Qué ver en Barrika

Ayuntamiento de Barrica

Explicarte qué ver en Barrika supone comenzar haciendo un poco de historia. Porque este pequeño municipio de la provincia de Vizcaya tiene sus orígenes en la carta puebla que el señor de la zona, Lope Díaz de Haro, le concedió en el siglo XII.

Es, por tanto, una villa histórica. Pero, además de por sus monumentos, destaca por sus maravillas naturales. Enormes acantilados y playas salvajes jalonan su territorio dándole un aspecto exuberante que ha conformado el carácter de bravos marinos. Y todo ello tan solo a unos treinta minutos de Bilbao, entre las localidades de Plencia y Sopelana, en plena comarca de Uribe. Si quieres descubrir qué ver en Barrika, te animamos a seguir leyendo.

Las playas

Muriola

Playa de Muriola

Comenzamos nuestro recorrido por este municipio vizcaíno hablándote de sus preciosas y agrestes playas. Cuenta con unos seis kilómetros de arenales circundados por impresionantes acantilados cubiertos de vegetación. Algunos de estos lugares son dignos de la mejor postal y, además, contrastan con el interior verde y salpicado de caseríos tradicionales.

La playa de Meñakoz está orientada al noroeste, ya lindando con la citada Sopelana. Por su conformación, es abierta e ideal para la práctica del surf. En cuanto a la de Barrika propiamente dicha, tiene una longitud de casi trescientos metros y una anchura de treinta, aunque varía mucho con las mareas. Su difícil acceso y ubicación hacen que haya sido elegida por los aficionados al nudismo.

Finalmente, la playa de Muriola es la más popular. De hecho, incluso apareció como escenario en la séptima temporada de la famosa serie televisiva Juego de Tronos. También se la llama de la Cantera porque se originó gracias a las arenas de sílice de una que se encuentra junto a ella. Además, está bien resguardada del mar. De hecho, junto a ella está la ensenada de Barrikondo.

Los acantilados, otra maravilla que ver en Barrika

Acantilados de Barrika

Los acantilados, una de las joyas que ver en Barrika

Si las playas de Barrika son bonitas, más espectaculares todavía son los acantilados que, como te hemos dicho, las enmarcan. Toda la costa de la zona presenta estos promontorios rocosos que parecen cortados a cuchillo sobre el mar. Incluso cuentan con su propia ruta.

Se trata de la bautizada como ruta de los acantilados Gecho-Armintza, que recorre los que conforman estos dos municipios, pero también los de Sopelana, Plencia, Gorliz y el propio Barrika. Es un trayecto de poca dificultad que tiene más de veinte kilómetros, pero puedes hacer de forma parcial.

En cualquier caso, te brinda maravillosas vistas de la costa vasca y de los pueblos del litoral. Concretamente, en la zona de Barrika, podrás ver calas vírgenes azotadas por el mar que no te defraudarán. Y, ya en la parte baja de los acantilados, hay caprichosas formaciones de piedra que han atraído a geólogos de todo el mundo. Conforman lo que se denomina un flysch.

Recibe este nombre el conjunto de paredes rocosas sedimentarias conformadas por diferentes capas y que se alternan con rocas cohesivas de otro tipo. Entre estas, calizas o pizarras. Como curiosidad, ye diremos que, precisamente, el País Vasco es rico en este fenómeno natural. Incluso cuenta con una llamada Ruta del Flysch que se halla entre las localidades guipuzcoanas de Zumaya y Deva. Está, asimismo, integrada en el Geoparque de la Costa Vasca. No obstante, también se da este fenómeno en otros lugares del norte de España. Por ejemplo, en el municipio cántabro de Piélagos tienes la llamada Costa Quebrada.

Por otra parte, incluso hay en la zona de Barrika unas pequeñas marismas. Se hallan en la última parte de la ría de Butrón, coincidiendo con los bordes de la carretera que va desde la villa hasta Plencia. Conforman todo un ecosistema que acoge vegetación autóctona y aves migratorias. No obstante, también tienes que ver en esta preciosa localidad vasca varios monumentos.

La iglesia parroquial de Santa María y otras construcciones religiosas

Iglesia de Barrika

Iglesia de Santa María, en Barrika

Es una pequeña joya románica datada en el año 1052, aunque ha sufrido distintas reformas posteriores. Debido a estas, el único vestigio de su primitivo estilo es una ventana con arco de medio punto situada en el ábside. La portada, en cambio, es gótica tardía del siglo XVI y el conjunto más bien barroco del XVIII.

Respecto a este último estilo, destaca la torre. Por su parte, la portada del cementerio anexo es neoclásica. Pero también debes visitar en Barrika la ermita de San Telmo, que data del mismo siglo XVIII y se encuentra en las tierras de Casa Aranbaltza. Esta última nos lleva, justamente, a hablarte de los caseríos diseminados por los alrededores de esta localidad vasca.

