publicidad

Puede parecer una broma, pero es cierto: los techos de césped en Noruega son una tradición, aunque no precisamente motivada por la conciencia medioambiental, sino por sus ventajas prácticas ya que estos techos vegetales ayudan a estabilizar la casa, proporcionan un buen aislamiento y son muy resistentes.