Como su nombre bien lo indica, Death Valley parece un valle de la muerte: es enorme, es desértico, es gris, parece que no aloja vida. Es un valle con ¿Un Death Valley que no está nada muerto sino que hierve de vida, de noche y de día? Al Parque Nacional Death Valley no le importa el calor extremo, así que acércate a conocer esta perla turística de Estados Unidos.

publicidad