Residencia Elorduy y más casas rurales

Vista de la Residencia Elorduy

La Residencia Elorduy

La mayoría de estas casas solariegas responden al estilo rural típico vasco de la pequeña aristocracia. Entre ellas, puedes ver las de Garramune , Txarta o la de los condes de Barrika. Pero queremos destacarte por su belleza otra de esas casonas.

Te hablamos de la llamada Residencia Elorduy, que tiene un carácter muy diferente. Fue construida en 1914 por el interés filantrópico de Concepción Elorduy para que sirviera como hospital y se debe al arquitecto Javier Aguirre Iturralde. Se trata de un precioso edificio de corte historicista y ecléctico que recuerda a los grandes balnearios europeos del siglo XIX.

Otras cosas qué ver en los alrededores de Barrika

Castillo de Butrón

Castillo de Butrón, una visita imprescindible cerca de Barrika

Junto a los monumentos que te hemos señalado y a las maravillas naturales que te ofrece una localidad típicamente vasca como Barrika, aún puedes encontrarte otras sorpresas. Solo tienes que moverte un poco por sus alrededores. Así, por ejemplo, llegarás al cercano municipio de Gatica, donde tienes el impresionante y famoso castillo de Butrón.

Es una fortificación neogótica del siglo XIX, aunque sus orígenes se remontan a la Edad Media. Concretamente a la casa señorial de los Butrón. Esta, con el paso de los siglos, fue quedando enmascarada como si de una casona rural se tratase. Sería el marqués de Cubas a fines del XIX el arquitecto encargado de levantar esta maravilla historicista que es el castillo actual.

Para construirlo, se inspiró en distintas fuentes. Entre ellas, los castillos bávaros de la misma época, pero también el Alcázar de Segovia, cuya influencia se ve en la torre del homenaje. La construcción tiene una superficie de casi dos mil quinientos metros cuadrados y se encuentra en una finca de treinta y cinco mil. El propio río Butrón forma un rebalse que le sirve como foso. Para salvarlo, como no podía ser de otra forma, hay un puente.

Precisamente, los señores de Butrón, dueños primitivos del castillo, tuvieron casa en Plencia, otra de las localidades próximas a Barrika que te aconsejamos visitar. Porque esta antigua villa marinera y mercante tiene mucho que mostrarte empezando por su precioso casco histórico. La propiedad de que te hablamos es la casa de Torrebarri, que se remonta al Medievo, aunque ha sido restaurada varias veces. Como curiosidad, te diremos que tiene una inscripción en euskera de 1603 considerada de las más antiguas que se conservan en esa lengua.

Por su parte, el Torreón fue construido en 1562 y usado como sede del Ayuntamiento hasta el siglo XX. En cambio, actualmente alberga el Museo de Plencia, dedicado a la historia de la localidad. Y la puerta o arco de Santiago es el único resto que se conserva de la antigua muralla que circundaba la villa.

Precisamente, puedes ver esta última en la misma plaza donde está la iglesia de Santa María Magdalena. Es un edificio del siglo XIV al que se unió la torre campanario cien años más tarde. Combina elementos románicos y góticos y consta de tres naves con cabecero recto y coro a los pies. Pero, como tenía la doble función religiosa y defensiva, exteriormente se parece a algunas iglesias fortificadas.

Qué comer en Barrika

Bacalao a la vizcaína

Un plato de bacalao a la vizcaína

Finalmente, puesto que la gastronomía también forma parte de la experiencia de viajar, queremos recomendarte algunos de los platos que debes probar en Barrika. Y ello se hace aún más necesario si de cocina vasca hablamos, pues está considerada una de las mejores del mundo.

Para empezar, toda la comarca del Uribe, donde se halla la villa, destaca por la calidad de su ternera. Sus chuletas son uno de los grandes atractivos culinarios de la zona. Pero, si quieres pescado, tienes el no menos delicioso bacalao a la vizcaína, que se elabora con la salsa así denominada. A su vez, esta se prepara, básicamente, con pimientos choriceros, cebolla, harina y aceite. Pero también son típicas las cocochas de merluza en salsa verde.

Por otra parte, también son muy típicas las recetas de marmitako, que es un guiso de bonito con patatas y otros ingredientes; de menestra de verduras a la bilbaína; de alubias rojas con morcilla o de txangurro, que no es otra cosa que centollo. Finalmente, como repostería, te aconsejamos los canutillos de Bilbao o la pantxineta, que es un hojaldre al horno relleno de crema y espolvoreado con almendras. Y, para beber, tienes el chacolí o vino y la sidra vasca. Claro que, si de Euskadi hablamos, tenemos que recomendarte también sus típicos pinchos. Hay tantas variedades como locales que los preparan. Pero cada uno de estos suele tener su propia especialidad.

En conclusión, te hemos mostrado qué ver en Barrika y en sus alrededores. Además, si te acercas a esa zona del País Vasco, te aconsejamos que también visites la maravilla natural de San Juan de Gaztelugache, con su ermita del siglo X, y la propia ciudad de Bilbao, una de las más bonitas de toda España. ¿No crees que se trata de un plan muy interesante?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*