Ruta de los castillos de Francia

Imagen del castillo de Chambord

Castillo de Chambord

La ruta de los castillos de Francia es uno de esos viajes que todo aficionado a la historia y a los monumentos debe hacer al menos una vez en la vida. También conocida como ruta por los castillos del Loira por seguir la ribera de ese río, concretamente entre las localidades de Sully-sur-Loire y Chalonnes-sur-Loire, separadas por unos trescientos veinte kilómetros, esta área comprende varias decenas de maravillosos castillos.

Si quieres recorrerla, la hallarás al sur de París y te vamos a mostrar algunas de las edificaciones más bonitas. Fueron construidas en un periodo que abarca desde finales de la Edad Media hasta el Renacimiento y sirvieron como residencia ocasional a muchos de los reyes de Francia. Actualmente, se encuentran en magnífico estado de conservación. Por todo ello, la ruta ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Vamos a empezar nuestro viaje.

Castillos emblemáticos del valle del Loira

Iniciaremos nuestra ruta de los castillos de Francia comenzando, justamente, por el de Sully-sur Loire. No obstante, el recorrido puede ampliarse más y llegar hasta Saint Brisson, más al sureste de la primera localidad y que cuenta igualmente con una preciosa fortaleza.

Castillo de Sully-sur-Loire

Su construcción se inició en 1218 por orden del Rey Felipe II, aunque fue ampliándose hasta el siglo XVIII. Si lo visitas, verás un edificio rectangular con cuatro torres circulares y dos más en su parte sur. Así mismo, lo rodea un parque por el que discurren varios canales navegables. A lo largo de su historia, tuvo dos refugiados ilustres: el Rey Luis XIV en 1652 y el escritor Voltaire en 1715.

Vista del castillo de Bois

Castillo de Bois

Castillo de Chambord

Es el más grande de todos cuantos componen la ruta de los castillos de Francia. Fue edificado en el siglo XVI y responde a los cánones del Renacimiento galo, que a su vez combina formas tradicionales del Medievo con el clasicismo italiano. El arquitecto fue Doménico da Cortona aunque la leyenda afirma que en su diseño participó Leonardo da Vinci, quien vivió en él los tres últimos años de su vida.

También posee una planta rectangular y lo flanquean ocho impresionantes torres. En su parte central, hay una escalera de doble hélice que cuenta con decoración esculpida. Esta, a su vez, es tenida por una de las obras maestras del Renacimiento en Francia. Así mismo, rodea el castillo un inmenso bosque de más de cincuenta kilómetros cuadrados.

Castillo de Blois

En su forma actual fue mandado construir por el Rey Luis XII como residencia para su corte. Una tradición que siguieron otros monarcas del periodo renacentista. Así mismo, antes de visitarlo, debes saber que en su capilla fue bendecida Juana de Arco antes de marchar a acabar con el sitio de Orleans.

En este castillo se distinguen tres alas. La más antigua es la denominada Luis XII, una maravilla constructiva de estilo gótico. En cuanto a la de Francisco I, responde al estilo italiano, y la de Gastón de Orleans incluye elementos de la arquitectura griega clásica con sus órdenes jónico, dórico y corintio.

Vista del castillo de Amboise

Castillo de Amboise

Castillo de Amboise

Se halla al este de Tours y sus orígenes se remontan a tiempos de los normandos, aunque recibió su aspecto actual en el siglo XIII. También se distinguen en él distintas alas. Las más importantes son la de Carlos VIII, de estilo gótico tardío, y la de Luis XII, que responde a los cánones del Renacimiento.

El Rey Francisco I pasó en él su infancia y alberga la tumba de Leonardo da Vinci. La hallarás en la capilla de San Huberto, un edificio anexo al castillo. También externas son dos colosales torres con rampas cubiertas que permiten el acceso al patio central desde las orillas del Loira.

Castillo de Villandry

Seguimos nuestra ruta de los castillos de Francia por el de Villandry. Su construcción acabó en 1536, siendo el último palacio de estilo renacentista que se edificó en el valle del Loira. No obstante, con anterioridad hubo en el mismo lugar una fortaleza de la cual se conserva una torre y en la que Felipe II de Francia negoció la paz con el británico Ricardo Corazón de León.

Si la vista del castillo te resultará espectacular, más aún lo será que pasees por sus jardines. Se extienden por una colosal área en la que se incluyen cuatro enormes terrazas cada una de las cuales alberga, a su vez, varios sub-jardines.

Vista del castillo de Villandry

Castillo de Villandry

Castillo de Saumur

Ubicado en el sitio que ocupó una antigua fortaleza del siglo X, el actual castillo fue edificado doscientos años después por orden de Enrique de Plantagenet, quien fue Rey de Inglaterra, pero también señor de Bretaña.
En el siglo XIII fue rodeado por una majestuosa fortaleza compuesta por cuatro torreones unidos por murallas. También cuatro torres rodean su cuerpo principal. Y a una de sus entradas se accede mediante una espectacular escalera de piedra. Si visitas este castillo, te parecerá hallarte en un cuento de hadas. Además, si te encuentras en Saumur y te gustan los temas militares, puedes aprovechar para visitar el Museo de Blindados, con una de las muestras de tanques más importante del mundo.

Gastronomía del valle del Loira

Se conoce esta región como “el jardín de Francia” por sus amplias extensiones agrícolas que producen magníficas frutas y hortalizas. También destacan en la zona los quesos como el Curé Nantais o el Olivet Centré, las carnes y los pescados como la anguila o la lamprea para completar una extraordinaria oferta gastronómica.

Algunos platos típicos que debes probar en el valle del Loira son la crema de espárragos al azafrán; la lucioperca a la plancha, que se sirve con guarnición de verduras o con salsa beurre blanc (manteca blanca) y la gallina de Touraine con cagarrias (un tipo de hongo muy apreciado) al vino blanco.

Foto del castillo de Saumur

Castillo de Saumur

En cuanto a los postres, destacan el delicioso pastel de Nantes, que lleva huevos, harina, almendras, azúcar y ron oscuro; la tarta tatin o de manzana y el pastel de ciruelas de Anjou, una masa rellena de esta fruta.

Y, para terminar tu comida, puedes saborear alguno de los licores y aguardientes típicos de este valle como el Cointreau, elaborado con corteza de naranja; el Menthe-Pastille, hecho con menta, o el aguardiente de peras.

Cómo recorrer el valle del Loira

Puedes hacer tu recorrido por el valle del Loira en coche. Para ello, la mejor ruta es seguir la autovía A85, aunque para ver algunos castillos tendrás que desviarte. Pero también puedes elegir el ferrocarril, ya que hay una línea que recorre la zona. Incluso puedes combinar este último con la bicicleta, ya que puedes subirla a los convoyes.

En conclusión, la ruta por los castillos de Francia es una verdadera maravilla. Si quieres sumergirte en el pasado medieval y renacentista del país vecino, vete haciendo la maleta.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*