Qué ver en Jaén

Vista de Jaén

Si te preguntas qué ver en Jaén porque quieres visitar la ciudad andaluza, te diremos que posee un impresionante patrimonio monumental. Este ha ido conformándose a lo largo de su dilatada historia, que abarca, al menos, desde tiempos de los íberos, como prueba el yacimiento arqueológico del cerro de la Plaza de Armas de Puente Tablas.

Más tarde, Jaén sería capital del Santo Reino hasta el siglo XIX. Pero, además, la ciudad andaluza se halla en un entorno privilegiado, al pie del cerro de Santa Catalina y del monte Jabalcuz, en los que tienes varias rutas de senderismo, y rodeada de olivares. Si quieres descubrir qué ver en Jaén, te animamos a seguir leyendo.

Catedral de la Asunción

La catedral de Jaén

Catedral de la Asunción en Jaén

Es un imponente templo de estilo renacentista, aunque su fachada es una de las joyas del barroco español. Declarado Monumento Histórico Cultural, su construcción comenzó en el siglo XVI y se extendió durante las centurias siguientes. Además, después del terremoto de Lisboa, hubo de restaurarse. Pero, si bonito es su exterior, más espectacular aún es lo que puedes ver dentro.

Por ejemplo, el coro neoclásico, que es uno de los más grandes de España, y la sala capitular, obra de Andrés de Vandelvira. Pero, sobre todo, debes visitar en su interior la reliquia del Santo Rostro, considerada la verdadera faz de Jesucristo. Es el lienzo con el que Verónica habría secado la cara del Señor durante la Pasión.

Otros templos y edificios religiosos que ver en Jaén

La basílica de Sal Ildefonso

Basílica de San Ildefonso

Junto a la catedral, tienes otros muchos edificios religiosos de enorme belleza en la ciudad andaluza. Entre ellos, la basílica de San Ildefonso, de estilo gótico y que alberga la imagen de la Virgen de la Capilla, copatrona de Jaén. También te aconsejamos visitar las iglesias de Santa María Magdalena, de San Juan Bautista, considerada la más antigua de la ciudad, o de San Andrés, que alberga la Santa Capilla, una sala de oración dedicada a la Inmaculada Concepción.

Por otra parte, también hay edificios conventuales que visitar en Jaén. Destaca entre ellos el Real Convento de Santo Domingo, actual sede del Archivo Histórico Provincial. Su fachada es de estilo manierista y cuenta con una iglesia edificada en el siglo XVI. Pero la principal maravilla que puedes ver en este monasterio es el claustro, considerado el más grande de la ciudad y en el que destacan sus sesenta columnas de orden toscano y sus veintiocho arcos de medio punto.

Baños árabes y palacio del conde de Villardompardo

Los baños árabes

Baños árabes de Jaén

El palacio, construido en el siglo XVI, es una maravilla renacentista, aunque su puerta principal se realizó en el siglo XIX. En su interior, destaca el patio central con doble galería de columnas y al que se abren distintas estancias del edificio.

Asimismo, en los bajos del palacio puedes visitar los antiguos baños árabes, considerados los más grandes que se conservan en Europa, con sus 450 metros cuadrados. Fechados en el siglo XI, cuentan con varias salas decoradas siguiendo los cánones del arte almorávide y almohade.

También alberga el palacio de Villardompardo dos museos que te interesará ver. Son el Internacional de Arte Naif, basado en la colección del pintor Manuel Moral, y el de Artes y Costumbres populares, que tiene un importante valor etnográfico.

Otros palacios que puedes ver en Jaén

El palacio de los Vilches

Palacio de los Vilches

No es el de Villardompardo el único edificio palaciego que puedes ver en Jaén. De hecho, te recomendamos que no te pierdas el precioso palacio de los Vilches, con su impresionante fachada renacentista; el del vizconde de los Villares o del Conde-Duque, situado junto al monasterio barroco de Santa Teresa de Jesús; el palacio Provincial, edificado en el siglo XIX y que cuenta con una importante colección de pinturas, o la Casa Consistorial, que se inspira en el anterior, pero es una joya ecléctica de la arquitectura del siglo XX.

Pero, quizá, el palacio más original y llamativo de Jaén sea el del condestable Iranzo por su espectacular estilo mudéjar. Muestra de la pervivencia del arte musulmán tras la conquista cristiana de la ciudad, si puedes, visita su impresionante salón con aljarfe o techo con maderas labradas. Actualmente, es sede de la Biblioteca Municipal.

Castillo de Santa Catalina

Castillo de Santa Catalina

El castillo de Santa Catalina

Probablemente sea el monumento más conocido de Jaén. Se halla en el cerro del mismo nombre y fue edificado en época medieval sobre los restos de una antigua alcazaba árabe. De hecho, el conjunto tiene, junto a él, otros dos recintos: el Alcázar Viejo y el Abrehuí, aunque buena parte de estos restos se eliminaron para construir el parador nacional de turismo.

