Qué ver en los Picos de Europa

Hablar sobre qué ver en los Picos de Europa es hacerlo de maravillosos paisajes naturales, pueblos llenos de encanto y magníficas rutas de montaña. Tanto abunda todo ello en ese macizo montañoso que se nos hace difícil sintetizarlo para ti.

Pertenecientes a la Cordillera Cantábrica, los Picos de Europa son una enorme formación caliza que se extiende por las provincias de León, Cantabria y Asturias. Asimismo, la mayor parte de sus lugares están integrados en el Parque Nacional de los Picos de Europa, que es el segundo más visitado de España tras el del Teide, en la isla de Tenerife (aquí te dejamos un artículo sobre este parque canario).

Qué visitar en los Picos de Europa: Desde espectaculares gargantas a pueblos tradicionales

Conforman los Picos de Europa tres macizos: el oriental o de Ándara, el central o de los Urrieles y el occidental o Cornión. No sabríamos decirte cuál es más bonito, pero sí podemos hablarte de las visitas imprescindibles que debes hacer en todos ellos. Vamos a verlas.

Covadonga y los lagos

Covadonga

Real Sitio de Covadonga

Si accedes a los Picos de Europa por Cangas de Onís, capital del Reino de Asturias hasta el año 774, llegarás a la montaña de Covadonga, lugar de culto para los creyentes y visita ineludible para quienes no lo son por sus resonancias míticas e históricas.

Sobre una enorme explanada, encontrarás la Basílica de Santa María la Real de Covadonga, una construcción neomedieval del siglo XIX que sustituyó a la antigua iglesia de madera. Y también el Monasterio de San Pedro, que es Monumento Histórico Artístico y que conserva todavía elementos románicos. Por su parte, la Real Colegiata de San Fernando es del siglo XVII y completan el conjunto la estatua en bronce de Pelayo, un obelisco con la Cruz de la Victoria, emblema de Asturias, y la llamada «Campanona», con sus tres metros de altura y 4000 kilogramos de peso.

Pero, sobre todo para los creyentes, es ineludible la visita a la Santa Cueva, donde se alberga la figura de la Virgen de Covadonga y la supuesta tumba del propio Pelayo. Siguiendo con la tradición, dice que en este lugar se refugió el godo con sus huestes durante la Batalla de Covadonga.

Después de visitar esta impresionante zona, puedes subir a los lagos, que se hallan a apenas doce kilómetros. Concretamente, son dos, el Ercina y el Enol y se encuentran en un entorno natural maravilloso de montañas y zonas verdes. Puedes subir hasta ellos en coche (con limitaciones) o a través de magníficas rutas de senderismo.

Poncebos y la Garganta del Cares, otra maravilla

La garganta del Cares

Garganta del Cares

Poncebos es un pequeño pueblo de montaña perteneciente al concejo de Cabrales al que llegarás a través de espectaculares paisajes. Está lleno de encanto, pero su principal cualidad es que se halla en una de los extremos de la Ruta del Cares.

Este recorrido lo une con Caín, ya en la provincia de León, y tiene una longitud aproximada de 22 kilómetros. También llamada Garganta Divina por discurrir entre enormes paredones calizos, tiene tramos creados por la mano del hombre.

Aprovechando la erosión producida por el río Cares, a principios del siglo XX se excavaron partes de la roca para explotar la riqueza hidroeléctrica de la central de Camarmeña. El resultado fue una ruta de senderismo tan maravillosa que figura entre las más bonitas del mundo.

No obstante, debes tener en cuenta que se trata de un recorrido lineal, no circular. Quiere esto decir que, si la empiezas en Poncebos y te ves agotado, solo tendrás dos opciones: volver a esta localidad o seguir hasta Caín. De todas forma, el recorrido es maravilloso.

Entre los lugares que puedes ver si la realizas, te mencionaremos como ejemplos el Murallón de Amuesa o el Collarín de la Trapa. Pero, a un solo kilómetro de Poncebos, encontrarás el funicular de Bulnes, que nos lleva a otro lugar que ver en los Picos de Europa.

Bulnes y el Urriellu

Pico Urriellu

El Naranjo de Bulnes

El tren-cremallera o funicular te lleva al precioso pueblo de Bulnes, aunque también puedes llegar hasta él por una ruta a pie a través del Canal de Texu. En cualquiera de ambos casos, al llegar a esta maravillosa aldea se abrirá ante ti un espectáculo natural extraordinario.

Te encontrarás rodeado de cumbres que parecen abrazarte en un privilegiado entorno al que parece no haber llegado la modernidad. Pero también verás casas de piedra dispuestas en callejuelas empedradas. Si, además, subes hasta el Barrio Alto, las vistas serán aún más espectaculares.

