefieres la piscina, tienes varias en la isla. Entre ellas, destacan las de La Fajana, que aprovechan las rocas y el agua del mar y las del Charco Azul, también marinas. Incluso tienes una playa fluvial en la propia Caldera de Taburiente para que te refresques después de una larga caminata.

Una vez te hemos hablado de sus principales maravillas naturales, vamos a centrarnos en otra cosa que hacer en La Palma: descubrir sus poblaciones, llenas de encanto típico y de bonitos monumentos.

Los Llanos de Aridane

Los Llanos de Aridane

Ayuntamiento de los Llanos de Aridane

Con este poético nombre se conoce a una localidad situada al oeste de la isla bonita. Es su municipio más poblado, con unos veinte mil habitantes y cuenta con varios lugares de interés que vamos a mostrarte.

Su núcleo social es la plaza de España, adornada con once imponentes laureles de Indias y varias palmeras reales traídas desde Cuba. En ella se encuentran los edificios más representativos de la localidad. Respecto a estos, te aconsejamos que veas el Ayuntamiento, una construcción regionalista de estilo tradicional con sus típicos balcones.

También debes visitar la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, edificada en el siglo XVI. A su belleza exterior suma varios tesoros que se hallan dentro. Así, la talla flamenca de la Virgen de los Remedios y la del Cristo de la Salud, que fue hecha por los indios Tarascos de México con pasta de maíz.

Por otra parte, en la zona del Llano de Argual, puedes ver varias casonas solariegas edificadas en los siglos XVI y XVII. Entre ellas, las casas Vélez de Ontanilla y la casa Massieu Van Dalle. Finalmente, después de pasar por el mirador situado en la plaza de los Cuatro Caminos, con sus mosaicos, acércate al Museo Arqueológico Benahoarita, dedicado al pueblo nativo de La Palma.

El Paso, otra cosa que hacer en La Palma

La ermita de la Virgen del Pino

Ermita de la Virgen del Pino

Si el anterior era el municipio más poblado de la isla, este es el más grande. De hecho, pertenece a él gran parte de la Caldera de Taburiente, pero como curiosidad te diremos que es el único que carece de costa. Buena parte de su orografía es montañosa, con cimas como el Cumbre Vieja o el pico Bejenao.

También abundan en él los bosques de pino canario. Precisamente, cerca de la ermita de la Virgen del Pino, patrona del municipio, se encuentra el árbol de esta especie más antiguo de la isla, con unos ochocientos años. También es uno de los más grandes, pues tiene un radio de 120 centímetros y una altura de 32 metros.

Cada tres años, la Virgen del Pino es bajada en procesión hasta la iglesia de Nuestra Señora de Bonanza, en la capital. Esta es un pequeño templo del siglo XVIII que destaca por su belleza. Tras permanecer un mes en él, la imagen de la Virgen vuelve a ser llevada a su ermita para celebrar su festividad a primeros de septiembre.

Ya en el siglo XX se construyó en El Paso la nueva iglesia de Nuestra Señora de Bonanza, más grande que la anterior y de estilo neogótico. Finalmente, te aconsejamos ver en esta preciosa localidad el edificio del Ayuntamiento, el Teatro Monterrey y el Museo de la Seda.

Santa Cruz de La Palma

Santa Cruz, capital de La Palma

Santa Cruz de La Palma

Fundada en 1493 bajo el curioso nombre de Villa de Apurón, es la capital de la isla. Pese a su pequeño tamaño, cuenta con un rico patrimonio renacentista y barroco. Buena parte de él se concentra en los alrededores de la plaza de España, donde puedes ver el Ayuntamiento, la iglesia matriz de El Salvador y varias casonas aristocráticas.

También encontrarás varios monumentos de interés en la calle Real, principal arteria de la población. Entre ellos, te aconsejamos fijarte en el palacio de Sotomayor y en la casa Salazar. Por su parte, en la avenida Marítima te llamarán la atención sus preciosas construcciones tradicionales con balcones.

Asimismo, en Santa Cruz debes visitar los castillos de Santa Catalina y de San Fernando y las iglesias de Santo Domingo y de San Francisco. Este último se halla unido a un antiguo convento dominico que hoy alberga el Museo Insular.

Finalmente, en la parte alta de la capital se halla el Real Santuario de la Virgen de las Nieves, patrona de La Palma. Como sucede con la Virgen del Pino, también esta figura es bajada en procesión hasta las calles de la ciudad. Concretamente se alberga en la iglesia matriz de El Salvador y vuelve a llevarse hasta su santuario el cinco de agosto, fecha de su festividad.

En conclusión, te hemos mostrado algunas de las mejores cosas que hacer en La Palma. Pero tienes otras muchas posibilidades. Por ejemplo, visitar Tazacorte, con su bella ermita de San Miguel, o Garafia, donde están las áreas rupestres de La Zarza y La Zarzilla, en las que abundan los petroglifos, y el monumento natural de la Costa de Hiscaguán, con sus espectaculares acantilados. ¿No te parecen razones suficientes para visitar esta preciosa isla canaria?

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*