La torre del homenaje del castillo tiene cuarenta metros de altura y en su interior cuenta con un centro de interpretación. Pero, sobre todo, desde ella tienes maravillosas vistas de Jaén y de los olivares y las sierras que circundan la ciudad.

Asimismo, en el conjunto destacan la capilla de Santa Catalina de Alejandría, construida entre los siglos XIII y XIV en estilo gótico, y la Cruz, ubicada en la parte más alta del cerro y que es un símbolo de la ciudad. En ella puedes leer, además, un bonito soneto del poeta jienense Antonio Almendros Aguilar.

La judería

Menorá

Menorá de la plaza de los Huérfanos

La ciudad tuvo presencia hebrea durante doce siglos y el conjunto de calles estrechas y empinadas que conforman su judería forman parte de la red Caminos de Sefarad junto a localidades como Córdoba, Ávila, Béjar o Calahorra. También se la conoce como barrio de Santa Cruz y, entre sus edificios destacados están la casa de los Ibn Shaprut, las Carnicerías, bajo las que se hallan los baños del Naranjo, la menorá de la plaza de los Huérfanos y los restos de la puerta de Baeza, una de las entradas de la muralla.

Pero, quizá, el elemento más destacado de este barrio sea el Real Monasterio de Santa Clara, del siglo XV. Como curiosidad, te diremos que las mujeres que van a casarse donan huevos a las monjas clarisas para así lograr tener buen tiempo en el día de su boda.

Museo Íbero

Museo Íbero

Piezas del Museo Íbero de Jaén

Es otra visita imprescindible en Jaén, pues alberga la mayor colección de arte íbero del mundo. Contiene piezas procedentes de los yacimientos arqueológicos de toda la provincia. Destaca entre ellos el de Puente Tablas, que ya te hemos mencionado. Pero también han aportado numerosos objetos los de Cerrillo Blanco en Porcuna, de Cástulo en Linares, del Cerro del Pajarillo en Huelma o el de Atalayuelas en Fuerte del Rey.

Antiguo Hospital de San Juan de Dios

Hospital de San Juan de Dios

Claustro del Hospital de San Juan de Dios

Terminaremos nuestro recorrido por la ciudad en este imponente edificio construido en el siglo XV para luego pasar a hablarte de los alrededores de Jaén. Destaca su fachada gótica tardía y su precioso patio de estilo renacentista andaluz, ajardinado y con una fuente central. Junto al hospital, puedes ver una capilla restaurada, pero que conserva su fachada del siglo XVIII.

Parques y alrededores de Jaén

Vista de la Alameda de los Capuchinos

Alameda de los Capuchinos en Jaén

Como te decíamos, la ciudad andaluza cuenta con una ubicación privilegiada y unos alrededores muy bonitos por los que puedes hacer interesantes rutas de senderismo y bicicleta. Destaca entre ellos el que transita por el monte Jabalcuz, que ya te hemos citado y que transita entre pinos y olivares. Si lo recorres, también verás el edificio del antiguo balneario y sus jardines, un conjunto de edificios de gran valor arquitectónico construidos a principios del siglo XX.

También te ofrecen bonitos paisajes el sendero que transita por la antigua muralla medieval de la ciudad, el que lleva hasta el área recreativa de la Cruz de la Chimba, donde hay un aula de la naturaleza, y el que va a los Pinares del Neveral, cerca del castillo de Santa Catalina.

Sin embargo, no te hace falta salir de Jaén para disfrutar de la naturaleza. La ciudad cuenta con varios parques, muchos de ellos, además, de gran belleza. Quizá el más bonito sea la Alameda de Capuchinos, que data del siglo XVI y cuenta con jardines de estilo renacentista y una avenida central pensada para el paseo de carruajes. Muy cerca de él se halla el convento de la Concepción Franciscana o de las Bernardas, edificado en el siglo XVI.

También es muy bonito el parque de la Concordia, que se halla al lado del monumento a las Batallas, dedicado a las de las Navas de Tolosa y Bailén y realizado por el escultor jienense Jacinto Higueras en 1910.

Pero quizá el parque más espectacular de Jaén sea el de Andrés de Valdenvira que, con sus cien mil metros cuadrados, es el más grande de toda Andalucía. Cuenta con más de dos mil especies vegetales, estanques, fuentes, un anfiteatro e incluso un campo de fútbol. Es el principal pulmón de la ciudad y también un espacio donde puedes realizar actividades deportivas.

En conclusión, te hemos hablado de qué ver en Jaén. Como has podido ver, la ciudad andaluza te ofrece numerosos atractivos. Cuenta con magníficos monumentos, una naturaleza privilegiada y mucha animación. Respecto a esta, además, puedes disfrutar de una magnífica gastronomía y de varias zonas de tapeo, todo un clásico en Jaén. Entre los platos típicos que puedes degustar en la ciudad andaluza, están delicias como la ensaladilla de pimientos asados, la pipirrana, las espinacas esparragadas al estilo Jaén, el potaje de habas y berenjenas o el bacalao encebollado. Sin olvidar dulces como los pestiños, los alfajores o los ochíos. ¿No te apetece disfrutar de esta preciosa capital andaluza?

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*