Por si todo ello fuera poco, Bulnes es uno de los accesos al pico Urriellu, popularmente conocido como el Naranjo de Bulnes por el espectacular reflejo que hace sobre esta montaña el sol. Puedes hacer una ruta de senderismo hasta el refugio y, una vez allí, si te gusta la escalada, subir hasta la cima, pues cuenta con varios recorridos para hacerlo.

Pero desde Bulnes también parten otras rutas de senderismo. Entre ellas, las que te llevan hasta el Collado de Pandébano, a Sotres o a Fuente Dé. Respecto a este último, te hablaremos de él más adelante.

El desfiladero de la Hermida El desfiladero de la Hermida

Desfiladero de la HermidaHasta ahora, te hemos hablado de lugares maravillosos de la parte asturiana de los Picos de Europa. Pero la cántabra no le va a la zaga en cuanto a entornos naturales y sitios llenos de encanto tradicional.

Buena prueba de ello es el desfiladero de la Hermida, que discurre a lo largo de 21 kilómetros entre colosales paredes de piedra y a orillas del río Deva. De hecho, es el más largo de toda España. Ocupa un área de más de seis mil hectáreas que ha sido catalogada como Zona de Especial Protección para las Aves.

Pero el imponente desfiladero de la Hermida es también importante por otro motivo. Se trata de la única vía de acceso desde la costa hasta la preciosa comarca de Liébana, en la que hallarás otras muchas cosas que ver de los Picos de Europa. Vamos a mostrarte algunas de ellas.

Monasterio de Santo Toribio de Liébana

Santo Toribio de Liébana

Monasterio de Santo Toribio de Liébana

Situado en el municipio lebaniego de Camaleño, este imponente monasterio es lugar de peregrinación, como ocurre con Santiago de Compostela (aquí te dejamos un artículo sobre qué ver en esta ciudad). Al igual que la catedral gallega, cuenta con una Puerta del Perdón y es monumento nacional desde 1953.

Si hemos de hacer caso a la tradición, fue fundado en el siglo V por Toribio, entonces obispo de Astorga. Pero más importante para los creyentes es que alberga el Lignum Crucis, un pedazo de la cruz en la que Jesucristo fue crucificado. También se muestran en él algunas obras del famoso Beato de Liébana.

Por otra parte, el monasterio es la construcción principal de un conjunto que completan la Cueva Santa, de estilo prerrománico; las ermitas de San Juan de la Casería y de San Miguel, de los siglos XVI y XIII respectivamente, y las ruinas del santuario de Santa Catalina.

Potes, otra maravilla que ver en los Picos de Europa

Potes

La villa de Potes

Muy cerca del monasterio de Santo Toribio de Liébana se encuentra la localidad de Potes, una preciosidad que ostenta la categoría de conjunto histórico y que es capital de la comarca de Liébana.

Uno de sus principales atractivos es su conjunto de calles estrechas y empedradas. En todas ellas, verás casonas populares típicas de la zona, sobre todo en el barrio de la Solana. También llamarán tu atención puentes como los de San Cayetano y de la Cárcel.

Pero el gran símbolo de Potes es la Torre del Infantado, cuya edificación data del siglo XIV, aunque la imagen que nos ofrece en la actualidad se debe a la reforma del XVI que le otorgó elementos italianizantes. Como curiosidad, te diremos que fue casa solariega del marqués de Santillana, famoso poeta español del Medievo.

También debes visitar en Potes la iglesia de San Vicente, cuya construcción se desarrolló entre los siglos XIV y XVIII y que, por tanto, combina elementos góticos, renacentistas y barrocos.

Fuente Dé

Fuente Dé

Teleférico de Fuente Dé

Terminamos nuestro recorrido por los Picos de Europa hablándote de esta pequeña localidad del propio municipio de Camaleño. Se encuentra a casi ochocientos metros de altitud y, para llegar a ella, puedes servirte de un espectacular teleférico que apenas tarda tres minutos en hacer el trayecto.

En Fuente Dé tienes un impresionante mirador que te ofrece maravillosas vistas de las montañas y valles cercanos. Pero también puedes llegar hasta la localidad por rutas de senderismo que cuentan, asimismo, con paisajes impresionantes. Entre ellas, te mencionaremos la ascensión al alto de la Triguera, el circuito en torno a Peña Remonta o los llamados caminos de Áliva y de los puertos de Pembes.

En conclusión, te hemos mostrado algunas de las maravillas de los Picos de Europa. No obstante, como te decíamos, hay muchas más que hemos tenido que dejarnos en el tintero. Entre ellas, la localidad de Arenas de Cabrales, en Asturias, con su bella arquitectura popular y palacios como el de Mestas y Cossío; el precioso desfiladero de los Beyos, que marca el cauce del río Sella y separa el macizo occidental del resto de la cordillera Cantábrica, o el pico Torrecerredo, el más alto de los Picos de Europa.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*